13:17 GMT +318 Noviembre 2018
En directo
    Boris Johnson

    Rusofobia y chistes racistas: el polémico legado de Boris Johnson

    © REUTERS / Toby Melville
    Política
    URL corto
    3161

    El otrora jefe del 'Foreign Office', Boris Johnson, ha dimitido. Su renuncia fue aceptada y firmada por la primera ministra británica, Theresa May. Durante su desempeño como ministro de Exteriores, e incluso antes, Johnson siempre había dado de qué hablar. Y seguro que seguirá haciéndolo.

    Sputnik ha recopilado las expresiones de este polémico político que pasaron a la historia. 

    Problemas en el exterior

    Durante los años en los que trabajó en diferentes puestos, incluyendo la Alcaldía de Londres, Boris no escatimó en comentarios sarcásticos dirigidos a políticos y a jefes de Estado y de Gobierno. Comparaba a la Unión Europea con la Alemania nazi, a la Rusia moderna con la antigua Esparta, mientras que tachaba a la milenaria cultura china de "imitación de formas occidentales". 

    El presidente estadounidense, Donald Trump, tampoco logró escapar de sus comentarios y una vez lo llegó a calificar de hombre "fuera de sus cabales". "Una vez durante una sesión de fotos en Nueva York se me acercó una mujer y me preguntó: '¿Acaso no eres míster Trump?'. Fue uno de los peores momento de mi vida", compartió una vez el político británico.

    Problemas en el interior

    Uno de los mayores oponentes de Boris Johnson en la política interna siempre ha sido el actual líder del Partido Laborista y de la oposición, Jeremy Corbyn. Este último llegó a decir que Johnson con su conducta desacreditaba el cargo de ministro en el Gobierno británico.

    Más: El caso Skripal desata una guerra dialéctica entre Johnson y Corbyn

    El exministro de Relaciones Exteriores del reino, Malcolm Rifkind, ofreció incluso cambiar a Johnson de trabajo, para que hiciera menos daño. "El problema está en su temperamento. Cuando el jefe del Ministerio de Asuntos Exteriores británico dice algo, todo el mundo tiene derecho a pensar que lo hace siguiendo la línea de la política exterior del Reino Unido", afirmaba Rifkind.

    En un artículo, Boris Johnson llegó incluso a manchar la imagen de la reina Isabel II, alegando que la monarca siente tanto interés por la Commonwealth porque "esta regularmente la abastece con gorilitas que ondean banderas". No obstante, a diferencia de otras ocasiones, por este comentario Johnson sí que pidió disculpas públicas.

    Rusófobo ejemplar

    Contrariamente a las leyendas sobre su "rusofilia" y sus supuestas raíces moscovitas, Johnson siempre se caracterizó por sus comentarios rusófobos.

    En 2015, mientras ejercía como alcalde de Londres, comparó públicamente al presidente ruso Vladímir Putin con Dobby, el elfo doméstico de la saga literaria Harry Potter. 

    Ya para 2017, comparó a Rusia con la antigua Esparta, conocida por sus severas costumbres. "Leí la historia de la Guerra del Peloponeso de Tucídides. Era obvio para mí que Atenas y su democracia, su apertura, su cultura y civilización eran análogas a EEUU y Occidente. Rusia para mí era cerrada, cruel, militarista y antidemocrática, como Esparta", compartía entonces el político.

    Tal comparación histórica causó una ola de indignación en Rusia, desde donde le recordaron que en el conflicto entre Atenas y Esparta esta última venció y que de no ser por sus soldados dispuestos a entregar su vida para defender a toda la antigua Grecia, la civilización occidental probablemente no hubiese sobrevivido. 

    En otra ocasión Boris Johnson compartió la idea de que Rusia intenta utilizar el Mundial de fútbol para mejorar su imagen ante el mundo, tal y como lo hizo Adolf Hitler con las Olimpiadas de Berlín de 1936. "Sí, considero tal comparación absolutamente cierta", dijo el político, al tiempo que amenazaba con boicotear el certamen deportivo celebrado en Rusia.

    La portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, escribió al respecto que el entonces ministro británico está "envenenado con el veneno del odio, la ira y la falta de profesionalismo". Otros le volvieron a recordar a Johnson que la entonces URSS sí decidió boicotear la Olimpiada de Berlín por razones ideológicas, a diferencia del Reino Unido.

    Más: El fantasma del nazismo persigue a la Casa Real británica

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Boris Johnson revela nuevos planes para sancionar Rusia... a bromistas telefónicos (vídeo)
    El "avión Brexit" de Boris Johnson provoca burlas en las redes sociales
    Johnson compara el caso Skripal con 'Crimen y castigo' de Dostoievski
    La dimisión de Boris Johnson le abre el camino hacia el puesto de primer ministro
    Etiquetas:
    declaraciones, Boris Johnson, Reino Unido