Widgets Magazine
En directo
    Extracción de petróleo (imagen referencial)

    La política de amenazas fracasa: ¿le pedirá Trump ayuda a Putin?

    © AFP 2019 / Karen Bleier
    Política
    URL corto
    8270

    En el contexto de la próxima reunión entre los presidentes de Rusia y EEUU, ciertos medios occidentales volvieron a intensificar su campaña antirrusa. Los analistas destacan la inutilidad de las negociaciones entre Donald Trump y Vladímir Putin que, según ellos, no conducirán a nada, observa Iván Danílov, columnista de Sputnik.

    Varios medios 'mainstream', entre ellos el Financial Times, indicaron que las expectativas de esta reunión son muy bajas.

    Danílov explica que "la tesis básica de los analistas se reduce a que lo único que EEUU necesita de Rusia es que devuelva Crimea, abandone Siria y, preferiblemente, muera. Putin no lo permitirá y, por lo tanto, es inútil reunirse con él".

    "No obstante, como suele pasar a menudo, la realidad es mucho más complicada que los clichés propagandísticos", señala el columnista.

    Trump recordó en la cumbre del G7 que los habitantes de Crimea realmente hablan ruso. El presidente estadounidense no piensa lograr lo imposible, sino que necesita ayuda rusa en un asunto muy diferente, mucho más importante para la Casa Blanca.

    Se trata del mercado de petróleo: sin asistencia de Rusia, la política actual de Washington respecto a Irán causará un daño serio, aunque indirecto, a la economía estadounidense y un considerable daño directo a la economía de sus aliados clave.

    Tema relacionado: Rusia, la última puerta para que EEUU pueda evitar "aislamiento global"

    El problema iraní se agudizó después de que los diplomáticos estadounidenses revelaran los detalles de la estrategia estadounidense de estrangulamiento económico de Irán.

    En la época de Obama, muchos Estados recibieron permiso de la entonces Administración de Washington de no participar en las sanciones.

    Ahora la Administración Trump está tratando de ponerle fin a esto y asegurarse de que el embargo petrolero antiiraní se respete por todos al cien por cien. La agencia de noticias británica Reuters escribió el 27 de junio: "Estados Unidos ha dicho a los países que recorten todas las importaciones de petróleo iraní a partir de noviembre y es poco probable que se hagan excepciones".

    Según Danílov, fue esta noticia la que causó el reciente aumento en los precios del crudo Brent, que crecieron de 74 a casi 78 dólares por barril, ya que el mercado mundial comenzó a considerar las perspectivas de trabajo en condiciones de escasez de petróleo causada por estrictas medidas para aplicar las sanciones contra Irán.

    Asunto relacionado: Ministro iraní asegura que las sanciones de EEUU no afectarán exportaciones del petróleo de Teherán

    Las acciones de EEUU tendrán varias consecuencias negativas graves, opina el columnista. Obligar a Japón, la India y especialmente a la Unión Europea a renunciar al petróleo iraní será muy difícil, especialmente en las condiciones de guerra comercial que Trump desató con todo el mundo, señala.

    "Cuantos más países, de una forma u otra, ignoren las demandas estadounidenses, mayor daño sufrirá la reputación estadounidense en el ámbito global".

    Además de la geopolítica, el problema tiene aspectos económicos. Trump está extremadamente descontento con las acciones de los participantes en el acuerdo de la OPEP + Rusia.

    Washington no está satisfecho con la renuencia de la OPEP y Rusia de compensar totalmente los volúmenes de petróleo iraní en el mercado mundial.

    Ahora Trump debe solucionar este problema: intimidar o persuadir a los participantes del acuerdo. En el caso de Rusia existe un inconveniente: el país puede importar el petróleo iraní y pagarle con todo tipo de mercancías, tales como grano, lo que permitirá a Teherán mitigar el efecto de las sanciones.

    Danílov opina que el problema iraní fue uno de los temas clave de la agenda de la reciente reunión entre el ministro de Energía, Alexandr Nóvak, y el secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, responsable de la política de sanciones estadounidenses. Antes de la reunión, CNBC escribió abiertamente: "EEUU puede pedirle a Rusia más petróleo en las condiciones de las próximas sanciones iraníes".

    Al mismo tiempo, el autor no excluye que Trump trate de intimidar al mandatario ruso con la llamada Ley Contra Cárteles de Producción y Exportación (NOPEC, por sus siglas en inglés), que permitiría a los tribunales estadounidenses considerar demandas antimonopolio contra los participantes de cárteles de petróleo, o con unas nuevas sanciones contra Moscú.

    Tema relacionado: Gorbachov espera que la reunión de Putin y Trump sea fundamental

    Sin embargo, los intentos de Trump de relajar el ambiente en vísperas de las negociaciones en Helsinki indican que el presidente de EEUU entiende la inviabilidad de un enfoque tan agresivo.

    "Tendrá que pedir ayuda rusa. Pedir y no amenazar. Ahora, la principal intriga de la cumbre son las concesiones respecto a ciertos problemas globales o conflictos regionales que el mandatario estadounidense esté dispuesto a hacer a cambio de la ayuda rusa", concluye Danílov.

    El servicio de prensa del Kremlin comunicó el 28 de junio que la tercera reunión entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y su homólogo ruso, Vladímir Putin, tendrá lugar el lunes 16 de julio en la capital de Finlandia.

    Etiquetas:
    petróleo, negociaciones, reunión, Donald Trump, Vladímir Putin, Irán, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik