En directo
    La gente camina frente a un cartel del presidente de Turquía, Tayyip Erdogan. El cartel dice: Nuestra gente ganó, Turquía ganó, gracias Estambul.

    Erdogan, el primer 'superpresidente' de Turquía

    © REUTERS / Osman Orsal
    Política
    URL corto
    233

    Tras el 99% de los votos escrutados, el actual presidente, Recep Tayyip Erdogan, logró la reelección en la primera vuelta de las elecciones en Turquía. Su partido también encabeza las listas.

    Tras esta victoria, Erdogan se ha convertido en 'superpresidente'. Los poderes del Parlamento y del Gobierno se verán considerablemente debilitados, y se fortalecerá la figura presidencial. El jefe de Estado tendrá derecho a la iniciativa legislativa, podrá promulgar leyes sin pasarlas por el Gobierno y el Parlamento.

    El cargo del primer ministro del país será abolido. Solo el presidente podrá nombrar y destituir a los ministros. Los miembros del Gabinete también reportarán solo al jefe de Estado. El Parlamento tendrá la oportunidad de anunciar el 'impeachment' al presidente, pero solo con el apoyo de más de la mitad de los diputados (301 de 600) para comenzar el procedimiento, y tres quintos (360 diputados) para llevarlo a cabo.

    El principal rival del mandatario en ejercicio era un exprofesor de física, Muharrem Ince, quien basó su campaña en los cargos de usurpación del poder y en la creación de una atmósfera de miedo por Erdogan. En caso de victoria, prometió cancelar el estado de emergencia que se introdujo en Turquía en 2016, después de un intento de golpe de Estado el 15 de julio de aquel año y que todavía está en vigor.

    La mayoría de las encuestas de opinión pública predijeron la victoria de Erdogan. La principal intriga de las presidenciales era si se requeriría la segunda ronda para determinar al ganador con una notable intensificación de la oposición.

    Relacionado: La crisis económica en Turquía, capaz de golpear duramente a Egipto

    Durante el último año, Erdogan perdió una parte del apoyo de la población debido a las detenciones masivas que comenzaron después del intento de golpe de Estado, incluidos representantes de la oposición, periodistas y profesores universitarios, y también debido a la difícil situación económica en el país.

    El mandatario convocó elecciones anticipadas, ya que no estaba seguro de su victoria de haber tenido lugar en el 2019, dice Víktor Nadein-Raevski, investigador asociado del Instituto de Economía Mundial y Relaciones Internacionales de la Academia de Ciencias de Rusia.

    "La situación económica continúa deteriorándose, y los nuevos líderes de la oposición están ganando popularidad rápidamente", recalcó el experto a RBC.

    Según TurkStat —la agencia de estadística nacional— el desempleo en Turquía supera el 10%. Al mismo tiempo, entre la juventud turca (15-24 años), el paro es casi dos veces más alto —un 19%—. Después del 2016, la inversión extranjera en la economía del país disminuyó. La afluencia de la inversión extranjera directa a Turquía cayó un 22% en los primeros cuatro meses de este año en comparación con el mismo período el año pasado. En los últimos cinco años, la lira turca se depreció en más del 240% frente al dólar.

    Más: ¿Podrá el Banco Central de Turquía devolver la lira a la vida?

    No obstante, Erdogan ha vuelto a recibir el apoyo de la población, aunque cada vez más precaria.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    La UE espera que Turquía siga cooperando en migración y seguridad tras la victoria de Erdogan
    Kremlin: Putin felicita a Erdogan por la reelección como presidente de Turquía
    Erdogan lidera en presidenciales de Turquía con el 52,54% tras el 99% de votos escrutados
    El PKK suspende operaciones durante la jornada electoral en Turquía
    Etiquetas:
    elecciones, competencias, presidencia, Recep Tayyip Erdogan, Turquía