09:55 GMT +315 Diciembre 2018
En directo
    Guardia Nacional de EEUU en la frontera con México

    La 'guerra demográfica' de Trump contra México: remilitarización electorera

    © REUTERS / Loren Elliott
    Política
    URL corto
    Alfredo Jalife-Rahme
    Hermenéutica Geopolítica (38)
    3161

    En medio de sus múltiples frentes abiertos de forma simultánea —a nivel doméstico, contra China en el ámbito comercial y contra Siria/Irán/Rusia en el ominoso rubro militar—, el polémico presidente Trump 'remilitariza' la transfrontera con México, su supuesto aliado, hoy sojuzgado.

    Trump tiende más a militarizar los asuntos —con la excepción de sus eróticos líos judiciales— que a emplear la técnica diplomática de la que carece.

    Digo 'remilitarizar' porque Trump es el tercer presidente de EEUU que coloca a soldados de la Guardia Nacional en la transfrontera: después de 'Baby' Bush, quien en 2006 plantó a 6.000 soldados con una rotación que alcanzó 29.000, y luego con Obama que cuatro años más tarde colocó 1.200 tropas adicionales.

    Este dato de la 'remilitarización' por parte de tres presidentes —sean republicanos o demócratas— no es banal, ya que denota las dos caras partidistas de la misma moneda geopolítica que EEUU mantiene con México, un país dolorosamente conquistado desde los Tratados de Bucareli de 1923.

    Además: "Militarizar frontera con México no soluciona problemas migratorios"

    Más aún, el sojuzgamiento de México fue refrendado por el polaco canadiense estadounidense Zbigniew Brzezinski, asesor de Seguridad Nacional de Carter e íntimo de Obama, quien sentenció en 1970 que EEUU no deseaba a un Japón en su frontera, lo cual de facto discriminaba a México de participar en la jugada tecnológica de la sociedad 'tecnotrónica', encabezada por EEUU, que se evidencia con la ausencia de "transferencia de tecnología" en el asimétrico TLCAN, donde Washington impone sus exigencias unilaterales y que ahora abulta en los rubros de los servicios financieros y de propiedad intelectual donde predomina.

    Hace ocho años, el gobernador de Nuevo México por el Partido Demócrata, Bill Richardson, de madre mexicana, colocó a docenas de tropas en la frontera y cuatro años más tarde, el gobernador de Texas —estado que conforma el 64% de la frontera total entre ambos países—, Rick Perry, hoy Secretario de Energía en el gabinete Trump, plantó 1.000 soldados de la Guardia Nacional, que fueron conservados por su sucesor, Greg Abbott.

    Más: México lamenta nueva ley de Texas que "criminaliza" migración en EEUU

    Trump endurece su postura antimigratoria en esta coyuntura electorera —que vende muy bien con su supremacista base electoral— cuando los ingresos ilegales se encuentran en lo más bajo desde hace 46 años.

    Cabe rememorar que el ignominioso muro, iniciado por Bill Clinton, fue construido en su tercera parte por 'Baby' Bush y Trump contempla concluir con otra tercera parte por el que el Congreso de EEUU aún no otorga los 25.000 millones de dólares que solicita.

    Desde la llegada de Trump al poder, el entonces encargado de la Seguridad Nacional, general John Kelly, hoy jefe de gabinete de la Casa Blanca, sugirió colocar a 100.000 soldados en la frontera.

    Mi hipótesis de trabajo, que asenté en mi reciente libro 'Trump y el supremacismo blanco: palestinización de los mexicanos', destaca el aspecto multidimensional del muro y la remilitarización de la transfrontera. Trump ubica en primer término la 'guerra demográfica' de los 'blancos protestantes anglosajones' (WASP, por sus siglas en inglés), que reanudan la guerra teológica del siglo XVII de los puritanos colonos fundamentalistas anglosajones contra la España católica.

    Más información: Muro de Trump es un "ataque simbólico" a la integración cultural binacional

    Esto se repite hoy en día entre el 62% de los blancos, en declive poblacional —a lo que se ha sumado el desempleo y la ominosa drogadicción de sus jóvenes en el cinturón bíblico (Bible belt) y el cinturón industrial (Rust belt) que subsumen la base electoral de Trump— frente al ascenso irresistible del 18% de latinos, en su mayoría católicos, cuyo 80% lo constituye los mexicanos.

    Por primera vez en su historia, la Conferencia de Obispos Católicos de México conmina a EEUU a no convertir la frontera en "una zona de guerra".

    Dejo de lado la seudoindependencia de Texas contra México de 1835-1836 y la primera guerra de 1846-1848 de EEUU contra México, en la que el país latinoamericano pierde la mitad de su territorio.

    Sería un grave error de juicio no entender que la guerra multidimensional de EEUU contra México ha sido permanente desde 1835 y que ahora se ha acentuado con su decaimiento como otrora superpotencia unipolar y cuyo multiculturalismo le ha encapsulado en una profunda 'crisis de identidad', que resalta en el libro '¿Quiénes somos?: los desafíos de la identidad nacional de EEUU' de Samuel Huntington, uno de los principales planificadores —quien nunca llegó a ser geoestratega de la talla de George Kennan o Kissinger o Brzezinski, porque nunca entendió al mundo— del evangelista supremacismo anglosajón de EEUU.

    Tema relacionado: Peña Nieto y titular de Seguridad Interior de Trump dialogan sobre frontera México-EEUU

    Ya en 1996, en pleno auge del neoliberalismo del tatcherismo británico y la reaganomía estadunidense, el exsecretario de Defensa Caspar Weinberger planteaba las 'Próximas guerras' de EEUU, en coautoría con Peter Schweizer, miembro del Instituto James Madison, con prólogo de la ex primera ministra del Reino Unido, Margaret Thatcher.

    Weinberger evoca cinco guerras de EEUU contra Corea del Norte, Irán, México, Rusia y Japón.

    De los cinco escenarios de hace 22 años, cuatro son más vigentes que nunca y solamente se ha desvanecido Japón que, quizá dada la escenografía ficticia planteada, hoy es sustituida por China, que en 1996 no aparecía en el radar geoestratégico de los mega halcones de EEUU.

    Más: Trump desencadena la 'guerra digital' contra China

    Desde hace 22 años hasta la fecha, el pretexto de la 'remilitarización' de la frontera y/o la enésima invasión de EEUU a México no ha variado en referencia a los carteles de la droga —que son pertrechados con armas de alto calibre de EEUU y cuyos negocios son blanqueados en sus pestilentes bancos, como es el caso del Stanford Bank y el Cartel del Golfo y/o del banco Wachovia, que fue obligado a fusionarse con el banco Wells Fargo— y que ahora en la etapa de declive demográfico de los WASP, se suma al factor 'migratorio' ya no solamente de México, sino de Centroamérica.

    Sin contar la remilitarización, Helene Cooper de The New York Times, la Seguridad Nacional cuenta con "más de 16.000 agentes de la Patrulla Fronteriza (Border Patrol, en inglés) en la frontera suroeste, junto con 6.500 funcionarios de aduanas a los puertos de entrada".

    Fotos: El muro entre EEUU y México: obra de arte que muestra los sueños de los mexicanos

    Además, la Protección de Aduanas y Fronteras (CBP, por sus siglas en inglés) posee varios drones que sobrevuelan la frontera, así como 12.000 sensores, casi 1.126 kilómetros de bardas y otras tecnologías que incluyen cámaras infrarrojas.

    También Inmigración y Control de Aduanas tiene a su cargo varias fuerzas operativas con personal de otras agencias como el Pentágono, la DEA y el Departamento del Tesoro.

    Para Brian Stelter de CNN, el despliegue de la Guardia Nacional en la transfrontera constituye un "truco del Partido Republicano" y una "crisis manufacturada" con lo que Trump busca el "triunfo" de su partido.

    Trump se valió de una caravana de inmigrantes provenientes de Honduras que llegó a México y que el presidente de EEUU inventó que iban a invadir la transfrontera. Lo peor es que Trump aprovechó la situación para presionar a México en las 'negociaciones' del TLCAN y sacar ventajas humillantes.

    La remilitarización —cuando ya los Gobiernos estatales de Texas, Arizona, Nuevo México y California han desplegado soldados de la Guardia Nacional— sucede a menos de tres meses de la crucial elección presidencial en México y a menos de siete meses de las elecciones intermedias de EEUU, donde no pintan bien las cosas para el Partido Republicano.

    Trump ha programado para el 11 de noviembre, días después de las elecciones, un desfile militar en Washington, que tendrá un costo de 30 millones de dólares y que será dirigido por el Comando Norte, encargado de las operaciones militares de 'Norteamérica', que incluye la transfrontera con México.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Hermenéutica Geopolítica (38)

    Además:

    Senador colombiano: militarizar frontera de EEUU puede terminar mal
    México acuerda con EEUU proseguir diálogo sobre migración y comercio
    Trump defiende la necesidad de "una Gran Muralla" en la frontera con México
    Etiquetas:
    militarización, Muro México, muro, migración, Donald Trump, EEUU, México