13:49 GMT +321 Octubre 2018
En directo
    Mariano Rajoy, presidente del Gobierno de España

    Visita de Rajoy a Argentina sella la afinidad de dos países compenetrados

    © REUTERS / Susana Vera
    Política
    URL corto
    Ana Delicado Palacios
    334

    BUENOS AIRES (Sputnik) — El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, cumple desde el 10 de marzo una visita oficial de dos días a Argentina con el fin de consolidar unas relaciones bilaterales que cobraron vigor bajo el actual Gobierno de Mauricio Macri.

    Prueba de ello fue la visita oficial de cinco días que dispensó Macri a Rajoy en febrero de 2017, cuando, acompañado de unos 200 empresarios, remarcó la importancia de potenciar las inversiones españolas en este país sudamericano.

    Durante su estadía en Madrid, Macri firmó con Rajoy un nuevo Plan de Acción para asegurar la asociación estratégica de ambas naciones en base a un mayor diálogo político y una cooperación económica más fluida.

    Sus ministros firmaron además cinco acuerdos en educación, cultura y ciberseguridad y seis memorandos de entendimiento sobre cooperación internacional, consular, humanitaria y sobre asistencia en materia de seguridad social y laboral.

    Desde que Macri asumió como presidente en diciembre de 2015 y hasta el mismo mes de 2017, España expresó su interés en financiar en Argentina 19 proyectos por 5.631 millones de dólares, lo que lo sitúa como tercer inversor directo en este país, detrás de Estados Unidos y Canadá, de acuerdo a la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional.

    Más: España y Argentina acuerdan profundizar su asociación estratégica

    En paralelo, Rajoy y Macri son firmes defensores de un acuerdo de libre comercio que negocian la Unión Europea (UE) y el Mercado Común del Sur (Mercosur) que integran Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

    Demandas de soberanía

    Buenos Aires y Madrid también comparten en foros multilaterales sus respectivos reclamos soberanos sobre dos territorios ocupados por Reino Unido.

    El país sudamericano denuncia siempre ante la Organización de las Naciones Unidas la ocupación británica desde 1833 de las australes Islas Malvinas.

    Mientras, España pide a su vez negociar la soberanía de Gibraltar, un enclave en territorio español de unas 600 hectáreas cedido a los británicos en 1713 por medio del Tratado de Utrecht, que terminó con la Guerra de Sucesión entre los partidarios del Archiduque Carlos de Austria y Felipe de Borbón.

    Afines en política y economía

    La satisfacción que generó en el Gobierno español la llegada del presidente Macri al poder no ha sido ocultada en cada ocasión que ha cruzado a los dirigentes de los dos países.

    En sintonía con las medidas de ajuste que aplicó en España, Rajoy ha alabado públicamente las reformas económicas emprendidas por el mandatario argentino.

    Así lo puso de manifiesto también el presidente del Senado español, Pío García-Escudero, en su última visita a este país en noviembre del año pasado, cuando celebró el "giro radical" que se imprimió desde Argentina a las relaciones con España desde la asunción de Macri como presidente.

    El dirigente del gobernante Partido Popular (derecha) llegó incluso a admitir que el Gobierno anterior de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) "solo tenía problemas con España".

    En Madrid no sentó bien la decisión de la entonces mandataria de expropiar en 2012 a la petrolera española Repsol el 51% de las acciones que poseía sobre la empresa argentina YPF.

    Aunque Repsol fue indemnizada con 5.000 millones de dólares, la reestatización de YPF enfrió durante los años siguientes la relación entre el Ejecutivo de Fernández y el de Rajoy, que asumió en sus funciones en 2011.

    Con el afán de impulsar los lazos naturales de Argentina con la región, la presidenta continuó con la política de su antecesor y difundo esposo Néstor Kirchner (2003-2007) de privilegiar las relaciones con los Gobiernos progresistas de una América Latina todavía bajo la influencia del expresidente fallecido Hugo Chávez (1999-2013).

    Ese cambio de paradigma colisionaba con la postura política y económica que sostenía el Ejecutivo de Rajoy y dejaba en el pasado la estrecha relación con Madrid que Buenos Aires impulsó en la década de los 90 con la venta de empresas de servicios públicos y de actividades extractivas.

    Aquella época, marcada por la gestión de Carlos Menem (1989-1999), favoreció la incursión en Argentina de compañías españolas de peso como Repsol, Telefónica, Gas Natural, BBVA y Banco Santander.

    Con Macri, Argentina ha encontrado la manera de reasegurar el vínculo político y económico con España, facilitado por la proximidad histórica de ambos países como punto de enlace entre sus regiones y por las corrientes migratorias que desde el siglo XX consagraron un lazo emocional y afectivo entre sus respectivas poblaciones.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Dastis: el acuerdo con Mercosur es una prioridad para España en su estrategia comercial
    España y Argentina darán "la mayor trascendencia" al acuerdo entre UE y Mercosur
    España celebra el abandono del populismo y el proteccionismo en Argentina
    Presidente del Senado español celebra giro "radical" de las relaciones con Argentina
    La española Repsol vende el 20% de Gas Natural
    Etiquetas:
    economía, encuentro, relaciones bilaterales, Mauricio Macri, Mariano Rajoy, Argentina, España