En directo
    El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, llega a su casa en Sao Bernardo do Campo tras la denegación del habeas corpus en el Supremo Tribunal Federal

    Tres claves para entender el fallo del Supremo Tribunal de Brasil sobre Lula

    © REUTERS / Paulo Whitaker
    Política
    URL corto
    0 10

    El fallo del máximo tribunal brasileño acerca cada vez más al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva a la prisión. Sputnik te explica todos los escenarios que se abren a partir de este hecho, que sacude a la opinión pública de Brasil y América Latina.

    Por el estrecho margen de un voto, seis ministros del Supremo Tribunal Federal (STF) rechazaron el recurso de habeas corpus presentado por la defensa del exmandatario —condenado en primera y segunda instancia a 12 años de prisión por presunta corrupción pasiva y lavado de dinero—, para evitar ir a prisión antes de agotar todas las instancias judiciales.

    Este dictamen es un baldazo de agua fría para Lula, que lidera las encuestas de intención de voto para las elecciones presidenciales de octubre de 2018. Sputnik le explica en tres puntos qué implica esta votación, cómo cambia la situación del expresidente y cuáles son los escenarios que se abren.

    1. Qué implica el fallo del Supremo Tribunal Federal

    Según explicó a Sputnik Clayton Mendonça Cunha, politólogo y profesor de la Universidad Federal de Ceará, el habeas corpus presentado por Lula se basaba en el principio constitucional de que nadie puede ser preso hasta que hayan terminado todas las instancias judiciales.

    "La Justicia brasileña no se agota en la segunda instancia, en la que está condenado. Supuestamente, por el texto constitucional le quedaría apelar a la tercera y cuarta instancia. Esta última sería el STF, el mismo que juzgó su habeas corpus", dijo Mendonça.

    En julio de 2017, el juez federal Sérgio Moro condenó a Lula a nueve años y medio de prisión por la supuesta cesión de un apartamento en la localidad turística de Guarujá por parte de la constructora OAS, a cambio de favores políticos. El fallo fue apelado y en segunda instancia la pena fue aumentada a 12 años en enero de 2018.

    En una sentencia de 2016 que sentó jurisprudencia, la Corte había establecido en otro caso que una persona condenada en segunda instancia puede aguardar en prisión el resto del proceso penal, señaló a Sputnik Esteban Actis, politólogo y docente de la Universidad Nacional de Rosario (Argentina), especializado en asuntos brasileños.

    "Lo que se debatía a partir del habeas corpus [de Lula] era si esto si se confirmaba o se rebatía. En una votación ajustada la Corte mantuvo su jurisprudencia y por ende Lula da Silva, que ya apeló la primera y la segunda instancia, puede seguir apelando su sentencia pero cumpliendo efectivamente la sentencia de 12 años de prisión", dijo el también investigador del  Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet).

    Lea además: Líderes y organizaciones de América Latina se solidarizan con Lula

    Mendonça expresó que la sentencia de 2016 también fue aprobada por un margen "muy apretado", de un solo voto, al igual que el que allana el terreno para que Lula sea enviado a un penal.

    "Se podía dar una media vuelta atrás en el cambio de jurisprudencia acerca de la condena en segunda instancia para volver al garantismo establecido en el texto constitucional, pero no lo hicieron al negar el hábeas corpus", aseveró.

    Para el profesor de la UFC, fue "muy curiosa" la fundamentación de la ministra Rosa Weber, que se había opuesto en 2016 en el mismo STF a permitir la ejecución de la pena de prisión hasta no tener una sentencia firme e inapelable.

    En el caso de Lula, la jueza ratificó en desacuerdo con la sentencia de 2016, pero afirmó que "ahora" no es momento de cambiar la jurisprudencia, dijo Mendonça, lo que arroja un sesgo sobre la figura" del exmandatario.

    2. Cuáles son las chances de que Lula vaya preso

    Actis opinó que "más allá de que jurídicamente los abogados puedan seguir presentando algunos amparos que le permitan tener algunos días más de libertad", la prisión de Lula es una cuestión casi certera por un motivo simbólico, en un panorama político de corrupción endémica.

    "No sé si esa prisión se puede mantener en el tiempo pero creo que para los sectores del establishment que gobiernan, la imagen del expresidente preso es lo que están buscando. No sé si esa condena va a ser efectiva por mucho tiempo o si se va a lograr algún tipo de reversión", consideró el profesor de la UNR.

    "Que hoy Lula pueda ir preso es un sinsentido, pues en Brasil hay una sociedad y una clase política donde la corrupción ha sido la moneda corriente", agregó.

    Le puede interesar: La condena de Lula profundiza la crisis brasileña

    El argentino consideró que el análisis sobre esta prisión debe ser hecho "desde lo político y no desde lo jurídico", ya que "miles de políticos brasileños están investigados o sospechados de corrupción" y no corren la misma suerte que el expresidente.

    Entre ellos, dijo, están el actual mandatario Michel Temer, quien "ha sido grabado" en una conversación en la que supuestamente daba la venia para sobornar a Eduardo Cunha, expresidente de la Cámara de Diputados y su exaliado, para comprar su silencio.

    Esto "no quiere decir que Lula sea inocente", pero para el analista no existen pruebas suficientes para comprobar que Lula era el propietario del inmueble por el cual se lo acusa.

    Un análisis de las condenas de Lula desde lo político debe tener en cuenta "la pérdida de poder del Partido de los Trabajadores (PT, fuerza política que lo llevó al Gobierno) que se inicia con la destitución de Dilma Rousseff y que culmina con esta posible prisión".

    3. Qué pasará en las próximas elecciones

    Una de las grandes incógnitas que deja este fallo es cómo afectará a las próximas elecciones presidenciales de octubre de 2018. El liderazgo de Lula, favorito en todos los sondeos, da una última esperanza al PT, pero no está claro si logrará presentarse como candidato a la luz del proceso penal.

    El partido, que ganó las últimas cuatro elecciones presidenciales en Brasil (2002, 2006, 2010, 2014), "no tiene plan B y apostó todas sus fichas por Lula como candidato, aún cuando ya estaba por ser condenado", dijo Mendonça. Sin embargo, suponían "que no tendrían el coraje de meterlo preso por las posibles consecuencias, como un estallido social".

    De este modo, en sus recorridas por todo el país no intentó "transferir sus intenciones de voto" a otra figura del partido. Ahora que Lula "puede ser preso en cualquier momento", esta estrategia pone al PT en una encrucijada sin un claro liderazgo más allá del expresidente.

    Mire además: El proceso contra Lula da Silva por presunta corrupción polariza a Brasil

    Figuras como el exalcalde de Sao Paulo, Fernando Haddad, "no tendrían el mismo carisma que Lula ni de cerca". El exmandatario "tiene una llegada más grande que el mismo partido" y "un llamado de votos mucho más grande que el partido", en un contexto de desgaste.

    Mendonça además señaló como un "dato evidente" de esta crisis del PT el hecho de que muchos simpatizantes de Lula, en el caso de que no pueda presentarse a las elecciones, tienen como segunda opción al diputado federal Jair Bolsonaro, un candidato con profundas diferencias y en las antípodas del espectro ideológico. Esto se explica por su postura de "rechazar al sistema político" y posicionarse como un outsider.

    Tras la destitución en agosto de 2016 de Dilma Rousseff, la presidenta elegida popularmente en 2014 y sometida a juicio político por presuntas maniobras fiscales, "la salida del PT del poder ha sido traumática", pues muchos de sus funcionarios "han sido procesados por hechos de corrupción", algo que lo ha obligado a una reconversión, opinó Esteban Actis.

    Eche un vistazo: Lula antes del juicio: "Tengo la tranquilidad de los inocentes"

    "Ha perdido la capacidad de articular con otras coaliciones y partidos políticos. Lula era una figura que aglutinaba, más allá de que internamente en el partido existan algunos reparos hacia él, Sin Lula, me imagino un PT divagando y siendo un partido de menor trascendencia política en Brasil", consideró.

    En el caso de una efectiva prisión de Lula, el PT podrá mostrarse "ya sea resistiendo, con una figura como Lula como una leyenda, un líder encarcelado" o creando "una figura alternativa que hoy no existe".

    "La incertidumbre de Lula es también una disyuntiva, porque no se sabe a ciencia cierta qué va a pasar en términos de su prisión, su libertad o su posibilidad de presentarse a las elecciones. Es cierto que el fantasma Lula sigue presente, ya sea para sectores de la derecha como para la propia izquierda brasileña", concluyó.

    Además:

    Maduro califica de "injusta" la decisión del Tribunal Supremo sobre Lula
    Etiquetas:
    elecciones, cárcel, Luiz Inácio Lula da Silva, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik