En directo
    El Secretario de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Boris Johnson

    El Reino Unido mete la pata hasta el fondo con el caso Skripal

    © REUTERS / Simon Dawson
    Política
    URL corto
    1831

    El jefe del laboratorio de Ciencia y Tecnología de Defensa de Porton Down (Reino Unido), encargado de examinar la sustancia química con la que fueron envenenados Serguéi Skripal y su hija Yulia, admitió públicamente que no tenían ni idea de dónde se había originado el veneno.

    "Pudimos identificarlo como [sustancia neurotóxica A-234, también conocida como] Novichok, y analizar que era una sustancia química de grado militar. No hemos identificado la fuente exacta", afirmó Gary Aitkenhead, el director del laboratorio.

    Mientras tanto, altos cargos gubernamentales del Reino Unido parecen haber confirmado su origen, tal y como hizo, por ejemplo, Boris Johnson en una entrevista con Deutsche Welle.

    "Cuando miré la prueba, la gente de Porton Down, del laboratorio, fue absolutamente categórica. Le pregunté al tipo yo mismo: '¿Está seguro?' Y él dijo que no había duda. Así que tenemos muy pocas alternativas más que tomar la iniciativa que hemos tomado", dijo Johnson entonces.

    El Gobierno del Reino Unido actuó rápidamente para ocultar su metedura de pata y dejar claro que la primera ministra, Theresa May, siempre había dicho que la evaluación de Porton Down era "solo una parte que conformaba la conclusión general [basada en los datos] de la inteligencia".

    La Secretaría de Relaciones Exteriores del Reino Unido también prefirió borrar sus huellas y eliminó un tuit en el que había afirmado que la sustancia neurotóxica empleada para envenenar a los Skripal provenía de Rusia.

    Los medios británicos han reaccionado con indignación a esta mentira provocadora de su canciller. The Guardian, un medio de referencia, publicó un artículo titulado: 'Una vez más, Boris Johnson es una rémora para el Reino Unido. ¿Por qué mantiene todavía su trabajo?'. La columnista Ellie Mae O'Hagan escribe en este prestigioso periódico:

    "Podría haber jurado que Gary Aitkenhead, de Porton Down, le dijo a Sky News que la 'fuente precisa' del veneno no podía ser identificada. Uno de estos hombres está equivocado. ¿Podría ser el científico que se ocupa de las frías y duras pruebas para ganarse la vida, o el Donald Trump británico con pelo ridículo, oratoria incomprensible y una relación casual con los hechos?".

    Las redes sociales también se han alborotado por la revelación.

    "Llamo a Boris Johnson y Theresa May a responder [por la situación], sobre todo cuando Porton Down no ha podido establecer dónde se había fabricado el Novichok usado para envenenar a Serguéi y Yulia Skripal. Vamos a ver su 'evidencia' de que se trata de Rusia"

    "Boris Johnson afirmó que Porton Down decía que no había duda de que el Novichok provenía de Rusia. Hoy, Porton Down dice que no conocen la fuente exacta. No es el trabajo de Porton Down encontrar la fuente, sino analizar cuál es la sustancia. Entonces Johnson puede haber mentido al público"

    "Todo lo que he visto son solo hipótesis basadas en afirmaciones falsas. Theresa May debería irse ahora".

    El presidente de Rusia, Vladímir Putin, también comentó la noticia que llegó desde Porton Down. El mandatario subrayó que su país no busca disculpas por parte del Reino Unido. Lo único que espera es "que triunfe el sentido común" en el Gobierno británico. También dijo que más de 20 países podrían producir sustancias similares al Novichok.

    A su vez, el embajador ruso ante la Unión Europea, Vladímir Chizhov, señaló que la fórmula de la toxina se puede encontrar libremente en internet.

    El científico Vil Mirzayánov publicó en 2008 el libro 'State Secrets' con las fórmulas químicas de esta sustancia tóxica. Mirzayánov, de origen ruso, emigró a Estados Unidos en 1996, llevándose varios secretos de la URSS. A día de hoy vive y trabaja en Princeton, en el estado de Nueva Jersey.

    Rusia llamó a celebrar una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para discutir el caso Skripal. El Gobierno del Reino Unido sigue denegando a Moscú el acceso a la investigación del envenenamiento.

    Además:

    Johnson compara el caso Skripal con 'Crimen y castigo' de Dostoievski
    Johnson estima que Putin aprovechará el Mundial como Hitler los JJOO de 1936
    Zajárova: Johnson intenta salvar la cara de May con su artículo sobre el caso Skripal
    "Boris, ¡cállate!": los británicos reaccionan a las declaraciones de Johnson sobre Rusia
    Etiquetas:
    mentira, indignación, política, conflicto, Boris Johnson, Theresa May, Reino Unido
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik