En directo
    El Palacio de Westminster, en Londres, Reino Unido

    "Obviamente se ha complicado la campaña pública del Gobierno británico"

    CC BY 2.0 / Mary and Andrew / Palace of Westminster, from the London Eye
    Política
    URL corto
    La expulsión masiva de los diplomáticos rusos por el caso Skripal (235)
    2120

    LONDRES (Sputnik) — El Gobierno de Theresa May ha perdido credibilidad en la crisis abierta con Moscú ante la admisión oficial de que los científicos británicos no han podido identificar la procedencia del agente nervioso que envenenó al exespía Serguéi Skripal y su hija Yulia en Salisbury, según advierte a Sputnik el académico Piers Robinson.

    "Está causando dificultades al Gobierno porque hay mucho más escepticismo que cuando la primera ministra hizo la declaración acusando a Rusia", afirma el profesor de la Universidad de Sheffield.

    Robinson forma parte de un grupo de trabajo que está compilando y analizando información sobre el llamado agente "Novichok" (A-234), que el laboratorio militar británico de Porton Down ha identificado como la sustancia que se empleó contra los Skripal el pasado 4 de marzo.

    "Obviamente se ha complicado la campaña pública del Gobierno británico", dice en relación a la declaración del director del laboratorio, Gary Aitkenhead, que arrohja serias dudas sobre la versión gubernamental.

    No se lo pierda: Cómo se puede demostrar la procedencia del veneno del caso Skripal y por qué Londres no lo hace

    El ministro de Exteriores, Boris Johnson, está en el centro del descrédito tras haber asegurado en una entrevista televisada que científicos de Porton Down le dijeron "categóricamente" y "sin ninguna duda" que el gas nervioso procedió de Rusia.

    "La gente está cuestionando si Boris Johnson mintió, si se confundió, si manipuló los datos… porque el nivel de certeza que exhibió el Gobierno al acusar a Rusia no se justifica con las pruebas que tenemos", denuncia el experto en armas químicas.

    Robinson duda de que el Ejecutivo conservador pueda mantener una "línea tan dura, con un lenguaje casi de guerra" contra el Kremlin sin provocar "más escepticismo y desconfianza" en la opinión pública.

    "Mientras el Gobierno no aporte más pruebas, su caso se apoya en la valoración de las agencias de Inteligencia y, según la historia reciente, el servicio de Inteligencia es capaz de producir información muy incorrecta", recuerda.

    A Robinson no le extraña que el director de Porton Down haya desvelado el agujero en los resultados de los análisis británicos la víspera de la reunión especial de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ).

    "Es difícil saber porqué habló ahora, aunque puede deberse a la reunión de la OPAQ en la que pueden declarar que aunque se identifique el agente nervioso eso no implica necesariamente que pueda identificarse quien lo produjo", reitera.

    Esta es la tesis defendida por Robinson y su grupo de trabajo desde que May responsabilizó a Rusia del ataque con el supuesto Novichok (A-234).

    "Sabemos que cualquier laboratorio especializado tiene capacidad de producir las estructuras de estos compuestos, y algunos países pueden hacerlo, pero no hay prueba científica de la culpabilidad de Rusia", afirma en la entrevista con Sputnik.

    Le puede interesar: Rusia vs. Reino Unido: ¿qué país tiene más interés por la verdad sobre el caso Skripal?

    El profesor de Sheffield considera "perfectamente razonable" la intervención de Rusia ante la OPAQ que el Gobierno May ha calificado de "maniobra de distracción".

    Tema:
    La expulsión masiva de los diplomáticos rusos por el caso Skripal (235)

    Además:

    El caso Skripal es "una provocación deliberada de los servicios de inteligencia británicos"
    Británicos no consiguen demostrar que Skripal fue envenenado con Novichok de fabricación rusa
    Académicos británicos instan a May a divulgar los análisis de Salisbury
    Etiquetas:
    Serguéi Skripal, Theresa May, Reino Unido
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik