En directo
    Una montaña de latas de refrescos

    Serbia y la Unión Europea chocan por el comercio

    © Foto: MISIS
    Política
    URL corto
    150

    Serbia exporta a la Unión Europea chatarra a unos precios bajos que, al año, podrían financiar un programa estatal que estimulase la fertilidad del país balcánico, una de sus asignaturas pendientes, y existe la posibilidad de que la Comisión imponga derechos de aduana en frutas y hortalizas.

    En concreto, aquellas frutas y hortalizas que no están cubiertas por el Acuerdo de Estabilización y Asociación UE-Serbia —la antesala al acceso de Belgrado al club europeo—. Sería la respuesta a la decisión de Serbia de revisar la condiciones por la que se emiten los permisos de exportación de deshechos metalúrgicos como la chatarra. La Unión ve en el deseo de renegociar las condiciones como una violación del acuerdo y algunos miembros de la UE ya han manifestado su descontento ante las pretensiones de Belgrado, que aspira a una parte más grande del pastel.

    A principios de 2018 la propia Comisión Europea apremió al Ministerio de Medio Ambiente serbio a mantener una reunión urgente sobre el tema. Una reunión que todavía no se ha celebrado y que ha dado pie a que la Comisión ya haya iniciado procedimientos que implican imponer derechos de aduana sobre determinados productos agrícolas serbios.

    Pero la cuestión de la chatarra serbia surgió por primera vez a principios de febrero, cuando Atenas se acercó a Belgrado con el ánimo de modificar la ley relativa a la exportación de residuos no tóxicos a otros países. "Viola las reglas del libre comercio", espetaron los griegos. Desde Belgrado se defienden diciendo que solo protegen sus intereses y su seguridad ambiental. A Atenas no le gusta que la empresa Inos Balkan, propiedad de la griega Anamet, y responsable de procesar la chatarra serbia en Grecia, vea cómo esa misma chatarra acaba por ser procesada en territorio serbio, donde han comenzado a surgir empresas capaces de hacer lo mismo.

    Lea más: "Balcanes podrán entrar en la UE si optan por avance"

    "Durante el tiempo que Serbia no era capaz de procesarla por sí misma, exportarla era algo normal (…) Pero ahora hemos aumentado las capacidades de nuestras compañías y debemos respetar las leyes sobre protección del medio ambiente", se defiende Branislav Blažić, ministro de Medio Ambiente.

    A Serbia no le gusta tener que exportar a otros países la chatarra que ella misma ya es capaz de procesar. Blažić se defiende: el país no ha violado nunca la ley de cooperación con la Unión Europea.

    Según datos del ministerio, se exportan entre 300.000 y 400.000 toneladas de chatarra al año, perdiendo unos 300 euros por tonelada. En otras palabras, el país le dio a las empresas de la Unión Europea unos 120 millones de dólares que, dicho sea de paso, es una cifra 10 veces superior a la necesaria para cubrir las medidas dirigidas a favorecer la natalidad en el país balcánico.

    Le puede interesar: Mogherini ve a Serbia como un puente entre Oriente y Occidente

    Además:

    Lavrov asegura que interés de Serbia por integrar la UE será usado contra Rusia
    Serbia quiere recibir el gas ruso y confirma su rechazo de sanciones antirrusas
    Serbia no apoyará las sanciones contra Rusia
    Etiquetas:
    economía, Comisión Europea, Serbia, Unión Europea
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik