En directo
    Theresa May, primera ministra del Reino Unido

    Revelan 'las pruebas' del Reino Unido contra Rusia por el caso Skripal

    © REUTERS / Toby Melville/Pool
    Política
    URL corto
    La expulsión masiva de los diplomáticos rusos por el caso Skripal (237)
    25392

    El pasado 22 de marzo, la Embajada del Reino Unido en Moscú realizó una sesión informativa en la que trató de persuadir a sus aliados de responsabilizar a Rusia por el caso Skripal. El periódico Kommersant obtuvo el documento de la presentación, que más tarde desembocaría en la expulsión de los diplomáticos rusos. Pero, ¿qué prueba ofrece?

    Se trata de una presentación de seis páginas denominada 'El incidente de Salisbury'. El documento fue enviado a 80 altos funcionarios de las Embajadas extranjeras en Moscú, incluido el embajador de EEUU, Jon Huntsman, quien dijo a Kommersant que consideraba la evidencia británica "muy convincente".

    La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, tachó la presentación, similar a una sucesión de diapositivas, como una buena ilustración del nivel de "manipulación masiva de la opinión pública mundial", y agregó que estas representan "el fracaso de Theresa May". Después de eso, la Embajada británica en Moscú le dio las gracias al Ministerio ruso por ofrecer mayor publicidad a esa información e invitó a todos los interesados a conocer el documento.

    Precisamente eso haremos aquí.

    La primera página es solo la hoja de presentación y lleva el cuño del Gobierno de Su Majestad, de lo que se deduce que el documento fue preparado o avalado por Londres.

    Diapositiva 1: Cronología de los sucesos

    La propia presentación comienza con una línea de tiempo cuyo propósito es recordarnos los principales sucesos que tuvieron lugar desde el propio envenenamiento, el 4 de marzo, hasta la expulsión de 23 diplomáticos rusos del territorio británico, a los que se les llama "oficiales de la inteligencia rusa no declarados", si bien no se presentó información sobre su actividad ilícita.

    Diapositiva 1 de la presentación británica sobre el incidente de Salisbury
    HM Government
    Diapositiva 1 de la presentación británica sobre el incidente de Salisbury

    En la diapositiva se apunta que pasaron 15 días desde el presunto envenenamiento y la llegada a suelo británico de los especialistas de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ). En ese tiempo, la primera ministra de Reino Unido acusó a Rusia de perpetrar el ataque y nombró como Novichok la sustancia con la cual se llevó a cabo el envenenamiento de Serguéi Skripal y su hija Yulia.

    Lea también: La 'peculiar' versión del Pentágono sobre el envenenamiento de Skripal

    No obstante, fue tan solo el pasado 27 de marzo cuando el director general de la OPAQ, Ahmet Uzumcu, comunicó a la prensa que su organización cuenta con las muestras ofrecidas por Reino Unido y agregó que se necesitarían de dos a tres semanas para identificar la sustancia neurotóxica.

    Diapositiva 2: Qué es el Novichok

    La diapositiva 2 de la presentación, titulada 'Una nueva fase de la agresión de Rusia', repite los ya conocidos reclamos de Londres sobre el supuesto uso de la sustancia neurotóxica.

    Diapositiva 2 de la presentación británica sobre el incidente de Salisbury
    HM Government
    Diapositiva 2 de la presentación británica sobre el incidente de Salisbury

    Se inicia diciendo que la sustancia fue identificada como un agente nervioso de grado militar Novichok por parte del Laboratorio de Ciencia y Tecnología de Defensa de Porton Down. Este queda a tan solo cinco kilómetros de donde se produjo el ataque. Se prosigue relatando que el Novichok es "desarrollado solo por Rusia", que "sin duda Rusia es la responsable" y que "no existe una explicación alternativa plausible". De no darse una explicación a tales acusaciones, esas palabras quedan, como mínimo, en tela de juicio.

    Lo cierto es que la mayor parte de la información respecto al Novichok —incluido su nombre— proviene de las memorias del científico soviético Vil Mirzayánov, que emigró a EEUU en 1995. Además de Rusia, la URSS estaba integrada por otras 14 repúblicas. La principal planta de producción y pruebas del Novichok-5 —como Mirzayánov denomina al proyecto soviético A-232— se ubica en Nukus, actual Uzbekistán.

    Lo curioso es que después de la desintegración de la URSS, fue precisamente EEUU quien financió y envió especialistas para supervisar el desmantelamiento de la planta soviética.

    El propio Vil Mirzayánov contó en una entrevista al servicio ruso de la BBC que Washington tendría todas las posibilidades para producir y utilizar esa sustancia.

    En otras palabras, sin revelar prueba alguna, se lanzan acusaciones que son puestas en duda por la propia persona de la que proviene la información sobre la existencia del arma.

    Diapositiva 3: Datos generales del caso Skripal

    La diapositiva 3, 'Efectos del Novichok', resume las consecuencias del ataque con la sustancia neurotóxica y se ofrece un gráfico sobre los daños que este causa al cuerpo humano. Además, se enumeran la cantidad de gente que estuvo implicada en el incidente: tres personas —Serguéi y Yulia Skripal, más el oficial Nick Bailey— fueron hospitalizados, 51 personas fueron examinadas, 131 individuos podían haber estado potencialmente en contacto con la sustancia neurotóxica, 250 especialistas y 180 tropas militares se vieron envueltos en la investigación.

    Nuevamente, no se presenta información alguna que evidencie la participación rusa en el incidente.

    Diapositiva 3 de la presentación británica sobre el incidente de Salisbury
    HM Government
    Diapositiva 3 de la presentación británica sobre el incidente de Salisbury

    Diapositiva 4: Repaso histórico

    La diapositiva 4 hace un recuento de los crímenes por los cuales se ha acusado a Rusia. El título de la hoja no deja espacio para las interpretaciones: 'El largo patrón de actividad maligna rusa'. Pero desmitificar todas esas acusaciones no resulta algo difícil.

    Diapositiva 4 de la presentación británica sobre el incidente de Salisbury
    HM Government
    Diapositiva 4 de la presentación británica sobre el incidente de Salisbury

    Hagamos un breve repaso de los casos más sonados por los que se incriminó a Rusia:

    1. El asesinato del exagente Alexander Litvinenko con polonio en 2006 le fue atribuido a Rusia. Sin embargo, a pesar de las peticiones oficiales, las autoridades británicas aún no han hecho públicos los resultados del estudio del cadáver de Litvinenko, que es esencialmente importante para determinar la causa de su muerte.

    2. La invasión a Georgia en 2008 no tiene en cuenta los resultados de la Misión Internacional de Investigación del Conflicto en Georgia (IIFFMCG), que concluyó que el conflicto armado había sido iniciado por orden del entonces presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili. La noche del 7 al 8 de agosto —justo el día de la inauguración de los JJOO de Pekín 2008— la artillería georgiana bombardeó la ciudad de Tsjinval, donde desde 1993 se encontraban desplegadas las tropas de paz rusas, amparadas por un mandato de la ONU.

    3. La afirmación de que Rusia ocupó Crimea y desestabilizó Ucrania en febrero de 2014. No solo ignoran por completo los acontecimientos que sucedieron antes de esa fecha, cuando fueron precisamente los políticos occidentales los que alentaron a los manifestantes, sino que omite la anticonstitucional toma de poder por los radicales ucranianos o que el conflicto armado se expandió por el este del país después de que las nuevas autoridades enviaran al Ejército contra los manifestantes prorrusos.

    4. La acusación de que Rusia estuvo detrás del derribo del vuelo MH-17 sobre Donbás ignora, como mínimo, los múltiples informes de testigos que apuntan que vieron a dos aviones. Casualmente, el piloto militar ucraniano Vladislav Voloshin, uno de los sospechosos de haber derribado el vuelo de Malaysia Airlines, se suicidó el pasado 19 de marzo. Los familiares del expiloto confirmaron a las autoridades que "se sentía deprimido y tenía ansiedad".

    Lo que —una vez más— no encontramos en esta diapositiva son las pruebas de la implicación de Rusia. Solo acusaciones. Las demás imputaciones —supuestos ataques cibernéticos, interferencias en las elecciones o respaldo a golpes de Estado— siguen el mismo patrón que el del caso Skripal: afirmaciones efectistas sin presentación de pruebas, seguidas de un escándalo político, mediático y diplomático.

    Diapositiva 5: Medidas de respuesta

    La diapositiva 5 enumera las medidas que el Reino Unido tomará en el marco de "una respuesta proporcionada" al incidente de Salisbery:

    • Su atribución al Estado ruso;
    • Desmantelamiento de la red de agentes de inteligencia rusa en el Reino Unido;
    • Suspensión de todos los contactos bilaterales planificados;
    • Perfeccionamiento del control fronterizo;
    • Afrontar el crimen y la corrupción;
    • Tomar una nueva legislación;
    • Otras medidas para contrarrestar la actividad de un Estado hostil.

    Nuevamente, no hemos visto ningún hecho que apunte a la implicación rusa en el caso.

    Diapositiva 5 de la presentación británica sobre el incidente de Salisbury
    HM Government
    Diapositiva 5 de la presentación británica sobre el incidente de Salisbury

    Conclusión

    Como hemos visto, el documento contiene información sobre la cronología de los hechos, la sustancia usada durante el ataque —aunque con verdades a medias—, datos generales sobre el caso Skripal, un tendencioso repaso de acontecimientos de los que se culpabiliza a Rusia y las medidas que tomó o tomará el Reino Unido al respecto.

    Lo que no hemos visto son pruebas contundentes que involucren a Rusia en el caso. Lo peor de todo es que presentaciones de este tipo y calidad pueden influir en la decisión de Gobiernos de tomar medidas hostiles contra Rusia, como la reciente expulsión de sus diplomáticos.

    Tema:
    La expulsión masiva de los diplomáticos rusos por el caso Skripal (237)
    Etiquetas:
    Serguéi Skripal, Reino Unido, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik