En directo
    Política
    URL corto
    El caso del exespía ruso Skripal, intoxicado en Salisbury (176)
    952
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Los países de Occidente llevan a cabo una agresión a gran escala contra Rusia utilizando instrumentos informativos, políticos y económicos de presión, que preparan a la comunidad internacional para el uso de la fuerza militar, denunció el jefe del Comité de Asuntos Internacionales del Senado ruso, Konstantín Kosachov.

    "Se ha organizado una agresión de gran envergadura utilizando instrumentos informativos, políticos y económicos de presión (…) y preparan la opinión pública para un eventual uso de la fuerza militar", señaló al comentar el comunicado conjunto del Reino Unido, Alemania, Francia y EEUU respecto al caso del exagente de la inteligencia rusa, Serguéi Skripal, envenenado en Salisbury.

    Según escribió en su cuenta de Facebook el legislador ruso, las acusaciones infundadas y precipitadas contra Rusia sin presentar prueba alguna permiten llegar a esta conclusión.

    "El Reino Unido, Francia, Alemania y EEUU llamaron a Rusia a responder todas las preguntas relacionadas con el ataque en Salisbury y presentar un informe completo sobre el programa Novichok a la OPAQ, mientras que a Rusia todos siguen negándole la entrega de datos, muestras o cualquier otra prueba", alegó el senador.

    Escuche: ¿A quién y por qué beneficia la intoxicación de Skripal?

    Kosachov añadió que se trata del camino trillado de "nosotros aquí ya los decidimos todo, no te daremos pruebas, y Rusia debe demostrar que no es culpable".

    Anteriormente Alemania, Estados Unidos, Francia y el Reino Unido emitieron un comunicado conjunto en el que instaron a Rusia a "afrontar todas las cuestiones" relacionadas con la intoxicación del ex agente doble Serguéi Skripal y su hija en el condado de Wiltshire.

    En su comunicado tacharon el envenenamiento de Skripal de "un ataque a la soberanía de Reino Unido".

    Los cuatro aliados advierten que este incidente "amenaza la seguridad de todos nosotros".

    El Ejecutivo de Theresa May obtuvo así el voto de confianza de sus todavía socios europeos y de EEUU en su pulso con el Kremlin.

    Los cuatro aliados coincidieron en enmarcar el grave incidente de Salisbury en la "pauta de actitud irresponsable de Rusia" del pasado.

    El 14 de marzo la primera ministra británica, Theresa May, acusó a Rusia de estar implicada en el caso Skripal, hecho que Moscú rechaza y considera infundado.

    Además, la primera ministra británica ordenó la expulsión de 23 diplomáticos rusos en un plazo de siete días y la suspensión de contactos bilaterales de alto nivel.

    ​El 4 de marzo la Policía británica encontró al exagente Serguéi Skripal y su hija Yulia inconscientes cerca de un centro comercial en Salisbury, en el condado de Wiltshire.

    Según Londres, fueron intoxicadas con una sustancia de acción neuroparalizante y supuestamente producida en Rusia.

    Tema:
    El caso del exespía ruso Skripal, intoxicado en Salisbury (176)

    Además:

    Moscú no ve interés de Londres en esclarecer el caso del exespía Skripal
    Lavrov: el caso Skripal podría ser pretexto para arruinar el Mundial de Rusia
    Lavrov explica qué está detrás de las acciones de Londres en el caso Skripal
    Johnson: Londres no enviará a Moscú las muestras de la sustancia que envenenó a Skripal
    Exagente del MI5 comenta los detalles sobre el intento de asesinato de Skripal
    Etiquetas:
    espías, intoxicación, agresión, El Consejo de la Federación de Rusia, Serguéi Skripal, Konstantín Kosachov, Reino Unido, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook