12:52 GMT +319 Noviembre 2018
En directo
    Theresa May visita la ciudad donde Skripal fue envenenado

    Alemania, EEUU, Francia y el Reino Unido califican de "violación de la soberanía británica" el incidente de Salisbury

    © REUTERS / Toby Melville
    Política
    URL corto
    El caso del exespía ruso Skripal, intoxicado en Salisbury (175)
    15223

    LONDRES (Sputnik) — Alemania, EEUU, Francia y el Reino Unido califican de "violación de la soberanía británica" por Rusia el incidente de Salisbury.

    Theresa May, primera ministra del Reino Unido
    © REUTERS / Parliament TV handout via Reuters
    Alemania, Estados Unidos, Francia, y Reino Unido han emitido un comunicado conjunto en el que instan a Rusia a "afrontar todas las cuestiones" relacionadas con la intoxicación del exagente doble Serguéi Skripal y su hija en el condado de Wiltshire.

    En su comunicado tacharon el envenenamiento de Skripal de "un ataque a la soberanía de Reino Unido".

    "Rusia, en particular, debería desvelar completamente el programa Novichok a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ)", señala la nota.

    Los cuatro aliados advierten que el incidente con los Skripal "amenaza la seguridad de todos nosotros".

    El Ejecutivo de Theresa May obtiene así el voto de confianza de sus todavía socios europeos y de EEUU en su pulso con el Kremlin.

    "Compartimos la valoración de Reino Unido de que no hay explicación alternativa posible", afirman en relación con el dictamen de que es "muy probable que Rusia sea la responsable del ataque".

    Los cuatro aliados coinciden en enmarcar el grave incidente de Salisbury en la "pauta de actitud irresponsable de Rusia" del pasado.

    Lea más: Lavrov explica qué está detrás de las acciones de Londres en el caso Skripal

    Skripal, exagente del servicio secreto británico MI6, y su hija de 33 años fueron encontrados inconscientes cerca de un centro comercial en Salisbury, en el condado de Wiltshire, supuestamente envenenados con un agente nervioso.

    El 14 de marzo la primera ministra británica, Theresa May, al intervenir en el Parlamento, acusó sin pruebas a Moscú de estar detrás del suceso.

    El Ministerio de Exteriores de Rusia rechazó las imputaciones británicas y a través de la embajada en Londres instó al Gobierno de Theresa May a realizar una investigación conjunta.

    May de hecho ignoró la solicitud y ordenó expulsar a 23 diplomáticos rusos.

    Más aquí: Exagente del MI5 comenta los detalles sobre el intento de asesinato de Skripal

    Skripal fue reclutado por la agencia británica de espionaje MI6 cuando servía en el Ejército ruso en los años 1990.

    En 2006 la justicia rusa le condenó a 13 años de cárcel por espiar a favor de un Estado extranjero y cuatro años después fue canjeado junto con otros dos espías por diez personas detenidas en Estados Unidos.Reino Unido acogió a Skripal y le concedió la ciudadanía británica, según lo confirmó la Scotland Yard.

    El presidente de la Cámara baja rusa, Viacheslav Volodin, responsabilizó del envenenamiento a las autoridades británicas.

    El legislador recordó los casos de Alexandr Litvinenko y el magnate Borís Berezovski, otros dos rusos huidos que murieron en Reino Unido en circunstancias misteriosas.

    Le puede interesar: ¿A quién y por qué beneficia la intoxicación de Skripal?

    En el mismo condado en el que fueron envenenados Skripal y su hija se ubica uno de los laboratorios más secretos del Reino Unido en el que se desarrollaron agentes tóxicos durante la Guerra Fría.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    El caso del exespía ruso Skripal, intoxicado en Salisbury (175)

    Además:

    El exjefe del FSB ruso revela quién se beneficia del caso Skripal mientras se culpa a Moscú
    Exagente del MI5 comenta los detalles sobre el intento de asesinato de Skripal
    Lavrov explica qué está detrás de las acciones de Londres en el caso Skripal
    Etiquetas:
    envenenamiento, soberanía, Serguéi Skripal, Alemania, Reino Unido, Francia, EEUU, Rusia