Widgets Magazine
En directo
    La Ciudad de México

    La propaganda negra se intensifica en las campañas presidenciales de México

    CC BY 2.0 / LWYang / Mexico City
    Política
    URL corto
    Víctor Flores García
    122

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — La propaganda negra sobre supuestos casos de corrupción en México de los tres principales candidatos a la presidencia y partidos políticos adquirió un peligroso tono beligerante en la fase previa del proceso electoral, estimaron analistas consultados por Sputnik.

    El origen de las agresivas descalificaciones cruzadas se debe a que los tres principales aspirantes a la presidencia "han centrado sus campañas en la corrupción, porque la gente está harta y se ha exacerbado en este sexenio del presidente Enrique Peña Nieto (2006-2012)", dijo a esta agencia el politólogo del reconocido Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), José Antonio Crespo.

    Curiosamente, el puntero en los sondeos, Andrés Manuel López Obrador, representante de la izquierda social, no es el foco principal del fuego cruzado de imputaciones subidas de tono.

    AMLO, como lo conocen sus seguidores, "no ha tenido un enriquecimiento personal, a pesar de suspicacias sobre manejos oscuros de fondos para su movimiento", explicó el autor de más de una docena de libros sobre el sistema político mexicano.

    "Sumado al fastidio con las corruptelas, López Obrador ha logrado credibilidad entre mucha gente sobre su honestidad", estimó Crespo, quien dedicó su última investigación a la carrera política del favorito en los sondeos.

    Le puede interesar: Presidenciales mexicanas: ¿por qué peores enemigos de López Obrador son sus mejores amigos?

    Por esa razón, el gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) eligió a José Antonio Meade, quien ha integrado los gabinetes de Felipe Calderón (2006-2012) y Peña Nieto "porque tiene una trayectoria desvinculada de la corrupción personal, aunque como funcionario pudo haberse involucrado en casos bajo sospecha", indicó el experto.

    El candidato oficialista trata de alejarse de los gobernadores del PRI prófugos o encarcelados, y deslindarse del escándalo de sobornos por 10,5 millones de dólares pagados por la constructora brasileña Odebrecht en México, que según los gerentes de la compañía fueron destinados a la campaña presidencial de Peña Nieto en 2012.

    Así, rezagado en el tercer lugar de los sondeos, el PRI decidió lanzar un virulento ataque en todos los frentes contra el centrista Ricardo Anaya, colocado en segundo lugar a unos 10 puntos del primer postulante, pero con el oficialista a unos 3 puntos de distancia, según el promedio de sondeos.

    El eje de los ataques consistió la difusión de investigaciones en marcha de la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía federal) sobre presunto lavado de dinero.

    Se trata de la venta de una nave industrial por unos tres millones de dólares, presuntamente con sobreprecio, a un comprador que hizo triangulaciones atípicas para pagar.

    Lea más: Disputa presidencial en México se polariza entre López Obrador y Meade

    Crespo pronostica que el tiempo se agota para el longevo partido gobernante: "Si Meade no remonta pronto, se va a hundir", como ocurrió con el PRI en 2000 y 2006, únicas presidenciales que ha perdido ese ecléctica formación política desde 1929.

    La bomba de tiempo de Odebrecht

    Los partidos de oposición son unánimes en cuestionar la conducta del procurador sustituto, Alberto Elías Beltrán, quien ocupa el cargo tras la renuncia del titular Raúl Cervantes en octubre de 2017.

    El actual procurador suplente, quien fue jefe de prensa de la secretaria general del PRI y excanciller Claudia Ruiz Massieu, eludió los protocolos de confidencialidad y publicó informes y videos contra el candidato Anaya, con el argumento de que es un "caso emblemático".

    "La PGR informa cada paso que da en el caso, en busca de un efecto electoral innegable, sucio e ilícito", advirtió Crespo.

    El autor de "Fundamentos políticos de la rendición de cuentas" señala que la Procuraduría "ha manchado la elección con el uso de instituciones del Estado para fines electorales, rompió la equidad y el equilibrio de la contienda".

    La coalición centrista que postula a Anaya presentó una demanda de juicio político por "uso faccioso de su función pública".

    Cervantes dijo en su carta de dimisión como Procurador al Senado que solo faltaba ordenar las imputaciones del caso Odebrecht, que encomendó a su sucesor, cargo que no ha sido nombrado hasta ahora.

    Lea más: Candidatos a la presidencia de México se disputan bandera de lucha contra la corrupción

    En ese marco, la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), que integra una red latinoamericana que rastrea las huellas oscuras de la compañía, organizó la visita del juez brasileño Sergio Moro, encargado del caso Lava Jato, la mayor investigación anticorrupción en la historia de Brasil, con ramificaciones en el hemisferio.

    Una de las lecciones de Brasil es que "un sistema anticorrupción debe garantizar la independencia de policías, fiscales o jueces, y condiciones para que puedan realizar su trabajo: presupuesto y personal suficiente", dijo a Sputnik la portavoz de ese centro de investigación independiente Georgina Aldana.

    La subdirectora de Comunicaciones de MCCI, quien acompañó durante tres días al magistrado brasileño, dijo que la ley se debe aplicar "contra los intereses de los poderosos, acabar con la impunidad y hacer pública la información de los casos han sido las claves para enfrentar uno de los peores males de las democracias modernas", apuntó.

    También estimó que una condición crucial es "el trabajo de una prensa libre, de los periodistas de investigación".

    El caso brasileño revela que el daño principal de la "corrupción sistémica" que ha provocado el alejamiento de inversiones privadas es "la erosión de la confianza en Estado de Derecho", puntualizó Aldana.

    Finalmente, consideró que México puede replicar el éxito de Brasil, "siempre y cuando garantice la independencia de los órganos que investigan los abusos del poder".

    Por ahora, esa condición no existe en las campañas sucias de México hacia las elecciones del próximo 1 de julio.

    Según el promedio de los principales sondeos procesados por el portal Oraculus, el orden de los candidatos hasta la fecha es: López Obrador con 36,8 puntos porcentuales, Anaya 27,4 puntos, y Meade 24,7 unidades.

    Además:

    ¿Qué le espera a la economía mexicana con las elecciones presidenciales a la vista?
    Senador mexicano: "Hemos pasado de la lógica de la revolución a la lucha democrática, a la lucha electoral"
    ¿Error o estrategia? La campaña electoral mexicana que se volvió viral
    Etiquetas:
    corrupción, Elecciones presidenciales en México (2018), Ricardo Anaya, Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade Kuribreña, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik