En directo
    Kremlin de Moscú

    La razón de la falta total de entendimiento entre Rusia y Occidente

    CC BY 2.0 / Pavel Kazachkov / Moscow Kremlin
    Política
    URL corto
    11201

    Partir siempre de la imagen de Rusia como 'enemigo agresivo' es "un error fatal", peor aún si se acompaña con declaraciones de supremacía moral y la imposición forzosa de la democracia al estilo occidental, valora la periodista y escritora alemana Gabriele Krone-Schmalz.

    La noción de una Rusia 'expansionista' que requiere un 'contrapeso por la fuerza' es incorrecta y hasta peligrosa por su capacidad de generar malentendidos complicados, opina Gabriele Krone-Schmalz, destacada periodista alemana con muchos años de experiencia en Moscú.

    Durante la guerra fría, en los países de Occidente se suponía que la URSS esperaba siempre una oportunidad de atacar. Pero lo que no se hacía era considerar la misma opinión del otro lado de la frontera: que Rusia veía a la OTAN como un bloque agresivo determinado a invadirla.

    La OTAN da por garantizado que Rusia busca expandirse y se esfuerza a contrarrestarla por la fuerza militar.

    En realidad, según la experta, Rusia está actuando bajo una lógica defensiva. Teniendo un enorme territorio terrestre vulnerable ante varios enemigos hipotéticos en el continente, Rusia solo puede ver la expansión de la OTAN hacia sus fronteras como una amenaza.

    Vea también: Moscú tacha de absurdas declaraciones de Londres sobre posible ataque ruso

    Aquí radica la incapacidad de los países occidentales de entender las posturas de Moscú. Además, desde Occidente proviene la idea de que su visión del mundo es 'moralmente correcta', y que a Rusia hay que forzarla a ser una democracia de carácter semejante.

    Pero no se puede negociar con alguien que básicamente espera que el interlocutor se rinda sin resistencia, destaca Krone-Schmalz en comentario para el medio suizo Luzerner Zeitung.

    Si bien la URSS y la Rusia del pasado tienen un historial de expansiones, admite la experta, el propio país ha sido a menudo víctima de políticas expansionistas, y "esta experiencia debe ser respetada". Es necesaria la firmeza en el diálogo con el país, pero también que se tome en serio sus sentimientos.

    Lea más: Rusia vs. Occidente en 2018: las predicciones de Stratfor

    Para acabar con el callejón sin salida actual en las relaciones entre Rusia y Occidente, la periodista sugiere tres acciones posibles:

    Probar la reacción de Moscú ante intentos reales de distensión. Rechazar la admisión de Georgia o Ucrania en la OTAN, o suspender la base de defensa antimisiles en Polonia, podría dar paso a una iniciativa de seguridad a gran escala, aunque se debe hacerlo con prudencia.

    Poner fin a los planes de remodelar Moscú al estilo occidental. La política de 'democratización forzosa' no tiene en cuenta la realidad de Rusia y está condenada a enfrentar resistencia. Además, no es posible crear una democracia "con sólo apretar un botón".

    Apostar por liderar con el ejemplo. Se necesita paciencia, cooperación y la acción ejemplar para que "los valores occidentales prevalezcan a largo plazo", según la periodista.

    Aunque no se puede ignorar las "deficiencias del Gobierno ruso", y se debe criticarlo donde sea necesario, con Vladímir Putin, "un político racionalmente calculador", se puede negociar, concluye Gabriele Krone-Schmalz.

    Le puede interesar: La potencia mentirosa, o cómo EEUU perdió la credibilidad

    Además:

    Doctorado en hipocresía: cómo medios hacen de la doble moral un arte
    El ministro de Defensa británico afirma que Rusia busca atacar a su país
    Putin: las restricciones en las relaciones internacionales llevan a un atolladero
    Profesor estadounidense: "Las sanciones antirrusas tienen cada vez menos relevancia"
    "Al Ejército alemán no se le ha perdido nada en la frontera de Rusia"
    Etiquetas:
    política exterior, historia, Occidente, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik