09:06 GMT +307 Diciembre 2019
En directo
    El presidente ruso, Vladímir Putin, y el entonces líder norcoreano, Kim Jong-il, durante su reunión en Moscú, 2001

    La desconocida 'historia de amor' entre Kim Jong-il y Rusia

    © Sputnik / Vladimir Vyatkin
    Política
    URL corto
    5371
    Síguenos en

    No está planteado que el actual líder norcoreano, Kim Jong-un, visite Rusia, declaró a Sputnik el embajador ruso en Corea del Norte, Alexandr Matsegora. Sin embargo, las relaciones de los líderes de Pyongyang con Moscú no siempre fueron tan ásperas. Así, su padre, el difunto Kim Jong-il, visitó Rusia hasta en tres ocasiones en su propio tren.

    Sputnik te cuenta los detalles poco conocidos de estos inusuales viajes del exlíder norcoreano.

    Según la versión no oficial, Kim Jong-il nació el 16 de febrero de 1941 en la localidad de Viátskoye, a 70 kilómetros de la ciudad de Jabárovsk, en el Lejano Oriente soviético. Muchos consideran que esta es la causa de su amor por Rusia.

    En total, viajó al país euroasiático tres veces: en 2001, 2002 y 2011.

    El tren del 'Amado Líder'

    Estos viajes se destacaron por un detalle insólito: en las tres ocasiones en las que el entonces líder atravesó el territorio ruso, lo hizo en su tren personal compuesto de 17 vagones.

    Los rumores afirman que Kim Jong-il sufría de aerofobia —miedo a volar— y temía por su seguridad. Por eso se abstenía de viajar en aviones y no salía al extranjero a menos de que fuera estrictamente necesario.

    El tren de Kim Jong-il era de producción soviética, aunque según varias fuentes fue modernizado en Japón. Se cree que el vagón para mantener negociaciones fue regalado al padre de Kim Jong-il —el primer mandatario del país, Kim Il-sung— por el líder soviético Iósif Stalin.

    El ferrocarril estaba equipado con su propia fuente de energía y dispositivos electrónicos que se consideraban modernos para la época. Además, disponía de conexión vía satélite, acceso a internet y potentes computadoras.

    La 'fortaleza ferroviaria' del líder norcoreano no solo era un transporte seguro, sino también confortable, tal y como explicó en 2001 el entonces representante plenipotenciario del presidente de la Federación de Rusia en el Distrito Federal del Lejano Oriente, Konstantín Pulikovski, quien acompañó a Kim Jong-il en su viaje por Rusia entre julio y agosto de aquel mismo año.

    Contrariamente a la creencia popular, el tren no estaba blindado, aunque sí contaba con un blindaje especial en el suelo de los vagones, seguramente para hacer frente a la explosión de algún objeto colocado en la vía. Además, transportaba dos automóviles Mercedes blindados en el vagón de carga.

    Para reforzar todavía más la seguridad, la 'fortaleza' de Kim era precedida siempre por un 'tren de reconocimiento' con el que mantenía una distancia de unos diez minutos de viaje.

    Asimismo, había otro tren que iba detrás del de Kim Jong-il y cuyo objetivo era prevenir que un vehículo desconocido alcanzara y atacara al principal por detrás. Esta era una situación muy improbable, pero todo era posible, explicó Pulikovski.

    A través de la inmensidad de Siberia

    Kim Jong-il realizó su primera visita oficial a Rusia entre el 26 de julio y el 18 agosto de 2001. En aquel entonces el mandatario pasó más de tres semanas en Rusia y recorrió un largo camino de más de 10.000 kilómetros.

    El líder norcoreano cruzó la frontera entre Rusia y Corea del Norte por la región rusa de Primorie y viajó directamente a Moscú para después desplazarse a San Petersburgo.

    • La visita de Kim Jong-il a Rusia, 2001
      La visita de Kim Jong-il a Rusia, 2001
      © AP Photo / Igor Kochetkov
    • La visita de Kim Jong-il a Moscú, 2001
      La visita de Kim Jong-il a Moscú, 2001
      © Sputnik / Vladimir Vyatkin
    • La visita de Kim Jong-il a Moscú, 2001
      La visita de Kim Jong-il a Moscú, 2001
      © Sputnik / Alexander Polyakov
    • La visita de Kim Jong-il a la ciudad rusa de Omsk, 2001
      La visita de Kim Jong-il a la ciudad rusa de Omsk, 2001
      © AP Photo / Korean Central News Agency/Korea News Service
    • La visita de Kim Jong-il a la ciudad rusa de Novosibirsk, 2001
      La visita de Kim Jong-il a la ciudad rusa de Novosibirsk, 2001
      © AP Photo / Korean Central News Agency/Korea News Service
    • La visita de Kim Jong-il a Moscú, 2001
      La visita de Kim Jong-il a Moscú, 2001
      © Sputnik / Alexander Polyakov
    1 / 6
    © AP Photo / Igor Kochetkov
    La visita de Kim Jong-il a Rusia, 2001

    En la capital rusa el jefe de Estado norcoreano mantuvo negociaciones con el presidente ruso, Vladímir Putin. El principal fruto de estas conversaciones fue la firma de la Declaración de Moscú, que ponía de relieve la voluntad de ambas partes de ampliar la cooperación en lo económico y comercial.

    De regreso a su país, Kim Jong-il visitó las ciudades siberianas de Omsk, Novosibirsk y Jabárovsk.

    En Omsk —una ciudad de poco más de un millón de habitantes— visitó el Instituto de Estudios Agrarios, mientras que durante su estancia en Novosibirsk estuvo en la Planta de Aviación Chkálov.

    Según señalaron los medios, el viaje de tres semanas de Kim Jong-il demostró que Moscú y Pyongyang habían superado todas las discrepancias que surgieron tras la disolución de la URSS. Varios expertos subrayan la coincidencia de que la mejora de las relaciones entre Rusia y Corea del Norte resultara en la reanudación del diálogo intercoreano.

    De regreso al Lejano Oriente ruso

    Un año después, Kim Jong-il volvió a Rusia. Esta vez se limitó a pasar por varias ciudades del Lejano Oriente ruso como Vladivostok, Jabárovsk y Komsomolsk del Amur.

    La visita de Kim Jong-il a Rusia, 2002
    © Sputnik / Vladimir Rodionov
    La visita de Kim Jong-il a Rusia, 2002

    Durante su segunda visita oficial, el líder norcoreano recorrió importantes complejos industriales de la región, incluida una planta de aviación, una fábrica farmacéutica o una fábrica de pan. Algo que pone de relieve que el mandatario estaba especialmente interesado en el potencial económico e industrial de Rusia.

    En Vladivostok se reunió de nuevo con el presidente ruso, Vladímir Putin. Ambos jefes de Estado conversaron sobre la cooperación económica y la posibilidad de restaurar el ferrocarril Transcoreano y su posible conexión con el Transiberiano. El proyecto, que no ha sido realizado hasta la fecha, sigue siendo promovido por Moscú.

    Su último viaje

    Su siguiente visita oficial tardó nueve años en llegar. A finales de agosto de 2011, Kim Jong-il llegó en secreto a la ciudad de Ulán Udé, en la república rusa de Buriatia. Durante su tercer viaje por tierras rusas, el líder norcoreano estuvo en el lago Baikal, probó la gastronomía buriata y rindió homenaje al monumento de Lenin, en el centro de la capital de esta república.

    © Sputnik .
    Dmitri Medvédev y Kim Jong-il sostienen un encuentro en la república de Buriatia, agosto de 2011 (archivo)

    La meta principal del viaje era mantener una reunión con el entonces presidente ruso, Dmitri Medvédev. Tras el encuentro entre ambos mandatarios, Rusia condonó el 90% de lo que Corea del Norte debía a la URSS, es decir, 11.000 millones de dólares.

    Cuatro meses después de su viaje a Rusia, Kim Jong-il falleció y el cargo lo heredó su hijo, Kim Jong-un. En 2015, se llegó a afirmar que el nuevo líder norcoreano viajaría a Rusia para asistir a las celebraciones del Día de la Victoria sobre la Alemania nazi, pero finalmente Kim Jong-un no apareció en la Plaza Roja.

    El portavoz del presidente ruso, Dmitri Peskov, explicó en aquel entonces a que la cancelación de la visita se debió a "asuntos internos de Corea".

    Las recientes declaraciones del embajador ruso afirman que hay que esperar todavía más tiempo para ver al actual líder norcoreano paseando por las calles rusas.

    Además:

    Dinastía Kim: Corea del Norte rinde homenaje a sus líderes
    Corea del Norte celebra el XX aniversario de la elección de su difunto líder
    Corea del Norte celebra el 75º aniversario del nacimiento de Kim Jong-il
    Kim Jong-un, "un hombre que tiene un control eficaz sobre Corea del Norte"
    ¡No abran la Caja de Pandora! Seis sólidas razones para no bombardear Corea del Norte
    "Sin armas nucleares, Corea del Norte sería otro Irak u otra Siria"
    Etiquetas:
    viaje oficial, visita, tren, Kim Jong-il, Vladímir Putin, Corea del Norte, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik