00:56 GMT +322 Noviembre 2019
En directo
    Donald Trump, presidente de EEUU

    EEUU muerde su propio anzuelo: el cordón levantado contra Rusia causa el efecto contrario

    © REUTERS / Kevin Lamarque
    Política
    URL corto
    191404
    Síguenos en

    Washington trató de cercar a Moscú con ayuda de un cordón sanitario levantado alrededor del país euroasiático. Sin embargo, su plan no solo ha fracasado sino que ha causado el efecto contrario, sostiene Rostislav Íschenko en su artículo para Sputnik.

    Recientemente, Moscú y Ankara confirmaron que ambos tramos del gasoducto Turk Stream, con capacidad para transportar 33.000 millones de metros cúbicos de gas al año, empezarán a funcionar en 2019. Ese mismo año los primeros suministros se dirigirán a Europa a través del gasoducto Nord Stream 2.

    Eso significa que, de mantenerse la situación actual, en un futuro próximo Rusia y sus aliados ganarán por completo la batalla a nivel global contra EEUU, afirma Íschenko.

    "Desde hace 15 años Rusia está luchando contra EEUU. Esta lucha se efectúa en el marco de una guerra híbrida: un término especial que describe la situación en la que las relaciones pacíficas entre ambos Estados han empeorado, pero sus tropas todavía no han sido retiradas de los cuarteles. No obstante, en esta situación las naciones libran una guerra de exterminio con ayuda de medios no militares", recalca el autor.

    No se lo pierda: Putin y Erdogan, orientados a impulsar grandes proyectos conjuntos de energía

    Íschenko opina que es probable que EEUU pierda en esta guerra. De acuerdo con el periodista, Washington no teme al renacimiento político-militar de Rusia, teme es que se cree un espacio económico-comercial común en la gran Eurasia. En este caso, China, Rusia, la UE, el Sudeste Asiático y Oriente Medio tendrán en conjunto el 75% de la población del planeta, grandes mercados, altas tecnologías e ilimitados recursos naturales.

    "La aparición de una unión económico-comercial paneuroasiática aislaría a EEUU enseguida. (…) Como consecuencia, Washington se destruiría solo a causa de la desestabilización interior, sin necesidad de esfuerzos externos", considera Íschenko.

    Es por esto que las autoridades estadounidenses llegaron a una simple conclusión. Para evitar la unión de los países euroasiáticos, EEUU decidió bloquear las rutas comerciales que los unen a todos, sostiene el analista. En Washington entendieron perfectamente que los hidrocarburos desempeñan un papel importante en la economía contemporánea. Por eso trataron de controlar la mayor parte de su extracción y transporte.

    Además: El frío cura la rusofobia: por qué EEUU compra gas ruso a pesar de las sanciones

    "No será una exageración decir que la estabilidad de la economía europea depende de los suministros de hidrocarburos. Esta es la razón por la que la UE, que había apoyado a los estadounidenses en las crisis ucraniana, siria y libia, no se negó a revisar sus planes de construir gasoductos marítimos [rusos]", escribe Íschenko a la vez que destaca que en estas circunstancias EEUU trató de crear obstáculos para la cooperación ruso-europea.

    En particular, Washington quería crear un cinturón de Estados enemigos de Rusia para bloquear las existentes rutas de suministros, desencadenar guerras económicas y obligar a Europa a buscar un proveedor de hidrocarburos más seguro.

    "Ucrania, país por donde la UE importaba el 80% del gas a comienzos de los años 90 del siglo pasado, tendría que ser un eslabón clave en este proyecto. Por su parte, Polonia debería bloquear la construcción de los tramos terrestres alternativos como es el gasoducto Yamal — Europa 2. Turquía sería utilizada como un 'hub' para transportar el gas procedente de Asia Central a Europa", prosigue el columnista.

    Más: Por qué Estados Unidos quiere llevarse bien con Kazajistán

    Íschenko opina que la situación de Siria fue causada especialmente para que se pudiera construir en su territorio un gasoducto para el transporte del gas de Catar.

    "Irán sería otra víctima que caería después de Siria para que EEUU pudiera garantizar el control sobre las reservas de gas y las vías de su transporte. Si miramos el mapa político es fácil entender que el cordón sanitario extendido hasta Siria e Irán separaría no solo a Rusia de la UE sino también a China", señala.

    De llegarse a materializarse este escenario, según el autor, Rusia podría perder el mercado gasístico europeo, su presupuesto disminuiría considerablemente y, como consecuencia, Moscú sería excluida del gran juego político. Al mismo tiempo, China no tendría otra alternativa que exportar sus bienes a EEUU, lo que lo haría completamente dependiente del país norteamericano.

    Rusia necesitaba no solo ganar la guerra en Siria sino también conseguir la construcción de gasoductos marítimos de suficiente capacidad para que la mayor parte de sus suministros a la UE no dependiera de su tránsito a través de los países del este de Europa.

    "Gracias a la operación en Siria y a la labor de los diplomáticos rusos con sus colegas turcos y alemanes Rusia eliminó el cordón sanitario levantado por EEUU.

    Decenas de millones de dólares fueron invertidos en la creación y el apoyo de regímenes rusófobos y todo en vano", apunta.

    Ahora Rusia y sus aliados controlan no solo todas las rutas comerciales terrestres sino también gozan del control de una parte considerable de vías marítimas entre Europa y Asia, prosigue.

    "Washington no tomó en cuenta que en la política, al igual que en la física, toda acción desencadena siempre una reacción igual y contraria. Al tratar de construir un cordón sanitario en Oriente Medio y en Europa del Este, EEUU perdió Oriente Medio, mientras que un cordón sanitario en su contra está creándose en Europa Central y Occidental", resume el periodista.

    Además:

    ¿Qué efecto tendrá la nueva estrategia de EEUU en las relaciones con China?
    General chino exhorta a Rusia a contener a EEUU
    China atribuye a una mentalidad de Guerra Fría la nueva estrategia de defensa de EEUU
    EEUU, "incómodo" por la modernización del Ejército ruso
    China sigue desafiando a EEUU en la carrera tecnológica
    Etiquetas:
    Turk Stream, economía, energía, UE, Asia, Turquía, Siria, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik