En directo
    Política
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — El cambio de rumbo en las relaciones de EEUU con Cuba desde que Donald Trump pasó a ocupar la Casa Blanca causó turbulencias que amenazan con echar por la borda los avances impulsados por el expresidente Barack Obama (2009-2017), dijo a Sputnik el analista de política latinoamericana Arturo López-Levy.

    “No ha logrado revertir los principales avances de la política de Obama, pero ha puesto la relación en una dinámica que amenaza con deteriorar esas relaciones aún más”, dijo el catedrático cubano López-Levy, radicado en Estados Unidos.

    El 20 de enero se cumple un año desde que Trump llegó a la Casa Blanca y desde entonces no han cesado sus ataques retóricos y ejecutivos hacia La Habana.

    Entre las principales acciones del Poder Ejecutivo estadounidense en los últimos 12 meses se destacan las regulaciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro a las transacciones financieras y los viajes a Cuba y las regulaciones del Buró de Industria y Seguridad del Departamento del Comercio que limitan la política de licencias de exportaciones y reexportaciones hacia la isla caribeña.

    Obama y su par cubano Raúl Castro anunciaron en diciembre de 2014 un proceso para restablecer relaciones diplomáticas que habían estado interrumpidas por más de medio siglo.

    Escucha: Embajador de Cuba: "Trump volvió a la retórica injerencista de la era Reagan"

    En julio de 2015 se restauraron los lazos diplomáticos y se procedió a la reapertura de embajadas en Washington y en La Habana.

    A partir de ese momento, la administración de Obama puso en marcha una serie de medidas para reducir el impacto del embargo económico a Cuba, que todavía sigue vigente y que solo puede derogar el Congreso.

    Pero el 16 de junio del año pasado, Trump anunció en un acto público en Miami (sudeste) que "con efecto inmediato, estoy cancelando el acuerdo completamente desigual hecho por la pasada administración con Cuba".

    Pretextos para retroceder

    El 29 de septiembre Estados Unidos retiró a más de la mitad de su personal diplomático destacado en La Habana y exigió la misma medida a su contraparte caribeña alegando que más de una veintena de empleados habían sufrido problemas de salud cuyo origen era desconocido.

    Pero fuentes diplomáticas comenzaron a hablar de un supuesto “ataque acústico” que Cuba desmintió en todo momento.

    Poco después, el Departamento de Estado (cancillería) suspendió la emisión de visas en Cuba de modo indefinido.

    El presidente cubano Raúl Castro dijo en diciembre que EEUU se apoyaba en "la fabricación artificial de pretextos irracionales" para lograr retrocesos en el relacionamiento de los países.

    Lea más: Experto: ataques sónicos servirían a Trump para justificar ruptura de relaciones con Cuba

    Finalmente, la semana pasada, el Departamento de Estado admitió ante el Congreso que no había evidencias sobre las causas y los responsables del supuesto ataque.

    “Creo que los llamados ataques sónicos, que ahora se admite que no hubo, han servido como pretexto para poner la relación en una situación difícil”, dijo López-Levy, profesor de la Universidad de Texas (sur).

    Para el académico, estas acusaciones “brindan posibilidades a los sectores aguafiestas que quieren retrotraer la relación, incluso romperla, en condiciones que pueden generar una crisis en los próximos tiempos”.

    Vuelos comerciales

    Una de las decisiones más importantes del deshielo de Obama fue habilitar los vuelos comerciales entre EEUU y Cuba, algo que Trump limitó, pero no ha podido eliminar.

    En diciembre, las aerolíneas estadounidenses American Airlines y JetBlue reiteraron su aspiración de ampliar los vuelos comerciales a Cuba, pese a las medidas restrictivas impuestas por Washington.

    Entre esas limitaciones se cuentan los viajes de ciudadanos estadounidenses a título individual bajo la categoría de intercambios "pueblo a pueblo", que solo se podrán realizar con el patrocinio de una organización estadounidense y el beneficiario deberá estar acompañado por un representante de la misma.

    La OFAC impuso asimismo condiciones a los viajes educacionales, que deberán tener el auspicio de una institución estadounidense autorizada, además de contar con acompañamiento de un representante de esa entidad.

    Esto constituye un revés para la economía cubana, ya que fue de los pocos aspectos comerciales que se desarrollaron al calor del acercamiento promovido por Obama.

    Escucha: Historiador cubano: "Trump es un lobo con piel de lobo"

    “Lo comercial nunca logró despegar mucho; lo que sí empezó a tener un impacto positivo en la economía cubana fueron los viajes; muchas personas empezamos a viajar a la isla promoviendo el creciente sector privado de servicios, dándole auge al elemento de la reforma cubana que permite ampliar licencias al sector privado”, describió López-Levy.

    Por eso, las restricciones a los viajes sí han “traído afectaciones”.

    Pero “la burocracia (estadounidense) se ha dado cuenta de que el proyecto de los sectores proembargo es tan irracional que pondría al Gobierno de Trump en una directa confrontación con importantes empresas, sobre todo las aerolíneas”, observó.

    Más de 284.000 estadounidenses visitaron Cuba durante 2016, un crecimiento de 74% en relación con el año anterior, según cifras oficiales que indican que la tendencia en 2017 se mantuvo.

    Resultados dicotómicos

    La nueva postura de Washington, que incluyó una vuelta al voto negativo de la resolución que cada año adopta la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) contra el bloqueo, tras varios años de abstención, favorece en cierto modo la imagen de Cuba en el mundo.

    Pero, por otro lado, perjudica la capacidad cubana de captación de inversiones.

    “Las posturas unilateralistas y maximalistas que ha exhibido Trump hacen más fácil la condena de su política hacia Cuba; ahora si eso es positivo para Cuba yo creo que sí a nivel de la votación de la ONU, pero no a nivel de la situación de posibles inversiones”, detalló López-Levy.

    Estas tensiones entre los países crean “un ambiente de ruido y confrontación” que lleva a muchos capitales a comportarse con “cautela”, pues la comunidad internacional tiene presente “el peso de EEUU y su capacidad para castigar” a quienes se desvíen de las políticas que Washington establece, agregó.

    Donald Trump asumió la presidencia el 20 de enero de 2017 tras superar en las elecciones presidenciales a la candidata demócrata Hillary Clinton.

    Además:

    Trump da otra vuelta de tuerca a Cuba
    Trump responsabiliza a Cuba por "ataques sónicos" a diplomáticos de EEUU
    "Medidas de Trump no afectarán intercambio cultural entre Cuba y EEUU"
    Analista: Trump intenta revertir avances entre Cuba y EEUU
    "La política de Trump hacia Cuba lo único que hace es ponerlo en ridículo"
    Etiquetas:
    Donald Trump, Cuba, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook