En directo
    Política
    URL corto
    110
    Síguenos en

    BARCELONA (Sputnik) — El expresidente de la Generalitat de Cataluña (Ejecutivo), Carles Puigdemont, aseguró que en Cataluña tiene lugar desde hace tiempo "un conflicto político muy profundo".

    "Hay un conflicto político muy profundo", dijo en una entrevista a El Matí de Catalunya Ràdio.

    Para el candidato a la presidencia de Junts per Catalunya (JxCat), "el Estado español persiste en el conflicto" y "tiene un problema con la expresión democrática".

    Si Felipe VI, como jefe de Estado, se niega a firmar el decreto que lo nombra presidente de la Generalitat de Cataluña tras una eventual votación del Parlamento, "el problema lo tiene el Rey".

    "Si tengo los votos del Parlamento, ¿dónde está el problema? ¿Que no les gusta mi peinado? Ya lo sé ¿Qué no les gusta mi apellido porque es difícil de pronunciar?", ironizó.

    Puigdemont declaró que su "deber" es el restablecimiento y mantenimiento de las instituciones catalanas, intervenidas por la aplicación del artículo 155 de la Constitución Española, que permite al Ejecutivo central tomar el control de una administración autonómica.

    Preguntado por la posibilidad de buscar un candidato alternativo, dijo que solo renunciaría si no consigue reunir los votos necesarios en la sesión de investidura.

    Puigdemont también acusó al Gobierno de España llevar a cabo un proceso de recentralización.

    Según Puigdemont, entrevistado desde Bélgica por Mónica Terribas para El Matí de Catalunya Ràdio, el Ejecutivo de Mariano Rajoy "decidió hace mucho tiempo que las autonomías, especialmente Cataluña, se tenían que deconstruir".

    Lea más: El destino de Cataluña, manzana de la discordia entre los españoles

    El Gobierno ha actuado "por los hechos", continuó, con el objetivo de conseguir una "recentralización brutal".

    "La situación es tan salvaje que no podemos naturalizarla", afirmó el candidato de Junts per Catalunya (JxCat).

    Preguntado por la situación del exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y el exconseller de Interior, Joaquim Forn, Puigdemont respondió que "cada minuto que Junqueras pasa en prisión es un minuto de injusticia, de ignominia".

    "Si España quiere ser un Estado de derecho ha de comportarse como un Estado de derecho", señaló al lamentar que, con la actuación de las autoridades españolas, "se han pisoteado los derechos de los catalanes".

    Puigdemont reconoció también haber subestimado "la brutalidad" del Estado español y su "capacidad de gastar tanto dinero público en evitar algo que no pudieron evitar".

    Lea también: El Gobierno español revela que el dispositivo policial en Cataluña costó 87 millones

    Asimismo, recordó que "la base del independentismo se ha ensanchado" mientras que "la del autonomismo ha adelgazado".

    Además, Carles Puigdemont pidió a los catalanes que no cejen en su empeño por conseguir que esta región se independice de España.

    Entrevistado por Mónica Terribas para El Matí de Catalunya Ràdio, Puigdemont pidió a los catalanes "que no se rindan", aunque recordó que "habrá muchas dificultades".

    El expresidente catalán también reveló tener una agenda de trabajo "llena e intensa" y mantener reuniones "de manera discreta" con políticos, aunque no reveló nombres.

    Le puede interesar: Diputado catalán afirma que el Gobierno español seguirá "con la represión"

    El político independentista es el candidato de la fuerza independentista más votada en las pasadas elecciones del 21 de diciembre, pero no podrá asistir hoy al pleno por encontrarse en Bélgica.

    Puigdemont llegó a Bélgica huyendo de la persecución de las autoridades españolas, luego que los tribunales españoles le acusasen de alentar desde su cargo un movimiento de "insurrección activa" con el objetivo de proclamar la independencia de Cataluña.

    Los servicios jurídicos de la cámara cuestionaron el 15 de enero tanto la posibilidad de una investidura telemática como de una investidura delegada, y consideran "imprescindible" que el candidato se encuentre en sede parlamentaria.

    No se lo pierda: HRW denuncia el "uso excesivo" de la fuerza en el referéndum catalán

    El informe de los letrados tampoco avala que los diputados electos en prisión puedan delegar su voto.

    Con todo, el informe de los servicios jurídicos del Parlamento no es vinculante.

    El 1 de octubre de 2017 la Generalitat de Catalunya organizó un referéndum de autodeterminación.

    La consulta fue unilateral, ya que el Gobierno de España se negó a aceptar un referendo pactado.

    Un 92% de los votantes, más de dos millones de participantes, se manifestó a favor de la independencia de Cataluña.

    Más aquí: Tribunal español suspende la comisión que investiga violaciones de derechos en Cataluña

    La jornada electoral estuvo marcada por la dureza de la respuesta policial, que clausuró colegios, incautó papeletas y dispersó a las personas que trataban de proteger los puntos de votación.

    La Generalitat de Catalunya y el Parlamento catalán consideraron los resultados vinculantes y la cámara catalana declaró la independencia el 27 de octubre.

    La declaración no tuvo efecto ni reconocimiento internacional, y el Gobierno de España activó el artículo 155 de la Constitución española, que permite la intervención de una administración autonómica por parte del Ejecutivo central, y los tribunales españoles comenzaron procesos judiciales contra varios políticos independentistas.

    Además:

    Expresidente español Zapatero: Cataluña "nunca" será independiente
    La Eurocámara recibe decenas de quejas por la violencia policial en Cataluña en el 1-O
    3 meses entre rejas: convocan en Cataluña movilizaciones por la liberación de los dirigentes independentistas
    El Gobierno celebra el aspecto "simbólico" para Cataluña de la sentencia del Caso Palau
    Etiquetas:
    independencia, Carles Puigdemont, Cataluña, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook