08:10 GMT +317 Diciembre 2018
En directo
    Las banderas de la UE y Polonia

    "La desconexión está progresando": Polonia puede abandonar la UE

    © REUTERS / Kacper Pempel
    Política
    URL corto
    1142

    Los polacos están decepcionados de la UE y su sistema de control, pero es muy poco probable que esto lleve a su salida de la unión. Así opinó Oleg Nemenski, investigador del Instituto Ruso de Estudios Estratégicos, en una entrevista con RT.

    "La cuestión de los valores es especialmente importante para la sociedad polaca. Los valores liberales europeos actuales no satisfacen a la sociedad polaca y causan un fuerte rechazo", señaló el analista. Añadió que las cuotas de aceptación de los migrantes impuestas por la UE tampoco causan entusiasmo en Polonia.

    Anteriormente, el ex primer ministro polaco Donald Tusk, quien ahora encabeza el Consejo Europeo, declaró que Varsovia podría plantear el problema de retirarse de la UE si pasa de ser receptor de los subsidios europeos y se convierte en donante.

    Lea sobre eso: Tusk considera probable que Polonia salga de la UE

    Según Nemenski, las palabras de Tusk son "más que nada un intento de asustar a sus socios europeos de las acciones del partido gobernante polaco, que, primero, tiene malas relaciones en Bruselas, y segundo, hace todo contra el antiguo partido gobernante y personalmente contra Donald Tusk".

    "El hecho de que el propio Gobierno de Polonia plantee el tema de la retirada es improbable, aunque la desconexión entre Varsovia y Bruselas avanza y progresa cada vez más", opinó Vadim Volobuev, investigador del Instituto de Estudios Eslavos de la Academia de Ciencias de Rusia, a RT.

    "Tusk claramente está intentando chantajear a las autoridades", aseguró Volobuev. "Sus declaraciones forman parte del juego de nervios de la política exterior entre Bruselas y Varsovia".

    Además, según el experto, el presidente de la UE, como líder informal de la oposición liberal polaca, con sus declaraciones alarmistas busca "despertar los sentimientos de oposición en Polonia, para derrotar al partido gobernante en las próximas elecciones".

    También existe otro factor que influye en las relaciones entre Polonia y la UE: Bruselas amenaza a Varsovia con sanciones por la reforma judicial que no cumple con los requisitos de la UE y que se está efectuando en el país. Su esencia consiste en otorgar al Parlamento y al Ministerio de Justicia el control sobre el nombramiento de los jueces, que, según los principios de la UE, debe ser independiente.

    Lea también: Polonia, un 'Estado canalla' en el corazón de Europa

    "Polonia quiere relaciones pragmáticas con la UE y no quiere dejarla, pero si la Unión Europea comienza a imponer sanciones contra el país, le limita las subvenciones, para Varsovia no tendrá sentido permanecer en la UE", expresó su opinión Piotr Petrovski, colaborador de la Academia Nacional de Ciencias de Bielorrusia.

    "Donald Tusk, ex primer ministro de Polonia y uno de los líderes del 'lobby' liberal en el país, encarna la imagen del enemigo para las fuerzas conservadoras en la misma República de Polonia", señaló Petrovski.

    Según el analista, la designación de Tusk para la Presidencia de la UE fue percibida por los nuevos líderes de Polonia como un desafío y agravó el conflicto con Bruselas.

    Además: Riña de gallos a muerte en la Unión Europea

    Además de la falta de fe en la integración europea, Tusk culpó a la actual Administración de Polonia de una presunta colaboración con el Kremlin. En particular y de acuerdo con el exmandatario, las posiciones de Moscú y Varsovia coinciden en las cuestiones relacionadas con los derechos de las minorías sexuales, la democracia liberal y la independencia de los tribunales.

    "El actual partido gobernante polaco es definitivamente un partido conservador y no acepta los valores occidentales modernos. Lo mismo puede decirse de la Rusia moderna, que defiende la preservación de los valores familiares tradicionales. A este respecto, de hecho hay coincidencias de posiciones no solo de las autoridades, sino también de las sociedades. Pero en este caso, esta coincidencia se usa con fines políticos", señaló Nemenski.

    A su juicio, aunque la actual oposición polaca habla de "una 'putinización' de Polonia", no hay motivos serios para esto. "El actual partido gobernante en Polonia es rusofóbico. Lamentablemente, las relaciones entre Rusia y Polonia están en un nivel bajo", subrayó el politólogo.

    Piotr Petrovski, a su vez, espera que, ahora que el Gobierno polaco es encabezado por Mateusz Morawiecki, la insatisfacción polaca en las relaciones con la UE pueda normalizar parcialmente las relaciones con Rusia. Además, las empresas polacas no están interesadas en sanciones contra Rusia, por lo que, al menos en el ámbito económico, vale la pena esperar la pragmatización de las relaciones entre Rusia y Polonia, concluyó el experto.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Rusia no busca beneficiarse de discrepancias entre Polonia y la UE
    Las sanciones contra Polonia es 'una venganza' por el rechazo de recibir refugiados
    Polonia está lista para comparecer ante el Tribunal de Justicia de la UE
    Polonia continuará con la reforma judicial pese a las sanciones de la UE
    Bruselas lanza el procedimiento de sanciones contra Polonia
    Etiquetas:
    desintegración, opinión, política, UE, Polonia