En directo
    Política
    URL corto
    0 11
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — En las relaciones entre Rusia y EEUU no se creó un nuevo telón de acero, indicó en una entrevista con RIA Novosti el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov.

    "No creo que el término 'telón de acero' se pueda aplicar a las relaciones ruso-estadounidenses en la etapa actual", realzó.

    Sin embargo, reconoció que hay numerosos problemas entre los dos países, enumerando, como ejemplos de la política antirrusa de EEUU, las recientes sanciones y la presión sobre los medios y los diplomáticos rusos.

    Lavrov aseguró que EEUU está viviendo un renacimiento del macartismo.

    "Pero personalmente estoy convencido que al igual que en su tiempo EEUU se cansó de la caza de brujas organizada por el senador Joseph McCarthy y la abandonó en la situación actual la embriaguez también se evaporará y llegará la convalecencia aunque mucho tiempo se perderá en vano", auguró.

    Lea más: ¿Está interesado EEUU en relaciones sólidas con Rusia?

    El ministro dijo que de momento no se ha concretado ningún encuentro nuevo entre los presidentes ruso y estadounidense, Vladímir Putin y Donald Trump, pero últimamente los dos líderes están contactando de manera bastante intensa sobre varios asuntos internacionales.

    También destacó, entre otros, los contactos que mantienen los servicios especiales que permitieron frustrar, en particular, un atentado en San Petersburgo.

    "En su reciente conversación telefónica el presidente de Rusia agradeció a Donald Trump la información de inteligencia suministrada por la CIA que ayudó a detener a terroristas que preparaban explosiones en la Catedral de Nuestra Señora de Kazán de San Petersburgo y en otros lugares de la ciudad", dijo al indicar que se trata de "una cooperación verdadera entre Rusia y EEUU".

    Anteriormente el presidente ruso, Vladímir Putin, telefoneó a su par estadounidense, Donald Trump para agradecerle la información brindada por la CIA que permitió impedir un ataque terrorista en San Petersburgo.

    Los días 13 y 14 de diciembre, el FSB ruso realizó un operativo en San Petersburgo que derivó en la detención de siete miembros de una célula de Daesh (autodenominado Estado Islámico, proscrito en Rusia) que planeaba perpetrar atentados en la ciudad, en particular en la catedral de Nuestra Señora de Kazán y en otros lugares públicos.

    Según destacó el presidente Putin, la información facilitada por la CIA permitió dar con el paradero de los presuntos terroristas y detenerlos.

    Asimismo, el canciller ruso aseguró que Rusia no se propone aumentar el nivel de confrontación con EEUU, sin embargo responderá a las invectivas agresivas.

    "Reaccionamos frente a las invectivas agresivas pero no queremos incitar la confrontación", dijo.

    El ministro aseguró que pese a los discursos antirrusos en EEUU, Moscú "actúa de manera pragmática".

    "Seguiremos defendiendo nuestras posiciones de manera coherente y enérgica, haciendo que los colegas en Washington se vuelvan hacia los principios en que debe basarse el diálogo, en particular tomar en cuenta y respetar los intereses de cada uno", dijo.

    Lavrov explicó que de otro modo "es imposible sanear las relaciones ni cooperar eficazmente en los asuntos internacionales".

    Reconoció que en las relaciones entre los dos países existen numerosos problemas viejos y nuevos en particular la "histeria rusófoba en EEUU que se propagó por todo el establishment político y adquirió, sin exagerar, un carácter paranoide".

    "Es justamente lo que nos impide avanzar en los ámbitos importantes para nuestros países y crea una tensión adicional a nivel internacional", subrayó.

    Más aquí: La 'injerencia rusa' de la que Donald Trump debería aprender

    El Congreso de EEUU está investigando la supuesta injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016, que habría incluido hackeos, filtraciones y uso de medios de información y redes sociales a favor del candidato republicano.

    También el Buró Federal de Investigaciones (FBI) lleva a cabo una pesquisa, conducida por el consejero especial Robert Mueller, sobre la presunta colusión entre el equipo de campaña de Trump y Rusia.

    El Gobierno ruso ha refutado repetidamente esas acusaciones, a las que tacha de absurdas y de intentos de distraer la atención del público estadounidense de otros asuntos internos.

    Además:

    Embajador de EEUU: Moscú y Washington superan el "punto más bajo" en sus relaciones
    Trump podría extender emergencia nacional por supuesta injerencia rusa
    Pence: la Casa Blanca coopera plenamente con la investigación de Mueller
    Trump aboga por la labor conjunta con Rusia para solucionar los problemas mundiales
    Etiquetas:
    injerencia, relaciones bilaterales, seguridad, Donald Trump, Vladímir Putin, Serguéi Lavrov, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook