En directo
    La bandera de Perú

    La izquierda peruana está "entre la espada y la pared"

    © REUTERS / Guadalupe Pardo
    Política
    URL corto
    864

    El presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski (PPK) logró esquivar su destitución por el Congreso. La solicitud había sido promovida por el partido fujimorista Fuerza Popular.

    A favor de la destitución votaron 79 legisladores, mientras que 19 se opusieron y 21 se abstuvieron de votar. Para conseguir deponer al mandatario eran necesarios 87 votos. La vacancia parecía inminente, sin embargo, un grupo de izquierda crítico al oficialismo y decidió abandonar el Congreso sin votar. La posición del fujimorismo, principal bancada opositora, también sorprendió, ya que miembros clave de esta agrupación no apoyaron la moción impulsada desde sus propias filas y se cree que pudieron realizar alguna negociación con el Gobierno.

    "Sospechamos que eso implicaría la posibilidad del indulto al expresidente Alberto Fujimori", dijo a Sputnik Álvaro Campana, secretario general del Movimiento Nuevo Perú. Se refería al voto de 10 parlamentarios de Fuerza Popular encabezados por Kenji Fujimori, hermano de Keiko [excandidata presidencial], que habrían negociado la salida de su padre de la cárcel. Alberto Fujimori, quien gobernó Perú entre 1990 y 2000, está cumpliendo una condena de 25 años de cárcel por crímenes de lesa humanidad y delitos de corrupción. "Finalmente el fujimorismo y el Gobierno se dan la mano", sentenció Campana.

    La oposición de izquierda está dividida en el Parlamento. Durante la votación por la destitución de PPK un sector apostó por la vacancia presidencial, al igual que gran parte del fujimorismo. El otro sector decidió no participar de la votación.

    Campana pertenece al grupo que decidió no votar, explicó que para ellos participar en esta instancia era como estar "entre la espada y la pared", porque de ser destituido PPK, las posibilidades del retorno del fujimorismo al poder hubieran sido mayores.

    El pedido de destitución se realizó con motivo de la acusación a Kuczynski por recibir dinero de la constructora brasileña Odebrecht cuando era ministro del expresidente Alejandro Toledo, entre 2001 y 2006.

    Con apenas 17 meses en el cargo, Kuczynski parecía tener el aval para ser cesado, pero el Gobierno logró abortar el intento opositor gracias a las negociaciones de última hora y la  abstención de algunos miembros del fujimorismo y del Frente Amplio.

    Lea más: Destituciones y juicios políticos en América Latina

    Para el Secretario del Movimiento Nuevo Perú, lo que ocurrió deja a un país bajo un Gobierno "muy debilitado y deslegitimado". "El contexto peruano se perfila como muy difícil. Con un Gobierno debilitado y una mafia fujimorista que está intentando controlar el Parlamento y otras instituciones del Estado como el Consejo de la Magistratura", explicó Campana.

    Para el integrante del Movimiento Nuevo Perú esta situación implica que su país no va a crecer al ritmo proyectado, en un contexto donde la población "está harta". "Perú ha vivido el fenómeno de El Niño a principios de año. Eso implicó la destrucción de la infraestructura y la construcción avanza muy lento. Hay recesión y no hay capacidad de afrontarla. La gente se ha distanciado de la política", concluyó.

    Además:

    Aniversario en Perú: balance de Gobierno a un año de la asunción de PPK
    Crisis política en Perú puede desembocar en cese de su presidente
    OEA enviará delegación a Perú para evaluar situación ante posible remoción de presidente
    Etiquetas:
    presidente, destitución, juicio político, Pedro Pablo Kuczynski, Perú
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik