02:49 GMT +314 Noviembre 2019
En directo
    Elecciones del 21-D en Cataluña

    El temor del independentismo hacia un fraude marca comicios sin incidentes en Cataluña

    © REUTERS / Albert Gea
    Política
    URL corto
    Elecciones del 21-D en Cataluña (67)
    0 20
    Síguenos en

    BARCELONA (Sputnik) — Las elecciones autonómicas catalanas transcurren sin incidentes reseñables pese a la desconfianza del independentismo hacia un posible fraude electoral sobrevuela los centros electorales, donde interventores, apoderados y voluntarios de partidos independentistas revisan al detalle el proceso para prevenir irregularidades.

    "Son unas elecciones que fueron convocadas ilegalmente, por lo que, partiendo de esa base, no podemos fiarnos a ciegas de lo que pueda pasar", relata a Sputnik una apoderada de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) en el colegio Ramón Llull de Barcelona.

    El hecho de que las elecciones fueran convocadas desde Madrid por el Gobierno central tras cesar al Ejecutivo catalán y disolver el parlamento autonómico genera desconfianza sobre la fiabilidad de las mismas entre el independentismo.

    Por ello, los partidos políticos que defienden la ruptura con España desplegaron un dispositivo excepcional para vigilar el proceso.

    "Hay muchos indicios de que esto no va a ser limpio. Por ejemplo, Indra (la empresa informática encargada de distribuir los datos de las mesas electorales tras el recuento) está participada por el Gobierno y su adjudicación se hizo sin concurso. De ahí nuestro miedo y nuestra preocupación", comenta una interventora de Junts Per Cataluña, la candidatura que encabeza el expresidente catalán Carles Puigdemont.

    Ante este tipo de declaraciones, que estuvieron presentes durante toda la campaña electoral, el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, defendió este martes la limpieza el proceso, que a su modo de ver se realizará en las mismas condiciones que cualquier otra elección en España.

    Le puede interesar: "La agenda social ha sido la gran ausente de la campaña en Cataluña"

    Como en todas las elecciones, los partidos tienen apoderados y recogen las actas de todas las mesas y, al final, cuando se hace el escrutinio, se elabora un acta de donde se saca una copia para los partidos antes de enviar el original a la Junta Electoral.

    La novedad es que, en esta ocasión, mientras avanza el proceso, los testigos puestos por los partidos independentistas comunican en tiempo real los datos de todos los colegios para acumularlos y tener posibilidad de contestar de manera inmediata si hay diferencias con el recuento oficial.

    "Hemos ideado una aplicación específica para poder administrar los datos que recogemos y hacer el recuento rápidamente, relata la apoderada de ERC.

    El esfuerzo de esta formación política es palpable en los colegios electorales, donde interventores y apoderados superan en número de manera muy holgada al de resto de otros partidos, con incluso varias personas vigilando cada mesa electoral.

    En total, en estas elecciones se habilitaron 8.247 mesas electorales en 2.680 colegios electorales de 947 municipios.

    Los partidos independentistas anunciaron que la movilización de aproximadamente unas 37.000 personas entre voluntarios e interventores: 20.000 Esquerra, 12.000 Junts per Catalunya y 4.800 la CUP.

    En cambio, los partidos de ámbito nacional que participan en la elección suman en torno a los 15.000 apoderados.

    Además de transmitir los resultados para sus partidos, la red de vigilancia puesta en marcha por Esquerra Republicana colabora con otros interventores de la CUP para transmitir los datos a la Asamblea Nacional Catalana, que habilitó un centro donde donde más de 250 personas analizan esa documentación.

    Lea también: "El pacto tras las elecciones catalanas será muy necesario"

    Victoria, 33 años, es una vecina del barrio barcelonés del Eixample que considera necesaria esta labor de recuento ante unas elecciones cuya convocatoria "ya supuso un fraude".

    "Hasta ahora fueron capaces de cualquier cosa para frenar la independencia, por lo que tenemos que estar prevenidos", asegura esta ciudadana, favorable a la independencia, al salir de votar del colegio Ramón Llull.

    En el mismo centro electoral —donde se produjeron algunos de los episodios más tensos del referéndum del 1 de octubre—, sale de votar Aurora, una jubilada de 67 años contraria a la independencia.

    "Si ha habido una votación sin garantías ni legalidad ninguna en Cataluña fue el referéndum que montaron los independentistas, donde algunos votaron tres o cuatro veces", replica al ser preguntada por las sospechas de fraude.

    La visión de estas dos vecinas es el reflejo una Cataluña de relatos enfrentados e incompatibles, que este 21 de diciembre vota su futuro en un clima de desconfianza y cierta división.

    Tema:
    Elecciones del 21-D en Cataluña (67)

    Además:

    La CUP, el impulso radical por una independencia de izquierda
    Oriol Junqueras, el independentista encarcelado que busca gobernar Cataluña
    Albiol, el hombre que lucha porque el PP de Rajoy no sea irrelevante en Cataluña
    Xavier Domènech, la apuesta de Podemos por un discurso social perdido en la polarización
    Iceta, la apuesta de los socialistas catalanes para una reforma en clave federal
    Etiquetas:
    votación, elecciones, Cataluña, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik