10:34 GMT +313 Diciembre 2017
En directo
    Presidente de Rusia, Vladímir Putin, y presidente de China, Xi Jinping

    El eje entre Rusia y China está cambiando el orden mundial

    © REUTERS/ Wu Hong
    Política
    URL corto
    12370

    Un nuevo eje se ha formado en la escena mundial y es tan colosal que el planeta casi podría girar sobre él. Ahora el mundo se está poniendo al día con esta tendencia innegable y notando sus implicaciones masivas, escribe la publicación estadounidense The Trumpet.

    Parte de lo que hace que la alianza Rusia-China sea tan significativa es que contrasta con su reciente historia de conflicto. En la década de los 50, China y lo que entonces era la Unión Soviética comenzaron a disputar por su frontera compartida y por la ideología 'correcta' del comunismo.

    En 1969, estas disputas estallaron en una guerra sangrienta, y el conflicto se volvió tan serio que amenazó con provocar un altercado nuclear. Aunque el botón nuclear nunca fue presionado, el conflicto fue seguido por dos décadas de amargura mutua entre los países.

    Le puede interesar: Trump pidió a Rusia y a China unirse para desnuclearizar a Corea del Norte

    Sin embargo, la amargura dio lugar a otra época de relaciones de amistad y cooperación entre los dos poderes. Cuando en 2014 Rusia reincorporó Crimea a su territorio ante la amplia desaprobación de Occidente, una nación dejó en claro que apoyaba las medidas de Moscú, y fue precisamente China, destaca el autor del artículo

    Según él, "un eje Rusia-China está en la escena y hace falta saber hacia dónde se dirige. Este poder oriental podrá desafiar a Europa en un momento en que nadie más podrá hacerlo, incluido Estados Unidos".

    "No debemos esperar que la asociación Rusia-China se desvanezca de los titulares. De hecho, deberíamos esperar que el 'oso' y el 'dragón' forjen lazos cada vez más cercanos entre sí y con otras naciones asiáticas. El 4 de julio de 2017, cuando el presidente chino Xi Jinping estrechó la mano del presidente ruso Vladímir Putin en Moscú y dijo que las relaciones entre sus dos naciones estaban en su "mejor momento de la historia", no exageraba el vínculo. Y deberíamos esperar que los dos sean cada vez más influyentes en los asuntos mundiales y cada vez más capaces militarmente", concluye.

    Hay que destacar que componente más importante de la unión estratégica de Rusia y China es el fortalecimiento de la cooperación técnico-militar.

    Después de entrar en vigor las sanciones de EEUU y la UE, Moscú y Pekín concluyeron las negociaciones para el suministro de sistema antiaéreos rusos S-400. En otoño de 2015, se firmó un acuerdo para la entrega de 24 aviones Su-35S de generación 4 ++. El costo de la venta de los Su-35 se estima en unos 2.000 millones de dólares y la de los S-400 en alrededor de 1.900 millones. El primer lote de cuatro Su-35 fue entregado a Pekín a finales de 2016. El comienzo de las entregas del S-400 está previsto para finales de 2017.

    Otra importante área de cooperación técnico-militar bilateral es la construcción de motores de avión. Moscú se comprometió a suministrar a Pekín motores D-30 y AL-31F por valor de 1.000 millones de dólares.

    Además:

    Rusia y China ponen a prueba su defensa antimisiles
    China y Rusia iniciarán construcción del primer teleférico sobre el río Amur en 2018
    Rusia y China acuerdan desarrollar la cooperación en tecnologías digitales
    El intercambio comercial entre Rusia y China supera $54.000 millones en 8 meses del 2017
    Etiquetas:
    eje, alianza, cooperación, China, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik