En directo
    Política
    URL corto
    0 03
    Síguenos en

    JERUSALÉN (Sputnik) — El Gobierno israelí no negociará con una Palestina que incluya a Hamás en un gobierno porque "es una organización terrorista que pide la destrucción de Israel", informó un comunicado oficial, en el que se detallan las condiciones que deben cumplirse para iniciar cualquier conversación con los palestinos.

    "Hamás debe reconocer a Israel y renunciar al terrorismo (…), debe desarmarse, los cuerpos de los soldados caídos en combate y aquellos civiles israelíes que mantiene en su poder deben ser entregados", cita el comunicado.

    El Gobierno se refiere a los cuerpos de dos soldados muertos durante la guerra en Gaza de 2014 y a al menos dos civiles israelíes que el movimiento islamista tendría en su poder en la Franja.

    "La Autoridad Palestina debe ejercer un control total en material de seguridad en Gaza, incluyendo los cruces fronterizos y debe seguir actuando contra las infraestructuras de Hamás en Judea y Samaria (nombre bíblico que los israelíes usan para referirse a Cisjordania)", agrega este comunicado.

    Israel explica además que Hamás debe cortar sus relaciones con Irán y que cualquier ayuda humanitaria que entre en Gaza debe ser canalizada por la Autoridad Palestina.

    El partido Al Fatah, del presidente palestino Mahmud Abás, y el movimiento islamista Hamás firmaron el 12 de octubre en El Cairo un acuerdo que allana el camino de su reconciliación después de 10 años de divisiones internas que han tenido consecuencias desastrosas para todos los palestinos, especialmente los de Gaza.

    En virtud del texto firmado, el gobierno de Abás se hará de aquí al 1 de diciembre con el control total de Gaza, donde gobernaba Hamás desde 2007 y el Fatah deberá ostentar en la Franja los mismos poderes que ostenta en Cisjordania.

    Lea más: La mayoría de los palestinos quiere que Mahmud Abás deje el poder

    Según fuentes de la Autoridad Palestina, las cuestiones más complicadas de este acercamiento mutuo, concretamente el destino que correrán los miles de funcionarios de Hamás o el futuro de su brazo armado, las brigadas Ezzedín Al Qassam, serán tratadas posteriormente en una nueva reunión en El Cairo.

    Miembros del Gobierno israelí presionaron a Netanyahu para que cortara directamente las relaciones con la Autoridad Palestina si se formaba un gobierno de unidad con Hamás porque en caso contrario, Israel estaría reconociendo de facto al movimiento islamista.

    Netanyahu, en una reunión gubernamental celebrada el 16 de octubre, respondió que no era posible desvincularse de la Autoridad Palestina y que si el presidente Abás controlaba realmente la franja de Gaza, Israel debería cooperar con él por el bien de todos.

    Más aquí: El desarollo del conflicto entre Palestina e Israel paso a paso

    Por otra parte, este 17 de octubre, líderes de Hamás pidieron a Abás que ponga fin a las sanciones que impuso hace algunos meses en Gaza para presionar al movimiento islamista.

    "El mantenimiento de las sanciones perjudica el clima general de reconciliación", dijo un portavoz del movimiento en un comunicado citado por la prensa palestina.

    Sin embargo, Abás ha manifestado en estos días que quiere que las cuestiones más polémicas se resuelvan antes de eliminar estas sanciones.

    Además:

    Francia: la reconciliación de Al Fatah y Hamás contribuye a resolver la crisis palestina
    Netanyahu, ¿más problemático que Abás para Trump?
    Cancillería de Rusia celebra acuerdo entre Hamás y Al Fatah
    Al Fatah reelige a Abás como líder del partido en el inicio de su congreso
    Etiquetas:
    disputa territorial, conflicto, Hamás, Al-Fatá, Mahmud Abás, Benjamín Netanyahu, Israel, Palestina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook