En directo
    Política
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    ASTANÁ (Sputnik) — Sería útil aumentar el número de países observadores de las negociaciones sobre Siria en Astaná, declaró el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov.

    "Creemos que sería útil ampliar el número de países observadores, y en este sentido estamos abiertos a discusión lo que naturalmente requiere una decisión acordada de todos los países que promueven este proceso", dijo Lavrov al término de un encuentro con su par de Kazajistán, Kairat Abdrajmanov.

    Lavrov calificó de "extremadamente concreta" la última ronda de las consultas sirias en Astaná en la que se establecieron parámetros de las zonas de distensión en Idlib.

    Además, dijo, que en la última ronda fueron adoptados cinco documentos "puramente prácticos" diseñados para medidas concretas sobre el terreno entre los países garantes.

    El canciller destacó también el papel de Riad y El Cairo en la consolidación de la oposición siria.

    "Ahora, por ejemplo, nos ayudan a todos Arabia Saudí que se comprometió a unir a los grupos dispares de la oposición, incluidos el llamado grupo de Riad, de Moscú, y de El Cairo… en la misma dirección trabajan nuestros colegas egipcios que jugaron un papel muy importante en el acuerdo sobre dos de las cuatro zonas de distensión", señaló.

    El canciller dijo que Moscú agradece el enfoque constructivo de otras partes interesadas, dispuestas a hacer una contribución útil.

    Los diálogos sobre Siria en Ginebra no avanzan debido a la actitud de varios representantes de la oposición, declaró el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov.

    "Las conversaciones de Ginebra (…) no avanzan, entre otras cosas, porque una serie de opositores intenta imponer condiciones previas, como la renuncia del presidente (de Siria Bashar) Asad", afirmó el canciller ruso.

    Según el titular de Exteriores ruso, esto "contradice de modo burdo la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU, que estableció los parámetros del proceso de Ginebra".

    Al mismo tiempo declaró que las negociaciones en Astaná ayudaron a promover el diálogo entre la oposición y el Gobierno de Siria en Ginebra.

    "Con la forma directa del diálogo, Astaná propulsó el proceso de Ginebra", dijo Lavrov.

    Explicó que en Astaná los opositores y el Gobierno que "hasta hace poco  (…) no querían hablar directamente" iniciaron el trabajo directo.

    Por su parte, el ministro de Exteriores de Kazajistán, Kairat Abdrajmánov, agregó que los países garantes del armisticio en Siria abordarán durante una nueva ronda de consultas en Astaná el funcionamiento de las zonas de distensión.

    Además: Lavrov: Turquía e Irán juegan un papel clave en la solución de la crisis siria

    "Durante la próxima reunión en Astaná, los países garantes prevén abordar detalladamente la eficacia de funcionamiento de las cuatro zonas de distensión", dijo Abdrajmánov.

    Al comentar la situación en torno a Irán, Serguéi Lavrov expresó la esperanza de que el Gobierno de Donald Trump sopese una y otra vez su postura con respecto al pacto nuclear con Teherán.

    "Esperamos que la decisión final que tome el presidente de EEUU sea sopesada y tenga en cuenta la realidad, por tratarse de un programa muy necesario", dijo Lavrov refiriéndose al Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) adoptado en julio de 2015 tras varios años de negociación entre Irán y el Grupo 5+1 (los cincos miembros del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania).

    El ministro rehusó comentar los rumores que circulan en los medios sobre la inminente renuncia de Washington al pacto nuclear con Irán.

    "Por el momento no son más que conjeturas", señaló Lavrov.

    Para el jefe de la diplomacia rusa, el PAIC es "uno de los logros más importantes de la comunidad internacional".

    "Realmente contribuye a potenciar el régimen de la no proliferación nuclear, así que su pleno mantenimiento sería muy importante. La participación de EEUU en este sentido es, desde luego, un factor muy relevante", afirmó el ministro.

    El Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC), adoptado en julio de 2015 y en vigor desde mediados de enero de 2016, prohíbe a Teherán acumular más de 300 kilogramos de uranio enriquecido al 3,67 por ciento durante 15 años y le obliga a enviar el excedente de ese material a terceros países, en particular a Rusia.

    Además:

    Lavrov: Moscú y Riad apuestan por aumentar la cooperación en todos los ámbitos
    Presidente de Rusia, seguro de que se logrará derrotar a Daesh y Al Nusra
    Tres victorias rusas en Siria que decantaron la balanza en favor de Moscú
    El Ejército turco se desplegará en la zona de distensión de Idlib
    Trump anunciará próximamente cancelación de acuerdo nuclear con Irán
    Etiquetas:
    pacto nuclear, negociaciones, Serguéi Lavrov, Astaná, Irán, Kazajistán, Siria, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik