10:45 GMT +325 Noviembre 2017
En directo
    Una manifestación en apoyo al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en México

    "Agresión de EEUU a Venezuela pretende debilitar a Rusia y China"

    © REUTERS/ Ginnette Riquelme
    Política
    URL corto
    132313511

    Tradicionalmente, EEUU ha considerado a los países latinoamericanos como su "patio trasero", por lo que no admite los vínculos políticos y económicos que Venezuela ha establecido con Rusia y China, dijo al programa 'Telescopio' de Sputnik el analista internacional Andrés Piqueras.

    En el medio de la escalada de tensiones entre el oficialismo venezolano y los grupos opositores, Washington está llevando adelante en el país caribeño "agresiones" que forman parte de un "juego geoestratégico" para enfrentarse con otras potencias, según Andrés Piqueras, académico de la Universidad Jaume I de Castellón (España).

    A criterio del experto, las "revoluciones de colores" que EEUU ha provocado en escenarios como Ucrania, Egipto y otros países árabes, ahora se trasladan a Venezuela, a través de "servicios de inteligencia, infiltrados y agentes parapoliciales y paramilitares" que tienen como fin la "desestabilización interna" y la justificación de una intervención armada externa.

    Piqueras indicó que en el caso de Venezuela, es más difícil el triunfo de una revolución de este tipo, pues Caracas "ha resistido" los embates externos a pesar de las "constantes agresiones de todo tipo que ha recibido". Esto se ha vuelto "una piedra en el zapato" de EEUU.

    Lea también: Moscú denuncia la "revolución de colores" en Venezuela por acciones antigubernamentales

    La ubicación del país en un continente que Washington considera "su patio trasero" y su territorio "natural" también deja cautelosas a las autoridades del Pentágono. Por eso, para el académico español, "provocar una desestabilización militar como en Libia o Siria, o como sucedió en Yugoslavia es un poco más complicado".

    ​"En Venezuela la opción de revolución de colores tal como se está haciendo en todo el mundo le implicaría una desestabilización de la región que no sé si está dispuesto a asumir. Creo que va a intentar dividir al Ejército venezolano, al propio bolivarianismo y por supuesto continuar la guerra económica, la guerra sucia en general, pero de la forma más quirúrgica posible", valoró el experto.

    La política exterior de EEUU pretende enviar un mensaje a sus "dos superpotencias rivales", Rusia y China, que han bregado por la no injerencia en los asuntos de Venezuela y el mantenimiento de los lazos económicos con Caracas.

    Pekín, que normalmente mantiene "un comedimiento exquisito" en sus declaraciones sobre lo que ocurre en otros países, ha optado "por mantener un perfil lo más discreto posible" y se ha pronunciado a favor del proceso constituyente en Venezuela, cuya consulta electoral considera "legítima".

    Venezuela, que en la última década se ha alineado a países emergentes, "es un importante socio" de Pekín, por lo que las "desestabilizaciones políticas pueden significar riesgos" para las inversiones del gigante asiático. A pesar de eso, China considera que "no debe apartarse de la línea de cooperación económica y desde el punto de vista energético" en toda América Latina.

    Le puede interesar: Venezuela venderá petróleo, oro y gas en monedas distintas al dólar

    "China ha venido para quedarse", consideró el analista. "No va a buscar el enfrentamiento, va a mantener un perfil bajo, pero va a sostener las relaciones económicas, energéticas y políticas", puntualizó.

    Por otra parte, al inmiscuirse en Venezuela y en escenarios como Corea del Norte y el Mar de China, EEUU busca "un debilitamiento de las defensas chinas" y amenaza el "proceso de integración asiática y de la [Nueva] Ruta de la Seda, provocando conflictos artificiales".

    También lo ha hecho con Rusia "a través de los golpes en las exrepúblicas soviéticas o  través del acoso en Georgia, Chechenia o Ucrania".

    Lea también: Sanciones de EEUU a Venezuela buscan "aterrorizar" a los pueblos de la región

    "Venezuela es parte de ese juego, pero no responde a las mismas claves en los procesos de agresión para debilitar a Rusia y China. (…) EEUU lee la soberanía de Venezuela como un amenaza a su propia posición para enfrentar a sus enemigos, por eso tiene que acabar con ella de cualquier manera", concluyó.

    Además:

    Venezuela buscará mejores relaciones y más apoyo de China y de Rusia
    Venezuela espera la llegada de sistemas de aviación de Rusia y China
    Etiquetas:
    geopolítica, agresión, revoluciones de colores, Nicolás Maduro, Venezuela, China, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik