Widgets Magazine
En directo
    Un altavoz

    "Campaña sobre ataque acústico oculta espionaje de EEUU en Cuba"

    CC BY 2.0 / kosmolaut
    Política
    URL corto
    4136

    LA HABANA (Sputnik) — Arthur González, bloguero progubernamental cubano, advirtió en el artículo 'Qué se esconde tras la novela de los 'ataques acústicos'', el supuesto espionaje que realizan en La Habana funcionarios de la embajada de Estados Unidos.

    "El FBI lo sabe de sobra, pues son cientos los técnicos que se enferman en su sección de escucha, por espiar diariamente las conversaciones telefónicas de millones de estadounidenses y de ciudadanos de todo el mundo, como se denunció públicamente hace pocos años", afirma el gestor de la publicación digital El Heraldo de Cuba.

    Aclara González que un ataque de cualquier tipo de armamento no puede seleccionar "a quién dañar y a quién no", y subraya que tanto la onda expansiva de de una bomba o las armas químicas afectan a todos por igual.

    "¿Cómo se explica que en La Habana un rayo misterioso desde un `emisor invisible`, afecte en la misma residencia a una persona y a otras no?", pregunta el bloguero en relación con el supuesto incidente que según el Departamento de Estado norteamericano llevó a la expulsión de dos funcionarios de la embajada cubana en Washington.

    González añade que el "rayo misterioso" no dañó a los empleados domésticos cubanos de las residencias de los diplomáticos supuestamente afectados, ni a sus hijos y esposas, pese a que residían bajo el mismo techo.

    Subraya el autor del artículo que la noticia reiterada en los medios de prensa estadounidenses sobre el supuesto ataque en La Habana a diplomáticos norteamericanos y a un canadiense recuerda el recurso utilizado a mediados del siglo XX por Orson Welles para atraer la atención de los radioyentes cuando informó que los marcianos atacaban a la Tierra.

    "Es posible que esa información haya sido preparada para desviar la atención del mundo, ante la próxima presentación de Cuba en la ONU por el criminal bloqueo económico, comercial y financiero, evento que se celebra el mes de octubre", razona el gestor del blog respecto a la reiterada referencia en medios estadounidenses al supuesto ataque acústico.

    Al referirse a la posibilidad de que los hechos se esclarezcan, González insiste en que una investigación verdadera requiere que se conforme una comisión de médicos y especialistas cubanos para que sometan a un análisis científico a los "diplomáticos afectados" y determinen la veracidad de esa acusación.

    Según el bloguero, Estados Unidos y Canadá deben informar también qué tipo de trabajo específico realizaban dentro de sus embajadas, "porque se conoce que aquellos que se dedican a escuchar ilegalmente conversaciones telefónicas y radiales, se les afecta la audición".

    El 13 de agosto, en tanto, la web de Radio Miami publicó el artículo 'Los 'sordos' estaban haciendo espionaje', rubricado por Néstor García Iturbe, quien precisa que "el famoso cañón acústico lo posee la policía de la ciudad de Nueva York y lo utiliza contra manifestaciones y otras alteraciones del orden.

    Agrega que American Technology Corporation es el fabricante de ese equipo conocido como LRAD, creado por las fuerzas de seguridad de Israel y capaz de emitir un sonido de 151dBa a una distancia de un metro, suficiente para dejar sordo temporalmente a cualquier persona.

    Doctor en Ciencias Históricas, profesor e investigador titular que ha impartido docencia en el Instituto Superior de Relaciones Internacionales de La Habana y especialista en los nexos entre Cuba y Estados Unidos, García Iturbe explica que tras conocer noticias de lo que denomina "un gran enigma", escribió a un amigo estadounidense y le pidió explicación sobre qué podía haber sucedido.

    Tras consultar con un experto en la materia que al parecer hace algunos años laboró con equipos de comunicaciones, la fuente respondió que "seguramente las personas afectadas estaban trabajando con el equipo conocido como LRAD-RX, en el establecimiento de comunicaciones clandestinas".

    Subraya el escrito que esta tecnología es una de las más modernas con telecontrol vía Internet y adicionalmente está equipada con una cámara que posee un foco de alta capacidad y radar para localizar el objetivo con el cual debe establecer la comunicación.

    En su versión LRAD-RX, el LRAD puede emplearse además para enviar mensajes mediante un rayo direccional que puede emitir.

    García Iturbe explica que este artefacto está fundamentado en la tecnología utilizada durante la Segunda Guerra Mundial para comunicar dos puntos distantes mediante el rayo ultravioleta emitido por dos equipos, el cual se hacía coincidir para por ese medio remitir mensajes en telegrafía.

    Detalla el investigador que la distancia entre los dos puntos no podía ser superior aproximadamente a un kilómetro y el rayo constituía una línea recta que de ser interceptada interrumpía la comunicación.

    Opina el doctor en Ciencias Históricas que seguramente la embajada de Estados Unidos en La Habana conoce que sus comunicaciones telefónicas pueden ser interceptadas fácilmente al igual que los mensajes que se transmiten por vía aérea, por lo cual decidieron utilizar este tipo de equipo al cual consideran que las autoridades cubanas no tienen acceso.

    "Si la persona que está operando el equipo no observa las medidas de protección requeridas, puede padecer de problemas acústicos, ya que el mismo, en la versión para establecer comunicaciones, independiente de que el rayo esté dirigido hacia un objetivo y el operador se encuentre detrás del equipo, produce emisiones, en algunos momentos perceptibles y en otros imperceptibles que pueden afectar a la persona".

    La posición de la cancillería cubana

    El Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba (Minrex), expresó en nota oficial el 9 de agosto su adhesión a las obligaciones derivadas de la Convención de Viena ante el incidente "que llevó a la expulsión de dos funcionarios de la embajada cubana en Washington".

    Agrega el texto publicado en el sitio web de la Cancillería que la mayor de las Antillas cumple con todo rigor y seriedad sus obligaciones emanadas de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961, en lo referido a la protección de la integridad de los agentes diplomáticos y los locales de la misión.

    "Cuba jamás ha permitido ni permitirá que el territorio cubano sea utilizado para cualquier acción en contra de funcionarios diplomáticos acreditados ni sus familiares, sin excepción", enfatiza el documento en el que La Habana expresa, así mismo, "la disposición a cooperar para lograr el esclarecimiento de esta situación".

    Este diferendo salió a la luz cuando la portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Heather Nauert, confirmó sin ofrecer más detalles la expulsión de dos diplomáticos de Cuba en Washington en respuesta a un incidente que en 2016 causó "una variedad de síntomas físicos" a diplomáticos estadounidenses en La Habana.

    Por su parte, el Minrex, indicó que el Departamento de Estado informó el pasado 23 de mayo a la Embajada de Cuba en Washington que dos diplomáticos cubanos debían abandonar el territorio estadounidense, lo que motivó una protesta por "esta injustificada e infundada decisión".

    Etiquetas:
    espionaje, relaciones diplomáticas, Cuba, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik