En directo
    Política
    URL corto
    0 01
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — El Gobierno brasileño dio por zanjada la crisis diplomática con Uruguay después de que el canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa, y el ministro de Trabajo de ese país, Ernesto Murro, expresaran públicamente su preocupación por la reforma laboral aprobada en Brasil.

    "Estamos tratando ya de esto, ya conversamos y tenemos buena relación con ellos; son dos países amigos que se entienden, no hay que darle más importancia", explicaron a Sputnik fuentes del ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil.

    Estas mismas fuentes confirmaron que la cancillería convocó al embajador de Uruguay en Brasilia, Carlos Amorín, para pedir aclaraciones sobre las críticas vertidas por los representantes uruguayos.

    El embajador uruguayo se reunió el 14 de agosto en el Palacio de Itamaraty (sede de la cancillería) con el subsecretario general de América Latina y del Caribe, Paulo Estivallet de Mesquita, ya que el canciller Aloysio Nunes se encuentra de viaje.

    El contenido de la conversación es privado, pero desde el ministerio brasileño remarcaron que la voluntad es resolver esta cuestión de forma interna y no airearla a través de la prensa.

    Lea más: Manifestaciones contra la reforma laboral de Temer acaban en incidentes

    El 13 de agosto Nin Novoa aseguró que convocará una reunión en el marco del Mercosur para tratar de la reforma laboral brasileña porque en su opinión daña los derechos de los trabajadores y dificulta que Uruguay y los otros países del bloque compitan en igualdad de condiciones.

    "No nos vamos a inmiscuir en la legislación interna de los países, pero queremos marcar preocupaciones, porque así va a ser muy difícil competir; el salario de los trabajadores no puede ser la variable de ajuste para la competencia en los mercados", criticó el canciller uruguayo, según consta en una nota oficial publicada por la web de Presidencia del Gobierno de Uruguay.

    La nueva legislación laboral de Brasil pone por delante los acuerdos a los que lleguen empresas y trabajadores sobre lo que marca la ley y pretende flexibilizar aspectos como la división de las vacaciones, la reducción de jornada, la participación en beneficios y resultados, el banco de horas extra y el descanso para el almuerzo.

    El Gobierno del presidente de Brasil, Michel Temer, considera esta reforma como uno de los pilares de su política económica y un aspecto clave para estimular la creación de empleo, mientras que la oposición critica que se haya acabado rápidamente y sin apenas diálogo con la sociedad civil, con derechos de los trabajadores conquistados durante décadas.

    Además:

    Temer da luz verde y la reforma laboral se convierte en ley en Brasil
    Opinión: "La reforma laboral en Brasil establece relaciones propias del siglo XIX"
    Temer: presidencia brasileña del Mercosur será "muy productiva"
    Etiquetas:
    polémica, reforma laboral, Uruguay, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik