04:47 GMT +324 Septiembre 2018
En directo
    Los soldados del Ejército de EEUU

    Guerra eterna: la trampa afgana de Donald Trump

    © AFP 2018 / Nikolay Doychinov
    Política
    URL corto
    380

    En los últimos meses, la situación en Afganistán se está desestabilizando a pasos agigantados. El Talibán va tomando el control de nuevas áreas y los señores de la guerra entran en conflicto abierto con el presidente. Además, las compañías militares privadas están dispuestas a ocupar el lugar dejado por las fuerzas de la coalición internacional.

    Mientras tanto, la Casa Blanca no puede encontrar una fórmula para salir dignamente de la guerra más larga de la historia de EEUU, señalan Ignat Kalinin e Ígor Kriuchkov, en un artículo para el diario Gazeta.ru.

    De acuerdo con un reciente informe del inspector general especial para la recuperación de Afganistán —establecido por el Congreso de Estados Unidos en 2008—, actualmente, solo el 60% del territorio está bajo control del Gobierno del presidente Ashraf Ghani. El 11% ha sido capturado por los talibanes y el restante 29% está bajo control de los señores de la guerra.

    Como parte de la operación denominada Apoyo Decisivo, en Afganistán hay desplegados alrededor de 15.000 militares, mayoritariamente de los países occidentales de la coalición liderada por EEUU.

    Lea más: General de EEUU califica de "fracaso total" la campaña estadounidense en Afganistán

    En julio, Trump constató que no se puede llamar ganador a EEUU en Afganistán. "Estamos perdiendo la guerra", declaró el mandatario estadounidense en aquella ocasión.

    "De hecho, cualquier acción decidida únicamente empeoraría la posición de Washington", opinan los autores del artículo. 

    La semana pasada, el señor de la guerra y primer ministro de Afganistán dio la primera rueda de prensa en los últimos 20 años. Gulbudin Hekmatiar advirtió al líder de EEUU de que era inadmisible que introdujeran tropas adicionales en el país y enfatizó que la paz y la estabilidad en Afganistán solo pueden lograrse a través de una Presidencia fuerte y de la celebración de elecciones transparentes.

    "Es imposible ganar esta guerra con el aumento de fuerzas extranjeras. Queremos que la comunidad internacional ayude a Afganistán a detener la intervención de los extranjeros y de sus vecinos", sostuvo. 

    Las palabras de Hekmatiar coinciden curiosamente con las de la exrepresentante especial de EEUU en Afganistán y Pakistán Laurel Miller —cargo abolido por el nuevo Secretario de Estado, Rex Tillerson—, observan los periodistas. En una reciente entrevista con The Vox, la exresponsable señaló que "La victoria militar no es posible en un futuro próximo". 

    Al mismo tiempo, respondiendo a la pregunta de por qué EEUU debe permanecer en Afganistán después de tantos años, la diplomática dio un argumento profundo: demasiado dinero —más de 700.000 millones de dólares— y vidas —alrededor de 150.000— han sido sacrificados como para no concluir la misión. 

    Por lo tanto, Donald Trump se enfrenta a un problema que quiere resolver pero para el que carece de una solución adecuada. Por un lado, los analistas afirman que la fuerza militar no puede solucionar nada, sino que es necesario dejarle un margen de maniobra al presidente Ghani y las instituciones democráticas. Pero en este caso, existe el riesgo de que se produzca una rápida desestabilización y pérdida de iniciativa en la región, analizan los columnistas.

    Por otro lado, está la opción de una retirada completa para que todos los actores del conflicto lo solucionen por su propia cuenta. No obstante, los resultados de un plan similar pudieron verse tras la retirada de las tropas estadounidenses de Irak en 2011 y la consiguiente formación del grupo terrorista Estado Islámico —o Daesh, proscrito en Rusia y otros países—.

    La tercera opción, apoyada por los generales dirigidos por el asesor de Seguridad Nacional Herbert McMaster, consiste en reforzar el contingente militar estadounidense en el país. Esta es una medida cara y de eficacia cuestionable a la que ya recurrió sin demasiado éxito el predecesor de Trump, concluyen Kalinin y Kriuchkov. 

    Lea más: "Estamos perdiendo": Trump encuentra la fuente de mala suerte de EEUU en Afganistán

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Ataque aéreo de EEUU mata por error a militares en Afganistán
    McCain: EEUU está perdiendo la guerra en Afganistán
    Etiquetas:
    política, guerra, Casa Blanca, Donald Trump, Afganistán, EEUU