16:34 GMT +319 Septiembre 2017
En directo
    María Zajárova, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia

    Rusia, dispuesta a tomar represalias contra los diplomáticos de EEUU

    © Sputnik/ Valery Melnikov
    Política
    URL corto
    0 61370

    MOSCÚ (Sputnik) — Rusia podría expulsar diplomáticos estadounidenses y embargar inmuebles de la embajada norteamericana en Moscú en respuesta simétrica a las medidas que Washington tomó a finales de 2016, reafirmó la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova.

    "Queremos evitar medidas extremas, nunca nos apresuramos en ello pero la pausa que hemos guardado, evidentemente, se está prolongando más de la cuenta. Si los colegas estadounidenses no lo entienden de otra manera,  en un momento dado tendremos que actuar en este sentido", advirtió Zajárova.

    Más tarde, en sus declaraciones al canal Rossiya 1, Zajárova afirmó que Moscú dispone "diferentes opciones" para resolver el asunto de la propiedad diplomática.

    "Hasta ahora partimos de que el problema debe ser resuelto de manera civilizada, en el marco legal, y seguramente, de manera humana, teniendo en cuenta las tensiones en Washington", dijo la diplomática.

    Precisó que Rusia va a defender sus intereses.

    A finales del año pasado, EEUU declaró personas no gratas a 35 diplomáticos rusos, dándoles 72 horas de plazo para abandonar el país y ordenó el cierre de dos mansiones en Centreville, Maryland y Oyster Bay, Nueva York, que supuestamente eran utilizadas para espiar.

    El jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, sugirió en un principio expulsar de Rusia a 35 diplomáticos estadounidenses y prohibir que EEUU sigan usando una casa de campo en el noroeste de Moscú y un almacén en el sur de la capital rusa, en respuesta simétrica a Washington.

    Sin embargo, el presidente Vladímir Putin anunció que el país no se rebajaría al nivel de una "diplomacia de cocina" y se reservaría el derecho a tomar contramedidas en función de la política que implementara la nueva administración estadounidense.

    Fuentes del diario The Washington Post revelaron a finales de mayo pasado que la administración de Donald Trump estudia reabrir los dos locales embargados pero privarlos de inmunidad diplomática para que agentes de seguridad estadounidenses pudieran entrar allí como en otros edificios ordinarios.

    Rusia esperó durante medio año que EEUU reabriera el acceso a las mansiones de Centreville y Oyster Bay, pero el primer cara a cara entre los presidentes Donald Trump y Vladímir Putin en Hamburgo terminó sin que el asunto fuera resuelto.

    Según las previsiones, el tema será tratado durante la reunión que el viceministro de Exteriores ruso Serguéi Riabkov mantendrá el próximo lunes con el secretario de Estado adjunto de EEUU Thomas Shannon.

    Zajárova confirmó hoy en una rueda de prensa que el encuentro tendrá lugar.

    "Efectivamente, las consultas ruso-estadounidenses sobre los temas de relaciones bilaterales están programadas para el 17 de julio en Washington. Serán celebradas por el vicetitular de Exteriores Serguéi Riabkov y el secretario de Estado adjunto de EEUU Thomas Shannon", dijo.

    Además: Rusia considera escandaloso que EEUU aún no haya reabierto dos inmuebles diplomáticos rusos

    El Kremlin de Moscú
    © Sputnik/ Alexei Druzhinin / Anton Denisov
    La portavoz del Ministerio de Exteriores expresó "la confianza en que ahora, tras el encuentro al máximo nivel que tuvo lugar el 7 de julio en Hamburgo, EEUU asuma una actitud más constructiva".

    "Más que una reunión protocolaria —hemos tenido bastantes ya a nivel de embajadas—  esperamos de la parte estadounidense una conversación concreta, propuestas detalladas y discusiones a fondo acerca de cómo salir de esa situación", dijo Zajárova.

    La portavoz recordó que "Washington no solo rehusó cancelar su decisión sobre la expulsión de diplomáticos rusos sino que se niega a expedir visados para las personas que deben reemplazarlos".

    El propio Riabkov señaló la víspera que su encuentro con Shannon es necesario "a pesar de todas las dificultades que hay en el diálogo con EEUU".

    Al comentar la situación en Siria, María Zajárova apuntó que continúan las labores para la creación de una zona de distensión en la región siria de Idlib.

    Según la diplomática, de momento se lleva a cabo la labor para ajustar los mecanismos de seguimiento de las zonas de distensión que buscan reducir el nivel de violencia en Siria, mejorar la situación humanitaria de la población siria.

    "El trabajo sobre los mecanismos del seguimiento de la distensión continúa en otras zonas en las provincias de Idlib, en las áreas al norte de Homs, en Guta Oriental", dijo.

    La determinación de las zonas de distensión y el seguimiento del alto el fuego centraron la última ronda de las negociaciones sirias en Astaná, celebradas a principios de julio, aunque no se firmó ningún documento al respecto.

    Siria vive desde marzo de 2011 un conflicto armado en el que las tropas gubernamentales se enfrentan a grupos armados de la oposición y a organizaciones terroristas.

    Según datos de la ONU, entre 300.000 y 400.000 personas perdieron la vida en el conflicto.

    Diálogo sobre Corea del Norte

    Rusia y Estados Unidos llevan a cabo un diálogo sobre Corea del Norte para elaborar una solución política a las tensiones en la región, declaró la portavoz de la Cancillería rusa.

    La diplomática constató que los contactos entre EEUU y Rusia se realizan no solo a través de las embajadas y entre el Ministerio de Exteriores de Rusia y el Departamento de Estado de EEUU, sino "por supuesto también en el Consejo de Seguridad de la ONU".

    "Como saben tenemos discrepancias y puntos de contacto, por lo menos, dialogamos y creemos que es necesario elaborar soluciones políticas que conduzcan al arreglo de la situación o impidan ulterior tensión en la región", dijo la portavoz.

    El 12 de julio, el periódico Izvestia informó, citando una fuente diplomática rusa, que Rusia y China no apoyarán en el Consejo de Seguridad el proyecto de resolución de EEUU contra Corea del Norte.

    Anteriormente, medios comunicaron que EEUU repartió entre los miembros permanentes del Consejo de Seguridad –Rusia, China, Reino Unido y Francia– un borrador que prevé aplicar nuevas sanciones contra Corea del Norte tras la presunta prueba de un misil intercontinental.

    El 4 de julio Pyongyang volvió a caldear la situación en la península de Corea al probar lo que presentó como un misil balístico intercontinental que logró alcanzar una altitud de más de 2.800 kilómetros y cayó en el mar del Este dentro de la zona económica exclusiva de Japón.

    El Ministerio de Defensa ruso informó por su parte que el misil norcoreano alcanzó una altitud de 535 kilómetros y voló 510 kilómetros y que se trataba de un misil de alcance medio.

    Con esta prueba se eleva a 10 el número total de ensayos de misiles balísticos que Corea del Norte realizó en lo que va de año, incluyendo dos lanzamientos fallidos en abril.

    En 2016, Pyongyang llevó a cabo más de 20 ensayos similares, además de la cuarta y la quinta pruebas nucleares, pese a las prohibiciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

    Además:

    Al Kremlin se le agota la paciencia
    Trump: EEUU y Rusia están trabajando en una nueva tregua en Siria
    Pyongyang: EEUU está jugando con fuego encima de un polvorín
    Etiquetas:
    inmueble, María Zajárova, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik