En directo
    Política
    URL corto
    131
    Síguenos en

    Ya hay fecha y ya hay pregunta. El referéndum catalán sobre la independencia se celebrará el 1 de octubre y tanto el Gobierno catalán como el español se han apresurado a lanzar advertencias, justificaciones y declaraciones que prometen que los próximos meses serán muy convulsos para ambas partes.

    '¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de República?'. El anuncio de la fecha y de la pregunta del referéndum independentista catalán supone otra vuelta de tuerca que añade más presión que nunca a un proceso que lleva casi cinco años ocupando la agenda del Gobierno de Cataluña.

    Fecha: 1 de octubre

    En el Palacio de la Generalitat, sede del Gobierno catalán, el vicepresidente Oriol Junqueras y el 'president' Carles Puigdemont no solo han revelado la fecha y la pregunta.

    También han recordado que, por activa y por pasiva, se ha buscado sin éxito la complicidad del Ejecutivo español para celebrar un referéndum pactado y conocer así la opinión de los catalanes.

    El vicepresidente de la Generalitat también ha hecho referencia a las prácticas "dudosamente democráticas" con las que el Estado español, a su juicio, ha intentado torpedear el proceso independentista.

    "Nos encontramos ante un Estado que, de forma reiterada, ha negado la posibilidad de que los cuidadanos de Cataluña voten y decidan su futuro a través de su voto. Y lo ha hecho en 18 ocasiones. Un Gobierno español y unos partidos políticos que permiten la continuidad de ese Gobierno (…). Un Gobierno que viola los derechos democráticos y que tiene ministros que conspiran abiertamente en contra del sistema democrático de Catalunya".

    Un proceso con años de vida

    Las ambiciones independentistas vienen de lejos. Minutos antes de hacer pública la fecha y la pregunta del referéndum, el presidente Puigdemont recordó que el día 27 de junio de 2017 se cumplen siete años de la sentencia del Tribunal Constitucional contra el Estatuto de Autonomía de Cataluña. El presidente de la Generalitat la ha puesto como ejemplo de las pocas esperanzas que cabe depositar en el Gobierno central.

    "Para llegar a aprobarlo, seguimos un largo itinerario en el que hubo diálogo con el Estado, en el que hubo pacto con casi todas las instituciones constitucionales y todo con amplísima mayoría. E incluso un referéndum acordado. Pero no sirvió para encontrar soluciones, sino todo lo contrario", aseveró el 'president'.

    Puigdemont lamentó la escasa "cultura política" del Tribunal Constitucional, el órgano encargado de velar por la interpretación de la Constitución española, al que considera una institución fuertemente politizada "con miembros caducados" y comprometidos con el partido político que gobierna hoy en España —el Partido Popular-.

    Lea más: Cataluña necesitaría más de 4.000 funcionarios para organizar el referéndum

    También acusó al TC de haber sido el culpable de acabar con el diálogo y con el acuerdo.

    "Aquel tribunal hoy no es mejor. Hoy este tribunal puede suspender a cargos electos de manera fulminante y sin juicio".

    "Los catalanes se independizarán de una forma u otra"

    La coalición independentista también ha aprovechado el anuncio para volver a tender la mano al Ejecutivo español y ha asegurado que trabajará en todo momento para intentar alcanzar un acuerdo hasta el último día.

    Lo que sí que parece claro, opina el analista Ígor Pshenichnikov en su artículo para Sputnik, es que "los catalanes se independizarán de una forma u otra". El autor hace referencia a lo poco que le conviene al Gobierno central crear una situación en la que se vean forzados a arrestar a quienes convoquen el referéndum.

    No queda claro si su oferta de diálogo a Madrid —una más entre muchas— es algo que el mismo Gobierno catalán contempla o si es solo un gesto de cara a la galería.

    Que Puigdemont reconociese de manera oficial que a estas alturas rechaza ya cualquier diálogo con el Estado sería más perjudicial que beneficioso, sobre todo cuando Bruselas guarda silencio y, tras un comunicado de la Comisión de Venecia ha aclarado que, para que el resultado del referéndum sea reconocido internacionalmente, debe ser obligatoriamente acordado con el Estado español.

    Lea más: El Gobierno español califica de "innegociable" la propuesta de referéndum en Cataluña

    De ahí que Puigdemont pueda estar dispuesto a sacrificar una pregunta y una fecha que acaban de ser anunciadas si finalmente, aunque sea improbable, se consigue un acuerdo con Madrid. Incluso si ese acuerdo no convence demasiado a los independentistas y alarga el final del proceso.

    Además:

    La líder de la oposición en Cataluña pide nuevas elecciones autonómicas
    Pablo Iglesias: referéndum unilateral no resolverá la situación en Cataluña
    Podemos cree que un referéndum unilateral en Cataluña "no va a funcionar"
    Podemos ve a Rajoy capaz de utilizar la fuerza para evitar un referéndum en Cataluña
    Madrid considera "evidente" que una Cataluña independiente saldría de la UE
    Etiquetas:
    Declaración Unilateral de Independencia, independencia, UE, Comisión de Venecia del Consejo de Europa, Mariano Rajoy, Carles Puigdemont, España, Cataluña
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook