En directo
    Política
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — El presidente de Brasil, Michel Temer, desafió a sus opositores a derribarlo en una entrevista en la que insistió en que no piensa dimitir a raíz del escándalo de unas grabaciones en las que presuntamente autorizó sobornos.

    "No voy a renunciar, si quieren, que me derriben porque si renuncio es una declaración de culpa", aseguró Temer a diario Folha de São Paulo, para añadir que que está teniendo "relativo éxito" en demostrar que el empresario que lo grabó forzó la conversación y cortó los audios.

    El dueño de la empresa JBS, Joesley Batista, grabó la conversación privada que tuvo con Temer hace dos meses en el Palacio de Jaburu, sede de la vicepresidencia, en la que el mandatario dio luz verde a la entrega de sobornos al expresidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, para comprar su silencio en la cárcel.

    En esa conversación Batista explica al presidente que compró a jueces y procuradores para frenar el avance de la Operación Lava Jato (investigación de corrupción), pero Temer descartó que él haya cometido un delito de prevaricación por permanecer inalterado ante el relato de tales delitos.

    "Confieso que no me tomé en serio esa tontería, el objetivo central de la conversación no era ese; él fue llevando la conversación hacia un punto, mis respuestas eran monosilábicas…", intentó justificarse el presidente.

    El líder del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) también aseguró que "no sabía" que Batista ya estaba siendo investigado por presuntos delitos de corrupción.

    Durante la entrevista del 22 de mayo hizo autocrítica al decir que debería tener más cuidado a la hora de recibir a las personas en el palacio, colocando un arco de control de metales, por ejemplo, para evitar que Batista entrara con una grabadora.

    Más aquí: Experto: "Ya no hay reglas en Brasil"

    Temer aseguró que el video en el que se ve a uno de sus asesores más próximos, el diputado Rodrigo Rocha Loures (PMDB), con una maleta con 500.000 reales (más de 150.000 dólares) es un "montaje".

    Rocha Loures mantiene con él apenas una relación "institucional", sostuvo, a pesar de que lo conoce desde hace 10 años y trabajó con él en el gabinete de la vicepresidencia y ahora en la Presidencia.

    Temer también negó que vaya a tener dificultades para gobernar, a pesar de que aliados como el Partido Socialista de Brasil y el Partido Popular Socialista ya le retiraron su apoyo.

    Además: Temer cancela su agenda oficial ante la crisis de Gobierno

    Sus dos principales aliados, el Partido de la Social Democracia Brasileña y Demócratas están debatiendo internamente y podrían salir del Gobierno en los próximos días, algo que Temer descarta.

    "Voy a revelar fuerza política precisamente a lo largo de las próximas semanas con la votación de materias importantes (…) tengo la absoluta convicción de que lo consigo; se creó un clima de que será un desastre, de que Temer está perdido; yo no estoy perdido", aseguró.

    En el Congreso Nacional se estaban tramitando medidas importantes, como la reforma del sistema de pensiones y la reforma laboral, que ahora quedaron bloqueadas.

    Desde el pasado 17 de mayo, cuando estalló el escándalo, Temer se enfrenta a la crisis más grave de su Gobierno, un año después de acceder al poder.

    Lea más: Senador brasileño Aécio Neves renuncia a presidencia de su partido

    La oposición ya registró en el Congreso diversas peticiones de "impeachment" (juicio político) para apartar a Temer de la Presidencia.

    Además:

    Poder Ejecutivo de Brasil pide las grabaciones íntegras que implican a Temer
    Los astros predicen un 'Fuera Temer' en Brasil
    Etiquetas:
    corrupción, Operación Lava Jato, Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMDB), JBS, Michel Temer, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook