En directo
    El primer ferri de Corea del Norte arribando al puerto de Vladivostok

    La respuesta rusa al 'control' de EEUU: el primer ferri norcoreano llega a Vladivostok

    © Sputnik/ Semion Apasov
    Política
    URL corto
    2013122621

    El primer ferri de pasajeros de la nueva línea marítima que conecta el puerto norcoreano de Rajin con Vladivostok llegó el 18 de mayo a la ciudad rusa. Así respondió el puerto ruso a las nuevas restricciones contra Corea del Norte aprobadas recientemente por el Congreso de EEUU, opina Alexandr Jrolenko, columnista de Sputnik.

    El proyecto de ley de las nuevas medidas restrictivas relacionadas con el programa nuclear norcoreano prevé, entre otras cosas, un "control especial" por parte de EEUU de los puertos marítimos de varios Estados y los puertos del Lejano Oriente ruso —como el de Vladivostok, Najodka y Vánino—.

    En 2016, el presidente ruso, Vladímir Putin, firmó un decreto sobre las medidas a seguir a la hora de aplicar la resolución 2.270 del Consejo de Seguridad de la ONU del 2 de marzo de 2016, que regula la aplicación de las restricciones contra Pyongyang. La lista de limitaciones ocupa 30 páginas. Concretamente, las sanciones prohíben la venta a Corea del Norte de todo tipo de armas convencionales y limitan significativamente las exportaciones de carbón, hierro, oro, titanio y minerales naturales raros del país.

    No obstante, ninguna nación del mundo ni ninguna organización internacional autorizan a EEUU a la hora de controlar el cumplimiento de las resoluciones adoptadas por el Consejo de Seguridad de la ONU por medio de actuaciones policiales u otros métodos.

    "El proyecto de ley del Congreso estadounidense cuestiona la actividad económica internacional, la soberanía de Rusia, pero, sobre todo, la cordura de los autores del documento", opina Jrolenko.

    Las dificultades del control estadounidense

    EEUU tiene la intención de controlar qué buques llegan a Rusia y otros países —como China, Siria e Irán— y qué mercancías transportan a los puertos de Corea del Norte, recuerda el periodista.

    Según el proyecto de ley, si Washington considera que una ruta o una carga son sospechosas, podría realizar actuaciones policiales o imponer sanciones a los propietarios de los buques y las cargas. Además, los servicios especiales de EEUU serían capaces de obtener permiso para inspeccionar embarcaciones y aeronaves que hubieran visitado Corea del Norte durante los últimos 365 días.

    De acuerdo con el documento, EEUU prohibiría también a los habitantes de todo el mundo el derecho a contratar a ciudadanos de Corea del Norte, que con sus ingresos en el extranjero podrían acabar financiando el desarrollo de programas nucleares.

    No es de extrañar que la iniciativa de EEUU haya causado indignación en Rusia, señala el columnista.

    "Espero que este proyecto de ley nunca se implemente, puesto que su aplicación significaría el desarrollo de una estrategia de fuerza con inspecciones forzosas de todos los buques por parte de la Armada de EEUU. Esta estrategia de fuerza no tiene sentido, porque implicaría una declaración de guerra", comenta Konstantín Kosachev,  presidente del Comité de Asuntos Internacionales del Consejo de la Federación de Rusia.

    No obstante, una cosa es querer y otra poder, señala Jrolenko. Washington no puede controlar los puertos ni la actividad económica de los Estados independientes y es capaz de observar las actividades portuarias del Lejano Oriente de Rusia solo a distancia, recuerda el periodista.

    La información sobre el movimiento marítimo a través de los puertos rusos es confidencial y puede ser transferida a otro Estado solo con la aprobación previa de las autoridades competentes. De lo contrario, supondría una revelación de secretos comerciales estatales, es decir, espionaje, con la consiguiente responsabilidad penal contra los 'controladores'.

    EEUU puede solicitar a Rusia y otros países información sobre transporte marítimo, pero estos no tienen la obligación de proporcionar este tipo de documentos. Tampoco existen acuerdos bilaterales ni internacionales al respecto.

    No obstante, Washington es capaz de obtener información de manera independiente, utilizando los medios de inteligencia espacial a su alcance, el 'hackeo' de la base de datos de los puertos, o mediante la ayuda de agentes locales. También puede inspeccionar los buques cuando estos se encuentran en aguas internacionales.

    "Todo es posible, pero teniendo en cuenta el volumen total del tránsito marítimo y las capacidades de las fuerzas navales de los países mencionados anteriormente, el control se convierte en una actividad ingrata y peligrosa", advierte Jrolenko.

    ¿Por qué apuesta Rusia por la nueva línea marítima con Corea del Norte?

    La apertura de una línea de carga y de pasajeros desde Rajin a Vladivostok es una medida que se encuadra en las políticas del Estado ruso para el desarrollo socioeconómico del Lejano Oriente.

    La introducción del régimen de puerto libre en  Vladivostok contribuye al flujo de turistas extranjeros a Rusia, y el turismo y los contactos económicos, por su parte, son importantes a la hora de crear un clima favorable para la inversión, explica el autor.

    Contamos lo que otros callan

    Busca en Facebook a SputnikMundo y descubre las noticias más importantes. Dale a "me gusta" y compártelo con tus amigos. Ayúdanos a contar lo que otros callan.

    Etiquetas:
    Corea del Norte, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik