En directo
    Política
    URL corto
    22218
    Síguenos en

    La agenda oficial de la visita de Angela Merkel a Rusia se enmarca en los preparativos para la próxima reunión del G20 en Hamburgo (Alemania), durante la cual se espera que Vladímir Putin y Donald Trump se reúnan por primera vez. Sin embargo, politólogos de Rusia y de Alemania coinciden en que la canciller traerá consigo algo más que eso.

    El susto de Trump

    La noticia de que Angela Merkel visitará Sochi el 2 de mayo fue bastante inesperada. Después de todo, la canciller alemana, que ahora se encuentra envuelta en una feroz campaña electoral, había declarado con anterioridad que visitaría Rusia solo si la solución al conflicto en Ucrania mostraba un avance significativo. Además, es poco probable que Merkel se ocupe personalmente de las cuestiones organizativas del G20. Más bien podría tratarse de un viaje de interés por conocer la postura del mandatario ruso ante su homólogo estadounidense.

    Con la entrada de Donald Trump a la Casa Blanca, el mundo occidental —y Berlín en particular— sufrió un ataque de pánico ante la posibilidad de que EEUU y Rusia aumentaran su cooperación y fueran capaces de resolver por sí solas los conflictos vigentes en Siria y Ucrania. Este último, en particular, dañaría el rol de Alemania en la solución de la crisis, y el de Merkel como principal intermediaria en los acuerdos de Minsk.

    Después de todo, Barack Obama, durante su mandato, le entregó a la canciller alemana las riendas de la alianza transatlántica en la solución de este conflicto, destaca el corresponsal de Sputnik Armin Siebert. Hoy día, casi todas las señales apuntan al hecho de que la política de Trump hacia Rusia no diferirá de la de su predecesor, a no ser que se produzca un deshielo en las relaciones personales entre los dos presidentes, por ejemplo, en Hamburgo.

    Merkel como 'garante de la paz' en el este de Ucrania

    Si Washington continúa dejando el tema de Ucrania a merced de Berlín, por una parte, seguirá aumentando el prestigio de Merkel en la arena internacional. Por otra parte, la implementación del último acuerdo de Minsk se encuentra prácticamente estancada desde la fecha en la que fue firmado, hace más de dos años. Esto podría llevar a Merkel a apostar por una intervención de EEUU, ya sea para presionar a Kiev u ofrecerle a Moscú un trato que la Unión Europea es incapaz de ofrecer por sí sola, considera el politólogo alemán Alexander Rahr.

    Rahr, quien también es especialista en las relaciones con Rusia y miembro del consejo organizativo del Foro Ruso-Alemán, compartió con Sputnik que el tema ucraniano será, probablemente, el eje de las conversaciones entre Merkel y Putin.

    "Independientemente de si lo desea o no, Merkel, como canciller federal, es la garante del éxito del proceso de paz en el este de Ucrania, o de su fracaso. Ella comenzó este proceso, fue su idea. Ella fue quien llevó de la mano a Minsk al presidente francés, [François] Hollande, donde se inició este proceso con la participación de Rusia y Ucrania. Si [el acuerdo de Minsk] falla, será considerado un error de Merkel".

    Alexéi Mujin, director del Centro de Información Política de Moscú, asegura que, en lo que respecta a los dos principales desacuerdos entre Occidente y Rusia —Ucrania y Siria—, no habrá ningún avance sustancial.

    "Por el momento, no es de interés para Alemania crear mucho ruido alrededor de estos temas. Ni en Siria ni en Ucrania la política europea ha sido demasiado exitosa", expresó Mujin.

    Encuentro entre Vladímir Putin, Angela Merkel, François Holland y Petró Poroshenko en Minsk, 12 de febrero de 2015
    © AP Photo / Alexander Zemlianichenko, pool
    Encuentro entre Vladímir Putin, Angela Merkel, François Holland y Petró Poroshenko en Minsk, 12 de febrero de 2015

    La supuesta influencia rusa en las elecciones en Alemania "es un disparate"

    El director general del Foro Ruso-Alemán, Martin Hoffmann, compartió con Sputnik que el viaje de Merkel a Sochi tiene como principal meta demostrar quién es la persona que aún marca la política exterior germana.

    "Después de que varios políticos alemanes realizaran visitas a Putin, es importante para Merkel demostrar que es ella quien tiene la prioridad en lo que respecta a los asuntos de carácter internacional".

    Algunos, —como el jefe de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV), Hans-Georg Maassen—, han expresado su temor de que Rusia pueda intervenir en la campaña electoral germana. El politólogo y profesor de la Universidad de Göttingen, Peter Schultz, cree que eso "es un disparate y cosa de ayer".

    "Se predice lo siguiente: si fracasamos en las elecciones del 24 de septiembre, por supuesto, será por culpa de los rusos. Esto es ridículo. Rusia es en este momento una especie de monstruo al que nadie quiere acercarse", compartió Schultz con Sputnik.

    Los más idealistas, por su parte, esperan que la visita de Merkel a Sochi sea un punto de inflexión en las relaciones entre Alemania y Rusia. De esta manera, por ejemplo, se podría regresar al tan frecuentemente citado en ambos países proyecto de un único espacio económico, desde Lisboa hasta Vladivostok. Pero Schultz se muestra más realista y considera que el tiempo para tales iniciativas aún no ha llegado.

    "El espacio económico desde Lisboa a Vladivostok algún día existirá, pero es más bien una cuestión de tiempo que de política. El comercio podría florecer nuevamente sin las limitaciones financieras establecidas por las sanciones. (…) Los lazos económicos con Rusia son casi el último puente que todavía nos une", agregó el profesor.

    Occidente necesita un acuerdo de cooperación estratégica con Rusia

    Schultz no espera mucho de la visita de Merkel: "Como mucho, un leve descenso de las tensiones, pero no un deshielo sustancial en unas relaciones prácticamente congeladas. Merkel no tiene mucho que ofrecerle a Moscú en realidad. Ahora, si el orden del día incluyese algún tipo de flexibilidad del régimen de sanciones, eso, sin lugar a dudas, culminaría en una respuesta positiva por parte de la parte rusa. Pero no creo que sea así".

    El politólogo Alexander Rahr también pone sus esperanzas en el comercio como principal impulsor de una normalización. Además, considera que el conflicto generalizado entre Occidente y Rusia debe pasar a la historia. Para Rahr, la mayoría de los europeos desea una normalización de las relaciones con Moscú.

    Lea también: Putin, Merkel y Hollande acuerdan intensificar la cooperación antiterrorista

    El politólogo ruso Alexéi Mujin, por su parte, indica que, de momento, la canciller alemana no puede cambiar su posición respecto a las relaciones con Rusia debido a la campaña electoral, que está ya en marcha.

    "Está claro que Angela Merkel necesita demostrar que todo lo que ha venido haciendo con anterioridad ha tenido algún efecto político. (…) Más tarde, después de su elección, Merkel quizá reduzca su nivel de hostilidad hacia Rusia y suavice un nivel de confrontación totalmente inútil".

    Situación beneficiosa para Merkel

    El director general del Foro Ruso-Alemán, Martin Hoffmann, por el contrario, considera que la posición de la canciller no será demasiado rígida:

     "Creo que el tema de Rusia no desempeñará un papel importante en la campaña electoral, con el fin de no agravar la situación. El objetivo de la visita es más bien demostrar que, a pesar de todo, el diálogo no ha sido cortado del todo, que con Merkel se puede llevar una línea política constante y que ella mantiene el contacto con Putin".

    De esta manera, la canciller germana demuestra que sigue buscando un diálogo con Moscú, pero, al mismo tiempo, mantiene su línea rígida. Por lo tanto, habría demostrado su lealtad hacia la política de la OTAN respecto a Rusia y calmado a sus partidarios.

    El hecho de que Merkel, que siempre ha llevado a cabo su probada política de espera, de repente se atreva a experimentar poco antes de las elecciones parece increíble. Al parecer, Moscú tampoco espera señales de cambio por parte de Berlín. De cualquier manera, Rusia parece haber dejado de buscar su "ventana a Europa", poniendo el foco más bien en una vista panorámica de 360°.

    Además:

    EEUU desinforma a Rusia sobre el cumplimiento del Tratado INF
    China y EEUU debaten posible reunión entre Xi y Trump al margen de la cumbre del G20
    Trump y Merkel conversaron por teléfono sobre el desafío de seguridad de Corea del Norte
    Etiquetas:
    G20, Peter Schultz, Martin Hoffmann, Alexéi Mujin, Alexander Rahr, Armin Siebert, Angela Merkel, Vladímir Putin, Alemania, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook