01:54 GMT +320 Noviembre 2018
En directo
    Kim Jong-un, líder de Corea del Norte

    Kim Jong-un: ¿un psicópata o un líder racional?

    © REUTERS / KCNA
    Política
    URL corto
    18162

    Para muchos, Corea del Norte es un país "de pura locura" que a menudo amenaza a EEUU con acciones bélicas y "organiza ejecuciones brutales" regularmente mientras destina enormes recursos en el desarrollo de armas nucleares y en detrimento de su propio desarrollo económico, se afirma en un artículo publicado por Foreign Policy.

    Sin embargo, este enfoque no puede estar más alejado de la realidad, asegura la publicación.

    "Si este enfoque se usa como una guía para entender [las políticas] de Corea del Norte, este análisis es simplemente erróneo. Como una guía para la elaboración de políticas [de Washington] hacia Pyongyang, puede ser catastrófico", escribe el autor, Andréi Lankov.

    El modelo político de Corea del Norte puede parecer extraño o "irracional" desde el exterior, pero los Kim son "sobrevivientes políticos", cuyas acciones siempre han tenido un claro propósito: conservar el 'statu quo' vigente, es decir, un régimen liderado por su familia. Durante décadas lo han conseguido, reza el artículo.

    Los últimos 25 años "no han sido fáciles" para el país asiático. Corea del Norte vivió una hambruna masiva, sufrió la pérdida de casi todos sus aliados internacionales menos China y la confrontación con EEUU; sin embargo y a pesar de todo, los Kim han sobrevivido y se han quedado en el poder, "lo que es una prueba de su racionalidad y determinación implacable", según Lankov, profesor de la Universidad de Kookmin de Seúl y autor de varios libros sobre Corea del Norte.

    Ahora, es el turno del joven Kim Jong-un de guardar el poder. A juzgar por sus políticas, él ha identificado tres posibles amenazas y está trabajando metódicamente para neutralizarlas, teoriza el experto.

    La primera amenaza es un ataque extranjero. Aquí el líder norcoreano tiene frente a sus ojos los ejemplos de Sadam Husein, los líderes talibanes de Afganistán, y particularmente el destino de Muamar Gadafi, quien cerró el programa nuclear de Libia en 2003 a cambio de varios beneficios económicos.

    No obstante, en 2011, se realizó la intervención de la OTAN que selló el destino del coronel libio, recuerda Lankov.

    Vea también: "Sin armas nucleares, Corea del Norte sería otro Irak u otra Siria"

    Así, en lo que respecta a las armas nucleares, Kim Jong-un ve su programa nuclear como puramente defensivo. Sabe que cualquier ataque no provocado contra Corea del Sur o Estados Unidos "terminará mal", y ciertamente no es suicida. Al mismo tiempo, presume que ninguna gran potencia correría el riesgo de atacar un estado nuclear que tenga una capacidad de respuesta.

    "Las armas nucleares son una póliza de seguro para las autoridades norcoreanas. Ninguna presión u oferta cambiará su postura ya que creen que sin estas armas, sus días estarán contados", enfatiza el experto.

    Más aún, el lenguaje de fuertes declaraciones usado por Corea del Norte también tiene su fin. Al recordar constantemente  la existencia de las armas nucleares, Pyongyang crea, quizás deliberadamente, una imagen de un país "irracional y peligroso" con el que no deberían meterse, de acuerdo con el especialista.

    La segunda amenaza para el reino de Kim Jong-un es un golpe militar nacional. El líder norcoreano es joven y "tiene buenas razones para sospechar que sus generales no lo apoyan enteramente", dada su edad y falta de experiencia, según Lankov.

    También debe ser consciente de que los golpes militares en regímenes no democráticos son bastante comunes —y exitosos—.

    Se puede teorizar que las políticas domésticas norcoreanas —entre las cuales Lankov enumera "el terror, las purgas y las ejecuciones"— buscan precisamente prevenir un golpe militar o una consolidación de las élites opositoras al joven líder.

    El reciente asesinato de Kim Jong-nam, medio hermano de Kim Jong-un, de confirmarse la implicación de Pyongyang, "se ajustaría a este patrón", cree Lankov.

    "Pero la idea principal es que Kim no está supervisando un reinado irracional de terror. Un norcoreano promedio no parece enfrentar mayores posibilidades de ser arrestado por un crimen político que antes. El blanco de las represiones internas son los oficiales militares", añadió.

    La tercera amenaza es un levantamiento popular. El mayor problema de Corea del Norte es su estancada economía y la falta de una solución viable para esta crisis.

    Cualquier intento de liberalizar y abrir la economía llevaría a que la población comparara su bienestar con el de otros países —como la próspera vecina, Corea del Sur— y entendiera la magnitud de la mala gestión de sus autoridades, considera el autor. A su turno, esta revelación llevaría a un levantamiento popular y reunificación con y, probablemente, bajo el tutelaje de la parte sur de la península. No hace falta mencionar que eso destrozaría la élite norcoreana, ya sea física o formalmente.

    Al darse cuenta de este peligro, Kim Jong-un intenta hacer la vida más "tolerable" para su gente, permitiendo más independencia laboral y financiera.

    Esta política ha llevado a un cierto renacimiento económico: la mayoría de los expertos coinciden en que el crecimiento anual del PIB de Corea del Norte en los últimos años ha sido de alrededor un 3% o incluso más. La era del hambre ha terminado y el nivel de vida está creciendo gradualmente no solo en la capital sino en todo el país, afirma Lankov.

    Lea también: Kim Jong-un insta a erradicar el culto a las mercancías importadas

    Las políticas de Kim son arriesgadas, pero no son "irracionales". Hasta ahora, han funcionado y podrían funcionar muchos años más, destaca el autor de la publicación, así que el mundo debería olvidarse de "las soluciones rápidas" y de la desnuclearización de Pyongyang, y concentrarse en promover tendencias positivas, como logros económicos en el país asíático.

    "La mejor esperanza para un cambio drástico en el país es el propio pueblo norcoreano. Kim Jong-un es racional y su pueblo también lo es", concluye.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    EEUU envía dos duros mensajes a Corea del Norte
    Corea del Norte realiza los ejercicios de artillería más grandes en su historia
    Corea del Norte preparada para hundir a la "bestia bruta" de EEUU
    Corea del Norte amplía su campaña de trabajo duro para reflotar la economía
    Etiquetas:
    plan, locura, amenaza, política, Kim Jong-nam, Kim Il-sung, Kim Jong-un, Corea del Norte