En directo
    Política
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    SANTIAGO (Sputnik) — El presidente de EEUU, Donald Trump, exagera en su política exterior para desviar la atención de los problemas internos y el rechazo a su gestión que ha percibido en sus primeros cien días de Gobierno, que se cumplen el 29 de este mes, afirmó a Sputnik el politólogo chileno Pablo Lacoste.

    "Cuando (Trump) tiene complicaciones en el escenario interno exagera en su política exterior; él había prometido que iba a renunciar a ser la policía del mundo, a dejar de gastar recursos de los contribuyentes norteamericanos en asuntos internacionales, pero es justamente lo que está haciendo ahora", señala Lacoste, académico del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA) de la Universidad de Santiago.

    En las últimas semanas, el magnate ha puesto en alerta al resto del mundo por su ataque con misiles a una base aérea militar en Siria, lanzar su más poderosa bomba no nuclear a Afganistán y haber enviado portaaviones a la península de Corea para "amedrentar" al régimen del presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un.

    En opinión de Lacoste, el mandatario estadounidense creó "enormes" expectativas durante su campaña electoral, pero sin embargo estas se han ido frustrando al encontrarse con las negativas del resto de los poderes del Estado, como el Poder Judicial y el Congreso.

    "La realidad en el poder es muy distinta, (Trump) se encontró con que los senadores y jueces norteamericanos no le obedecen como lo hacían sus empleados; empieza a ver cómo funciona la autonomía de la justicia, de los congresistas, de las instituciones y se encuentra con paredes", analizó el especialista.

    Donald Trump
    © REUTERS / Carlo Allegri
    De acuerdo al doctor en Historia, el empresario transmitió a los ciudadanos de Estados Unidos la idea de que solucionaría "fácilmente" los complejos problemas del mundo, criticando a su antecesor Barack Obama (2009-2017) por perpetuar la guerra en Siria y llamando la atención sobre la "ineficiencia" de la élite en Washington.

    A su vez, construyó su propuesta de política exterior en base a un "enfrentamiento con China, a quien subiría el arancel de sus exportaciones en un 30 por ciento", además de plantear una alianza con Rusia y el Gobierno de Siria, "con el fin de estabilizar la situación en Medio Oriente".

    En el plano latinoamericano, el republicano centró su atención en México, a quien prometió la construcción de un muro fronterizo y amenazó con desincentivar las inversiones de las empresas estadounidenses en ese país.

    "Su política exterior sirvió para ganar la Presidencia, pero era inaplicable, porque le trajo un repudio generalizado, se encontró con problemas mayores, con ideas inviables, con instituciones que funcionan y le ponen límites", aseveró Lacoste.

    El analista internacional aseguró que este panorama mundial "imprevisible" es algo nunca antes visto, debido a que Trump se mueve "con arranques, improvisadamente, sin someter sus decisiones a la opinión de especialistas", indicó.

    Esta situación además, le ha valido el rechazo de la prensa local e internacional, que choca con su personalidad "agresiva, sin límites" y su "falta de empatía por advertir la complejidad de los asuntos" externos e internos.

    "Él está aprendiendo a gobernar, estos cien primeros días han sido de impactos, de shock, de aprendizaje, y ahora tenemos que ver si él se adapta y se incorpora al sistema republicano o si insiste en gobernar por decretos, decisiones espontáneas y por ocurrencias más que (por) proyectos", advirtió el académico.

    El pasado miércoles el mandatario estadounidense expresó en un discurso que ninguna administración "ha logrado más en sus primeros 90 días", que la suya, y destacó "el aspecto militar, la frontera, el comercio, las regulaciones (y) el cumplimiento de la ley".

    Entre sus medidas más polémicas se encuentra la firma de la construcción de un muro fronterizo con México, la renuncia al Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) y su intención de aplicar un veto migratorio contra ciudadanos y refugiados provenientes de países de mayoría musulmana.

    El mandatario pretendía suspender por 90 días el ingreso al país de personas provenientes de Irak, Irán, Libia, Siria, Somalia, Sudán y Yemen, y prohibir por 120 días la llegada de refugiados de cualquier procedencia e indefinidamente en el caso de sirios.

    El decreto fue bloqueado por la justicia estadounidense.

    Asimismo, en el ámbito doméstico continúa la investigación sobre su supuesto vínculo con Rusia, país al que la administración anterior y buena parte del Congreso acusan de haber interferido en las elecciones presidenciales en su favor.

    El caso motivó la renuncia de quien era hasta entonces su consejero de Seguridad Nacional, Michael Flynn, luego que se develara que este había mantenido conversaciones con el embajador de Moscú en Washington, Serguéi Kislyak, sin haber informado a los altos funcionarios del Gobierno estadounidense.

    Lea más: Trump enfrenta obstáculos domésticos e internacionales para cumplir promesas electorales

    Trump asumió como presidente de EEUU el 20 de enero de este año.

    Además:

    Trump y Xi Jinping acuerdan fortalecer la cooperación contra amenazas de Corea del Norte
    Trump se niega a destituir a su controvertido portavoz
    Trump, la tercera guerra mundial y el "dilema del prisionero"
    Etiquetas:
    Donald Trump, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook