En directo
    Política
    URL corto
    Escalada en Siria tras el presunto ataque con armas químicas en Idlib (403)
    463
    Síguenos en

    TASKENT (Sputnik) — Los ataques aéreos de EEUU contra Siria benefician solo a los que están interesados en frustrar las negociaciones de paz en Ginebra y en Astaná e intentan derrocar por la fuerza al Gobierno de Damasco, declaró el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov.

    "Al preguntarse a quién beneficia lo sucedido, hay solo una respuesta: a los que quieren minar los procesos de Ginebra y de Astaná y a los que quieren inventar pruebas imprescindibles, pretextos, motivos para abandonar la solución política y derrocar el régimen por la fuerza", dijo.

    Subrayó que el ataque no causó bajas entre militares rusos.

    "En cuanto a las bajas entre los militares rusos, no estoy informado, al parecer, no las hubo", dijo.

    Subrayó que el ataque estadounidense daña los lazos entre Moscú y Washington.

    "Todo esto erosiona las ya socavadas relaciones entre Rusia y Estados Unidos pero espero que no tengan consecuencias irreversibles", dijo Lavrov.

    Además el ministro ruso comparó el ataque con la invasión de Irak en 2003.

    "Recuerda la situación del año 2003 en que EEUU y Gran Bretaña, con algunos de sus aliados, invadieron Irak sin la autorización del Consejo de Seguridad de la ONU, cometiendo una burda violación del derecho internacional", dijo el ministro.

    El jefe de la diplomacia rusa señaló que "ahora no se molestaron siquiera en presentar hechos algunos".

    "Volvieron a explotar las fotografías de niños y los testimonios de diversas ONG, incluyendo a los granujas de los llamados Cascos Blancos que se dedican a diversos montajes para provocar acciones contra el Gobierno de Siria", indicó.

    Más de una década después de la invasión en Irak, recordó Lavrov, el entonces primer ministro británico Tony Blair "admitió que habían cometido un embuste, engañando a todos" con datos de inteligencia erróneos sobre las armas de destrucción masiva de Sadam Husein.

    "No sé cuándo nos tocará conocer toda la verdad sobre la toma de decisiones en esta situación, acerca de los ataques a Siria, pero pienso que debemos exigir esa verdad y lo haremos", aseguró.

    El canciller ruso hizo hincapié en que EEUU no quiso esperar la llegada de inspectores a Jan Sheijun para esclarecer las denuncias sobre el uso de sustancias tóxicas.

    "Da la impresión de que quería desviar la atención del Frente al Nusra (Nota: grupo terrorista proscrito en Rusia) en el que ve, posiblemente, un destacamento de reserva para pasar de las negociaciones al derrocamiento del régimen", dijo.

    En la madrugada de este viernes, EEUU lanzó 59 misiles de crucero Tomahawk desde sus buques de guerra emplazados en el Mediterráneo contra la base aérea de Shairat en la provincia siria de Homs.

    El ataque, que costó la vida a cinco militares y dos civiles, supone una represalia al uso de armas químicas en Jan Sheijun del que Washington y sus aliados occidentales, culpan a Damasco.

    El presidente de Rusia, Vladímir Putin, calificó el ataque a Shairat como agresión a un Estado soberano.

    El pasado martes la Coalición Nacional de Fuerzas Opositoras y Revolucionarias de Siria acusó a las tropas gubernamentales del empleo de armas químicas en la ciudad de Jan Sheijun, con un balance de 80 muertos y 200 heridos.

    Los resultados preliminares de una autopsia realizada en Turquía a tres víctimas del ataque apuntan a que la muerte se produjo por un masivo edema pulmonar resultante de la exposición a un gas asfixiante.

    El Gobierno de Siria sostiene que no había empleado sustancias tóxicas contra nadie —ni en Jan Sheijun ni en cualquier otra parte— y responsabilizó de los hechos a los terroristas.

    El Ministerio de Defensa de Rusia, por su parte, informó que la aviación siria atacó cerca de Jan Sheijun unos depósitos de los extremistas que contenían armas químicas que serían enviadas a los terroristas en Irak.

    Lanzamiento de misil de crucero Tomahawk
    © AP Photo / Mass Communication Specialist 3rd Class Ford Williams/U.S. Navy
    Siria se unió a la Convención sobre las Armas Químicas después de que varios centenares de personas fueron víctimas de un brutal ataque químico en el barrio de Guta Oriental, cerca de Damasco, en agosto de 2013.

    Su renuncia a las armas químicas bajo control de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) fue resultado de un acuerdo entre Moscú y Washington y permitió evitar la intervención militar de EEUU en Siria en 2013.

    Las armas químicas fueron retiradas del territorio sirio y la OPAQ anunció su total destrucción en enero de 2016.

    No obstante, el Departamento de Estado de EEUU publicó en junio de 2016 un informe que acusaba a Siria de seguir empleando armas químicas contra la población.

    Lea también: EEUU ataca con misiles de crucero una base de tropas gubernamentales sirias

    Por su parte, el entonces Alto Representante Interino de la ONU para Asuntos de Desarme, Kim Won-soo, declaró que los expertos de Naciones Unidas siguen sin poder confirmar la total destrucción en territorio de Siria de las instalaciones para la producción de armas químicas.

    Tema:
    Escalada en Siria tras el presunto ataque con armas químicas en Idlib (403)

    Además:

    Rusia convoca nuevas consultas del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Idlib
    Rusia exigirá reunión urgente del Consejo de Seguridad por ataque de EEUU contra Siria
    ¿A quién beneficia el presunto ataque con gas sarín en Siria?
    Gobernador de Homs: cinco militares y dos civiles murieron tras el ataque de EEUU contra una base en Siria
    Moscú pide reunión del Consejo de Seguridad de ONU tras ataque de EEUU en Siria
    Nueve aviones fueron destruidos tras el ataque de EEUU contra la base Siria
    Etiquetas:
    Shairat (base militar), Siria, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook