En directo
    Pinocho

    Toda la verdad sobre la cruzada contra las 'noticias falsas'

    © Flickr/ dierk schaefer
    Política
    URL corto
    242413

    Washington y un creciente número de capitales europeas se han sumado a la campaña "contra la información falsa que afecta a la política internacional". Pero resulta que detrás de esta decisión se esconden otros motivos, explica a Sputnik el periodista Tommaso Debenedetti.

    Cada vez más países aspiran a acabar con el flujo de noticias falsas, especialmente las que se propagan a través de las redes sociales. Muchos de ellos barajan la posibilidad de aplicar una censura estricta a los servicios que actúan en internet.

    Así, por ejemplo, Laura Boldrini, presidenta de la Cámara de Diputados italiana, acusó al sitio Bastabufale.it de realizar actividades ilícitas. Ello es incompatible con la libertad de expresión, advierte el periodista, especializado en crear cuentas ficticias en las redes sociales.

    "De hecho, las aspiraciones a introducir censura en las redes son muy fuertes en muchos países que quieren acabar con las noticias falsas, aunque, en realidad, ello les sirve de excusa para limitar y controlar internet", explica Debenedetti.

    Resulta paradójico que EEUU, el Reino Unido, Francia, Alemania y, a partir de ahora, Italia —países que tradicionalmente han abogado por la libertad de expresión— adopten medidas restrictivas contra internet. "¿Cuál es el objetivo? ¿Acaso es coincidencia que eso suceda cuando Francia y Alemania están a punto de celebrar comicios bastante controvertidos y el Reino Unido se enfrenta al Brexit?", plantea Tommaso Debenedetti.

    "Necesitan censurar la red a causa de las políticas nacionales con el fin de utilizar este recurso en el juego interno de las luchas por el poder", afirma.

    Sin embargo, Debenedetti explica que es imposible censurar la red global, ya que eso contradice su propia naturaleza.

    "El único método de combatir las 'fake news' es contratar a periodistas profesionales capaces de verificar las noticias antes de publicarlas", aconseja el experto.

    En vez de comprobar la información, los medios echan la culpa a internet o incluso a otros países mientras que, en realidad, cualquier persona que tenga acceso a la red puede propagar noticias falsas, confiesa el periodista.

    "Desde 2014 se desató una guerra mediática contra Rusia… Algunos periodistas occidentales creen en cualquier noticia negativa sobre Rusia sin pensar en verificar esa información", constata el especialista, ejemplificándolo en un caso en su propia carrera. Después de crear un perfil falso en Twitter de Wilbur Ross, nombrado por Trump para la Secretaría de Comercio, los periodistas estadounidenses le empezaron a escribir en relación con la financiación de la campaña electoral del nuevo mandatario.

    "No me preguntaron nada, salvo '¿lo confirma usted?'. Ellos querían confirmar sus teorías sobre la injerencia rusa, pero ni siquiera se les ocurrió verificar la cuenta de su fuente en Twitter", explica.

    La figura de Debenedetti ha generado bastante controversia en los últimos años. Convertido ahora en el azote de la prensa, en su momento publicó numerosas entrevistas a personajes relevantes, como Noam Chomsky, Gore Vidal, Arthur Miller, Mijaíl Gorbachov, John Le Carré y el Dalai Lama, entre otros, que resultaron ser inventadas.

    Desde una cuenta falsa de la editorial Alfaguara, el periodista extendió también el rumor de que el escritor peruano Mario Vargas Llosa, ganador del premio Nobel de Literatura, había fallecido a causa de un infarto. Este no ha sido el único 'entierro' prematuro del que ha 'informado' en exclusiva Debenedetti, que también 'anunció' la muerte en las redes de Thomas Pynchon, Pedro Almodóvar, Fidel Castro y J.K. Rowling, por citar solo algunos nombres.

    Además:

    Noticias falsas: cómo se reescribió la historia sobre los supuestos ciberataques rusos a EEUU
    Noticias falsas: CNN cuenta las 'represalias' del Gobierno ruso contra niños estadounidenses
    2016, un año de noticias falsas
    Etiquetas:
    prensa, redes sociales, periodismo, falsificaciones, noticias, Rusia, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik