En directo
    Donald Trump, presidente de EEUU

    "Trump declaró la guerra a los migrantes de México y Latinoamérica"

    © REUTERS/ Carlo Allegri
    Política
    URL corto
    7365847

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — El presidente de EEUU, Donald Trump, declaró una guerra abierta contra los migrantes de México que desprecia, dijo a Sputnik el investigador Carlos Heredia, miembro del Consejo Consultivo del Instituto de México en el Centro Woodrow Wilson de Washington.

    "La nueva política de EEUU es una declaración de guerra abierta y total contra los migrantes, con la firma de órdenes presidenciales para construir un muro y la persecución policial y expulsión de indocumentados, que llevaron al naufragio de una reunión presidencial bilateral este jueves", dijo el profesor del prestigioso Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) de México.

    Esa guerra "ya estaba muy anunciada y se perfilaba, pero ahora se hace realidad" con las órdenes ejecutivas de acciones antiinmigrantes para emprender deportaciones masivas, dice el experto, quien a lo largo de tres décadas ha participado en organismos civiles internacionales de México, EEUU y Canadá.

    Las órdenes presidenciales —que hicieron abortar una reunión con el presidente Enrique Peña Nieto en Washington, prevista para el 31 de enero— "son la ratificación de que Trump ve a los mexicanos y por extensión a todos los latinoamericanos, como una raza inferior", que serán perseguidos por 10.000 nuevos funcionarios de migración.

    Confirma además que el poder de la Casa Blanca lo han tomado "los adalides de la guerra contra México y los migrantes, a cargo de las principales responsabilidades de ese nuevo combate abierto", que comienza por quitar los subsidios federales a los "santuarios" de Chicago, Houston, Los Ángeles, Miami, Nueva York y Washington.

    Lea también: El presidente mexicano no asistirá al encuentro con Trump en EEUU

    Las ilusiones de diálogo y negociación se han esfumado de golpe: "La tendencia mexicana a contarnos historias tranquilizantes de ensueño, había colocado esperanzas de que Trump iba a suavizar sus políticas, una vez que se sentara en la Casa Blanca", dijo el autor de varios libros sobre la relación con EEUU y Canadá.

    "Los hechos muestran que Trump no guía sus pasos por la evidencia, ni por la información verificada ni por el análisis, sino por su ego y su objetivo será hacer realidad sus promesas a sus votantes, para salvar su popularidad", puntualiza Heredia, miembro desde hace una década del Comité Internacional de la Cumbre de Migrantes de América Latina y el Caribe.

    Una prueba de esa decisión es la confirmación del nuevo equipo de duros en la Seguridad Interior (Homeland Security), con la figura polémica de Julie Kirchner, ex directora ejecutiva de la racista Federación para la Reforma de la Inmigración de EEUU (FAIR, en inglés), fundada por el líder nacionalista blanco John Tanton, señala Heredia.

    "La señora Kirchner, ahora encargada de aduanas y protección fronteriza, dirige un grupo que se encarga de hacerle la vida imposible a los migrantes", asegura el reconocido experto en migración y Norteamérica.

    Kirchner fue nombrada por Trump jefa de personal de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, en inglés), luego de trabajar en silencio en la organización antiinmigrante más influyente de EEUU, durante casi diez años, antes de saltar a los reflectores.

    Más aquí: Experto: un muro no frenará movimientos migratorios

    En 2015 se convirtió en asesora de inmigración de la campaña Trump, con líderes racistas como Jeff Sessions, designado Fiscal General, y Mike Pompeo, director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) ligados al movimiento extremista antiinmigrante, apunta.

    Acoso para la auto-deportación

    La estrategia de la Casa Blanca es ahora "un política de acoso, que ella tiene a su cargo con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EEUU (ICE, en inglés)", revela el experimentado investigador.

    Kirchner ha jurado que hará realidad lo que el propio gobernador republicano de Massachusetts y precandidato presidencial, Mitt Rodney definió como estrategia de 'autodeportación': "es decir, hacerle la vida imposible a los migrantes para obligarlos a que ellos mismos decidan irse de EEUU", apunta.

    Ese plan se ha puesto en marcha "sin hacerse cargo de la realidad de la conducta estadounidense cotidiana ante la migración, que se aprovecha de los migrantes para los trabajos sucios mal remunerados".

    Esa política consiste —prosigue— "en prohibir a los migrantes la entrada sin documentos, pero una vez que ingresan y logran un trabajo, crea una contradicción cruel en toda la sociedad estadounidense", explica el experto.

    El Gobierno estadounidense "envía una señal perversa por la cual se le dice al mundo que está prohibido entrar a EEUU, pero permite y estimula contratar a empleados para trabajos que los blancos no quieren".

    El peligro de la pretendida renegociación ofrecida por Peña Nieto, que ha tenido su primera derrota, es que "el Gobierno mexicano pretende utilizar a los migrantes como moneda de cambio".

    Las cartas de los negociadores mexicanos encabezados por el canciller Luis Videgaray "podrían entregar la política migratoria a cambio de concesiones económicas en el plano comercial o de seguridad, usarlos una ficha de negociación", alerta.

    Sin embargo, el problema es que Trump hace una clara distinción racial que impide ese trueque: "para él, los mexicanos, latinos y caribeños que llegan del sur no son iguales a los estadounidenses de los de raza banca, por lo tanto no los quiero de socios".

    La visita que Trump descartó antes de que Peña Nieto la cancelara poco después, indica una sola cosa: "no quiere negociar nada, sino ejecutar decisiones unilaterales y de facto, manifiesta que los gobernantes mexicanos ya no son interlocutores de su nivel".

    Si Peña Nieto y el canciller Luis Videgaray quiere llamar negociación a esas reuniones en la Casa Blanca, después de la firma de las agresivas órdenes ejecutivas y tras la cancelación de la reunión presidencial en Washington, "se engañan a sí mismos", puntualizó Heredia.

    La realidad es que con la nueva política —señala—: el Gobierno estadounidense culpabiliza al migrante y lo persigue como enemigo: "el sistema migratorio no ofrece puertas legales para trabajar y condenan así a los migrantes a un estatus permanente de vivir en los sótanos y las sombras".

    Esa política agresiva y xenófoba "es consistente con lo que piensa Trump y su electorado: tal vez pueda necesitar a los trabajadores, pero no los quiero por su raza, vuélvanse invisibles o váyanse, son delincuentes".

    Además:

    Revelan el precio del 'Muro de Trump'
    Jefe de Patrulla Fronteriza de EEUU renuncia tras decisión de Trump sobre muro
    México se niega a pagar el muro de Trump
    Internet reacciona con ironía y humor al muro de Donald Trump (fotos, vídeo)
    Etiquetas:
    migrantes, Donald Trump, América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik