En directo
    Política
    URL corto
    141
    Síguenos en

    El líder de la mayoría republicana del Senado de EEUU, Mitch McConnell, instó este 12 de diciembre al Congreso a investigar los informes de inteligencia sobre una supuesta intervención de Rusia en las elecciones presidenciales mediante ciberataques.

    Anteriormente, el diario The Washington Post informó que la CIA había llegado a la conclusión de que los ataques fueron llevados a cabo por Rusia con el objetivo de instalar a Donald Trump en la Presidencia. La Administración del presidente saliente, Barack Obama, apoya este punto de vista y anima a llevar a cabo la investigación correspondiente. Afirma, no obstante, que dicha investigación no pone en tela de juicio los resultados de las elecciones.

    Craig Murray, el exembajador del Reino Unido en Uzbekistán y un cercano colaborador de Julian Assange, comentó en una entrevista a Sputnik estos rumores imparables que tratan de denigrar la imagen de Rusia.

    Murray asegura que la situación es bastante extraordinaria y no ha habido precedentes similares. "Está claro que se trata de un intento deliberado de socavar la autoridad del sucesor de Obama. Y, por supuesto, de torpedear aún más las relaciones con Rusia. EEUU, o al menos la Administración de Barack Obama, tienen, según parece, la firme intención de propagar la rusofobia y tener una relación muy hostil con Moscú", considera el experto.

    Murray también hizo hincapié en que Moscú no tiene nada que ver con la publicación de los mensajes de correo electrónico de Podesta o Clinton. "El Kremlin no transmite la información publicada por WikiLeaks. Tales acusaciones no tienen nada que ver con la realidad. También hay que señalar que no se trata de ataques de piratas informáticos, sino de una fuga de información filtrada desde dentro por una sola persona. Alguien que estaba harto de la corrupción de Clinton y su círculo. Eso es todo".

    El experto también se quejó del hecho de que la Administración estadounidense quiere que todo el mundo obtenga información solo de los medios de comunicación oficiales. Por otra parte, la censura se extiende también a las redes sociales, como Facebook y Twitter. Por ejemplo, su cuenta allí fue bloqueada, como las cuentas de muchas otras figuras públicas. "Así que no solo quieren socavar la credibilidad de los medios de comunicación que no controlan, sino también tomar el control de las redes sociales e internet en general", concluye Murray.

    Además:

    Trump no cree que Rusia interfiriera en las elecciones de EEUU
    Kremlin: Rusia no interviene en las elecciones en otros países
    Kremlin ve absurdas las afirmaciones de que Rusia influenció en las elecciones de EEUU
    Etiquetas:
    relaciones internacionales, hackeo, política, acusaciones, Craig Murray, Michael McConell, Donald Trump, John Podesta, Hillary Clinton, Barack Obama, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook