02:25 GMT +319 Noviembre 2019
En directo
    Firma del acuerdo de creación de la Comunidad de los Estados Independientes

    El Tratado de Belavezha que remató la URSS

    © Sputnik / Yuriy Kuydin
    Política
    URL corto
    234
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — El 8 de diciembre se cumplen 25 años de la firma del acuerdo de creación de la Comunidad de los Estados Independientes, poco después de la cual se disolvió la Unión Soviética.

    El 8 de diciembre de 1991 los altos dirigentes de Rusia, Bielorrusia y Ucrania firmaron el Acuerdo de la creación de la Comunidad de los Estados Independientes (CEI), que entró en la historia como el Tratado de Belavezha.

    La firma del acuerdo fue precedida por varios acontecimientos que ocurrían desde mediados de los años 1980 en el territorio de la ex Unión Soviética.

    Los cambios de la vida política y económica del país aumentaron discrepancias entre el centro y las repúblicas soviéticas que aspiraban a la independencia.

    Para 1990 todas las repúblicas de la Unión aprobaron declaraciones de soberanía nacional, que establecieron una supremacía de sus leyes sobre las de la Unión.

    Con el fin de frenar la separación de la URSS, el 17 de marzo de 1991 se celebró un referéndum para mantener la Unión, en el que un 76,4 por ciento de los participantes votaron a favor de conservarla.

    En base a los resultados del referéndum un grupo de trabajo delegado por las autoridades centrales y las de las repúblicas en el marco del llamado proceso de Novo-Ogariovo elaboró en primavera y verano de 1991 un proyecto para contraer un acuerdo "De la Unión de Repúblicas Soberanas", cuya firma estaba prevista para el 20 de agosto.

    Pero no tuvo lugar debido a una intentona golpista realizada por el ala conservadora de la Administración de la URSS los días 19-21 de agosto de 1991.

    El fallido golpe de Estado dio inicio al proceso de destrucción del sistema estatal, entre el 20 de agosto y el 27 de octubre del mismo año 11 repúblicas soviéticas tomaron la decisión de independizarse, saliendo de la URSS.

    El Partido Comunista de la Unión Soviética dejó de existir, junto con prácticamente todos los órganos del poder público de la URSS.

    En noviembre de 1991 el grupo de trabajo elaboró el proyecto del Tratado de la Unión como una confederación de estados independientes, su firma estaba prevista para el 9 de diciembre.

    En el referéndum del 1 de diciembre de 1991 más de 90 por ciento de la población de Ucrania se expresó a favor de la independencia de su país y el 5 de diciembre, el entonces presidente de Ucrania, Leonid Kravchuk, declaró que el país renunciaba al tratado de 1922 sobre la creación de la URSS.

    El 8 de diciembre los presidentes de Rusia y Ucrania, Borís Yeltsin y Leonid Kravchuk, y el representante del Sóviet Supremo de Bielorrusia, Stanislav Shushkévich, firmaron en la residencia del Gobierno en la reserva natural Belavézhskaya Puscha un acuerdo, con el que la URSS dejaba de existir y se anunciaba la creación de la Comunidad de Estados Independientes (CEI).

    El documento confirmó el apego a los principios de la Carta de la ONU, el Acta Final de Helsinki y otros compromisos internacionales.

    Según el tratado, desde el momento en que fue acordado los países firmantes no podían aplicar las normas de terceros países, incluidas las de la URSS, y las actividades de los órganos del poder de la unión se cesaban.

    Las partes se comprometieron a "desarrollar una cooperación equitativa y mutuamente ventajosa de sus pueblos y Estados en los ámbitos de la política, economía, cultura, educación, salud, medio ambiente, ciencia, comercio, esfera humanitaria y otras, contribuir al amplio intercambio de información".

    El tratado destaca también la inviolabilidad de las fronteras existentes en el marco de la Comunidad y las garantías de su apertura y libertad de movimiento de los ciudadanos.

    En las cláusulas relacionadas con los problemas de la construcción militar y defensa, los países fundadores confirmaron su disposición a cooperar intensamente para "garantizar la paz y seguridad internacional, realizar las medidas eficaces para reducir las armas y los gastos de defensa", confirmaron su disposición a "eliminar todas las armas nucleares, desarme total bajo un riguroso control internacional".

    Además, las partes declararon que "van a conservar y mantener bajo un mando común un espacio militar-estratégico, incluyendo el control de armas nucleares", y también "garantizar conjuntamente las condiciones necesarias de alojamiento, funcionamiento, mantenimiento material y social de las fuerzas armadas estratégicas".

    El acuerdo contiene una lista de las principales direcciones de la cooperación, que los países tienen intención de realizar a través de los instituciones comunes: la coordinación de las actividades de la política exterior, la cooperación para formar un espacio común económico, política aduanera, desarrollo de los sistemas de comunicaciones y transporte, protección del medio ambiente y lucha contra la delincuencia.

    El acuerdo fue declarado abierto para que se unan a él todas las repúblicas de la ex-URSS y otros países que comparten los objetivos y principios de este documento.

    Los líderes de los países firmaron una declaración adicional al documento, en la que constataban que "las negociaciones de preparar un nuevo Tratado de la Unión llegaron a un callejón sin salida, un proceso objetivo de la salida de las repúblicas de la URSS y de la formación de los estados independientes se hizo un factor real".

    Los líderes de los tres países subrayaron que decidieron crear la CEI "percatándose de la responsabilidad ante sus pueblos y la comunidad internacional y de la necesidad de llevar a cabo las reformas políticas y económicas".

    El acuerdo firmado en Belavézhskaya Puscha no permitía que se conservara un estado de la Unión en el territorio de la URSS.

    El presidente de la URSS, Mijaíl Gorbachov, en su declaración tras la firma de la declaración, calificó de anticonstitucionales las acciones de los líderes de las tres repúblicas, mientras los participantes del tratado de Belavezha rechazaron las acusaciones de destruir la URSS.

    El 10 de diciembre de 1991 el acuerdo de ratificado por los Soviéts Supremos de Ucrania y Bielorrusia, y el 12 de diciembre, por el Consejo Supremo de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia (RSFSR).

    El 21 de diciembre de 1991 en Almatý, Kazajistán, los líderes de 11 de las 15 repúblicas exsoviéticas (con excepción de Lituania, Letonia, Estonia y Georgia) firmaron un protocolo del acuerdo de la creación de CEI del 8 de diciembre, según el que Azerbaiyán, Armenia, Moldavia, Kazajistán, Kirguistán, Uzbekistán y Tayikistán se unieron a la Comunidad de los Estados Independientes en principios de igualdad, como sus fundadores.

    El mismo día los líderes de 11 países también firmaron la declaración de Almatý, que afirma los principales objetivos y principios de la CEI.

    La entrada de Georgia a la CEI fue formalizada por la decisión de los jefes de Estado del 3 de diciembre de 1993, aprobada por solicitud del entonces líder georgiano, Eduard Shevarnadze, del 8 de octubre de 1993.

    El 12 de agosto de 2008 el presidente de Georgia, Mijaíl Saakashvili, anunció la salida del país de la CEI, y el 18 de agosto de 2009 concluyó el proceso de Georgia de la comunidad.

    El 22 de enero de 1993 en la cumbre de la CEI en Minsk, Bielorrusia, fue aprobada la Carta de la Comunidad.

    El documento no fue firmado solo por Ucrania y Turkmenistán, que, por lo tanto, de jure no son países miembros de la CEI, sino pueden ser considerados Estados fundadores y Estados participantes de la Comunidad.

    En la cumbre de la CEI en la ciudad rusa de Kazán, del 26 de agosto de 2005, Turkmenistán declaró que va a participar en la Comunidad como "un miembro asociado". 

    Etiquetas:
    URSS, Comunidad de Estados Independientes (CEI)
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik