En directo
    Política
    URL corto
    14695
    Síguenos en

    La victoria de Francois Fillon en las primarias presidenciales del centroderecha en Francia es la última señal de que un cambio tectónico está llegando al orden europeo. Europa apuesta por acomodar, no contrarrestar, la política de Rusia, constata The New York Times.

    Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, los líderes europeos han mantenido su siempre creciente alianza como un contrapeso contra el poder ruso. Pero existe un movimiento que cotiza al alza en Europa, dentro del cual se halla Fillon, que está promoviendo una nueva política: apoyar al presidente ruso, Vladímir Putin, en vez de hacerle frente.

    Fillon propone levantar las sanciones contra Rusia y asociarse con Moscú en un esfuerzo por reducir la inmigración y el terrorismo. Si las encuestas preelectorales le dan la razón y el político accede a la Presidencia gala en primavera, podría formar una alianza de líderes europeos 'de nueva generación' que tienen ideas afines.

    Tal desarrollo de la situación, junto con la inminente retirada británica de la Unión Europea y la elección de Donald Trump como presidente de EEUU, presagian un "cambio dramático" en la unidad occidental frente a Rusia, considera el politólogo James Goldgeier, citado por el medio. En su opinión, todo apunta a un mayor acomodamiento de la noción que tienen los rusos de su esfera privilegiada de influencia.

    Trump también ha prometido cooperar con Rusia y ha amenazado con disminuir el papel de EEUU en la OTAN. Varios países de Europa del Este han elegido a líderes que defienden la reconciliación con Moscú. En Europa occidental, la política también se inclina en la dirección que sigue Fillon. Los partidos principales, obligados a reconocer que no pueden contener a la extrema derecha, están tratando en cambio de cooperar.

    El analista galo Benjamin Haddad también destaca que la extrema derecha europea está haciendo esfuerzos para asociarse con Putin. "En toda Europa, el putinismo ha surgido como una alternativa ideológica al globalismo, a la UE, etc.", con el mandatario ruso visto como "un bastión de los valores conservadores, un hombre fuerte que está en contra del matrimonio gay, la inmigración, el Islam".

    En una situación en la que la influencia de Rusia en el ámbito internacional está aumentando en el Viejo Continente, existen tres alternativas. Pueden seguir con la rígida política antirrusa, pasar a secundar abiertamente a Rusia o admitir finalmente cambios en el equilibrio mundial de fuerzas, lo que puede conducir a la eliminación de las sanciones contra Rusia y al reconocimiento del papel del país eslavo en la solución del conflicto sirio. En los últimos años, Europa se ha adherido a la primera opción, pero ahora, después del Brexit y la victoria de Trump, la continuación de esta política es casi imposible, concluye The New York Times.

    Además:

    "Europa puede morir": la grave advertencia del primer ministro francés
    Europa del Este, entre la decepción por la UE y la 'nostalgia' por Rusia
    Marine Le Pen: es necesario cooperar con Rusia para fortalecer a Europa
    Etiquetas:
    política, equilibrio mundial, elecciones, Donald Trump, François Fillon, Vladímir Putin, Europa, Francia, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook