Widgets Magazine
En directo
    Protestas en Moscú tras el derribo del Su-24 ruso

    Cronología de un derribo que cambió las relaciones entre Rusia y Turquía

    © Sputnik / Alexandr Vilf
    Política
    URL corto
    Consecuencias del incidente con el Su-24 ruso (219)
    0 41

    MOSCÚ (Sputnik) — El 24 de noviembre, se cumple el aniversario del derribo del bombardero Su-24 de la Fuerza Aeroespacial de Rusia sobre territorio sirio perpetrado por cazas turcos.

    El 24 de noviembre de 2015, a las 9.15, hora de Moscú (6.15 GMT) el grupo aéreo ruso emplazado en Siria tuvo la misión de combate de realizar un ataque en la zona aledaña a los poblados Kepir-Mortlu-Zaquia, en el norte del país.

    La región de Latakia del norte es una zona montañosa donde se concentran combatientes extremistas, en gran parte originarios de Rusia.

    Para cumplir esta misión fueron designadas dos tripulaciones de Su-24M, incluyendo la tripulación del subcomandante Oleg Peshkov y el copiloto, capitán Konstantín Murajtin.

    A las 9.42 los aviones partieron del aeródromo de Hmeymim; a las tripulaciones se les designó una zona de guardia aérea cerca del poblado Maaret en Nuuman, a una altura de 5.800 y 5.650 metros.

    Vídeo: Aviación rusa en la base Hmeymim a vista de pájaro

    A los 20 minutos de llegar los aviones, la comandancia de la base aérea de Hmeymim ordenó destruir a un grupo de combatientes.

    Las tripulaciones realizaron los bombardeos contra los dos objetivos marcados e hicieron una segunda vuelta para atacar dos objetivos más.

    A las 10.24 la tripulación del subcomandante Peshkov bombardeó un objetivo ubicado a cinco kilómetros y medio al sur de la frontera de Turquía, tras lo cual su avión fue derribado por un misil aire-aire de un caza F-16 de la Fuerza Aérea turca, procedente de la base aérea de Diyarbakir, en territorio de Turquía.

    Tema: Turquía derriba un Su-24 ruso

    Según el jefe de la Fuerza Aeroespacial rusa, coronel general Víctor Bóndarev, los F-16 prepararon una emboscada aérea al Su-24M, ya que ellos no hubiesen tenido tiempo a partir desde el aeródromo más cercano.

    El Su-24M estuvo en la zona de detección de la estación de radares de la Fuerza Aérea turca durante 34 minutos.

    A las 10.25 el jefe de vuelos de los aviones rusos detectó la desaparición de los radares del indicador de visión panorámica del Su-24M; tras eso el subcomandante Oleg Peshkov no respondió a las comunicaciones del puesto de mando y de la tripulación del otro bombardero.

    El comandante y el copiloto del Su-24M lograron eyectarse antes de que la nave cayera, pero el bombardero fue derribado sobre un territorio donde combatían el Ejército sirio y los terroristas.

    El comandante Oleg Peshkov, que cayó cerca de las posiciones de los yihadistas, murió a consecuencia del ataque perpetrado desde tierra durante su aterrizaje.

    Posteriormente el ciudadano turco Alparslan Celik asumió su responsabilidad por el asesinato del piloto ruso.

    El navegante Konstantín Murajtin cayó más lejos y las ametralladoras no le alcanzaron.

    ​Tras aterrizar intacto, desconectó el faro para que los combatientes terroristas no le hallaran, sabiendo que su señal de socorro ya fue recibida por la base aérea, tras lo cual se alejó lo más posible del lugar de aterrizaje.

    Luego de recorrer una distancia de cinco kilómetros por las montañas, halló un escondite en el que se refugió.

    A los 15 minutos de definirse la caída del avión arrancó la operación de búsqueda y rescate con el objetivo de evacuar a los pilotos rusos del lugar de aterrizaje.

    La operación se extendió por más de 12 horas y estuvo a cargo de unidades especiales rusas y sirias, con el uso de helicópteros Mi-8.

    Durante esta operación, una de las naves fue alcanzada por fuego enemigo y efectuó un aterrizaje de emergencia en territorio neutral.

    A consecuencia del ataque contra el helicóptero murió el infante de marina ruso Alexandr Pozinich que participaba en la operación de rescate.

    ​Los militares sirios lograron evacuar al grupo de la zona de ataque.

    Posteriormente el helicóptero fue destruido con fuego de morteros llevado a cabo desde territorio bajo control de las formaciones extremistas.

    La operación de búsqueda y rescate de la tripulación del bombardero ruso continuaba en tanto.

    Además del grupo de rescate en la zona del derribo, el copiloto ruso era buscado por los rebeldes y otras formaciones armadas equipadas con instrumentos especiales para su ubicación.

    Por ello el copiloto se comportó de modo extremadamente cauteloso y no emitió señal alguna a pesar de disponer de una estación de radio de onda corta de uso personal.

    Los rescatistas lograron localizarle gracias a un equipamiento especial. Gracias al sistema de codificación de este equipo, su señal solo puede ser detectada por sistemas especiales, mientras que a los enemigos los enviaba en dirección contraria; gracias a esto los yihadistas no pudieron localizar al copiloto ruso, a pesar de que durante la búsqueda se le acercaron a una distancia de pocos metros.

    El copiloto logró mantenerse en territorio enemigo durante 12 horas, hasta que en su ayuda acudieron los infantes de marina de Rusia y las tropas especiales sirias.

    Konstantín Murajtin fue trasladado a una base militar aérea alrededor de las 4 de la madrugada del 25 de noviembre.

    En cuanto fue rescatado, la zona donde se llevó a cabo la búsqueda se sometió durante un largo período de tiempo a intensos bombardeos por parte de la aviación rusa y la artillería del Ejército sirio.

    Los diversos grupos terroristas que actuaban en esa región fueron exterminados.

    El cadáver del comandante del Su-24, Oleg Peshkov, cayó en manos de los terroristas en Siria y fue entregado el 29 de noviembre a las autoridades turcas, que lo enviaron al día siguiente a Rusia.

    El 2 de diciembre el piloto caído fue enterrado en la ciudad rusa de Lípetsk.

    El infante de marina Alexandr Pozinich fue enterrado en su ciudad natal de Novocherkassk, en la región de Rostov.

    Por decreto del presidente de Rusia, Oleg Peshkov recibió el título póstumo de Héroe de Rusia.

    Lea más: Erdogan muestra sus condolencias por la muerte del piloto del Su-24 siete meses después

    Konstantín Murajtin y Alexander Pozinich (de modo póstumo) fueron condecorados con la Orden al Coraje de Rusia, además de órdenes y medallas de la República Árabe Siria.

    Inmediatamente tras el incidente, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, declaró que el Su-24 violó el espacio aéreo turco y que durante cinco minutos recibió 10 alertas, tras lo cual la Fuerza Aérea actuó en el marco de las normas de reacción ante las amenazas.

    El Estado Mayor de Rusia declaró que el avión no cruzó la frontera, confirmando sus aseveraciones con los datos de los sistemas antiaéreos sirios.

    El piloto ruso rescatado relató que Turquía no avisó en ningún momento sobre la supuesta violación de su frontera "ni por radio, ni de modo visual" y aseveró que "en general no hubo contacto alguno".

    El agregado militar ruso en Turquía acudió al Estado Mayor de las Fuerzas Armadas turcas para recibir los materiales sobre las supuestas conversaciones entre la tripulación del caza turco F-16 con los pilotos del bombardero ruso Su-24.

    El Kremlin de Moscú
    © Sputnik / Vladimir Sergueev
    Sin embargo, se le informó sobre la imposibilidad de entregar cualquier tipo de material vinculado al ataque del 24 de noviembre, además de informarle que no entregaron a los medios de prensa ningún tipo de material al respecto.

    Tras el incidente, la parte turca no emitió disculpa alguna ni propuestas de ayuda para buscar y evacuar la tripulación.

    El presidente de Rusia, Vladímir Putin, calificó el derribo del avión ruso como una "puñalada en la espalda" y decretó medidas de seguridad nacional y medidas económicas especiales respecto a Turquía.

    ​Por decreto del mandatario ruso la base militar en Siria recibió sistemas de defensa antiaérea S-400.

    Además, todas las misiones de la aviación de ataque de Rusia en Siria a partir de ese momento fueron cubiertas por cazas, y el crucero Moscú, equipado con sistemas antiaéreos Fort, análogos al S-300, se emplazó en la zona cercana a Latakia para reforzar la defensa antiaérea.

    Lea también: Militares de EEUU preocupados por el traslado de sistemas S-400 rusos a Siria

    A consecuencia del derribo se generó una crisis en las relaciones entre Turquía y Rusia.

    Moscú limitó bruscamente su cooperación con Ankara, congelando todos los proyectos conjuntos, se prohibió la importación de una serie de productos agroalimentarios turcos, se detuvo la actividad de las organizaciones con jurisdicción turca que operaban en territorio de Rusia y cesaron los vuelos chárter entre ambos países.

    A fines de junio de 2016 el presidente turco dio un primer paso para mejorar las relaciones, al enviar una carta al Gobierno ruso en la que pedía perdón por el derribo del avión Su-24 y expresaba sus condolencias en relación a la muerte del piloto.

    Cronología de un perdón: ¿Cómo acabó Turquía pidiendo disculpas a Rusia?

    Por este medio Ankara cumplió las condiciones presentadas por Rusia, de pedir disculpas y procesar al asesino del piloto ruso y al que derribó el avión.

    El primer encuentro tras la crisis bilateral entre los presidentes de Rusia y Turquía tuvo lugar en San Petersburgo el 9 de agosto de 2016 y condujo a un restablecimiento de las relaciones entre Moscú y Ankara.

    Tema:
    Consecuencias del incidente con el Su-24 ruso (219)

    Además:

    Putin reitera que el derribo del Su-24 ruso por Turquía es una acción criminal
    Turquía, dispuesta a demostrar que el derribo del Su-24 no fue premeditado
    Turquía derribó el Su-24 para mostrar su descontento con la operación rusa
    Turquía debe disculparse por derribo de Su-24 para recuperar confianza de Rusia
    Etiquetas:
    Su-24, Turquía, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik