En directo
    Política
    URL corto
    14443
    Síguenos en

    Uno no necesita estar enamorado de la personalidad de Putin para entender que para los políticos occidentales resulta cada vez más fácil culpar a Rusia que considerar los verdaderos motivos de las crisis, afirma la revista británica Spiked.

    "Demasiadas personas parecen sentirse perfectamente cómodas con esta animosidad contra Rusia. Ello ha hecho a los políticos y periodistas absurdamente tuertos, lo que tiene sentido teniendo en cuenta la viga que está en su otro ojo", expresa su opinión Tim Black, el columnista británico.

    El autor cita el ejemplo de la ciudad siria de Alepo, y argumenta que para muchos políticos occidentales resulta beneficioso echar toda la culpa a Rusia, y ellos mismos mostrarse como 'los defensores de paz'.

    Al mismo tiempo, Occidente hace la vista gorda ante su propia complicidad en la destrucción de Siria, su "deseo ignorante" de derrocar al presidente Bashar Asad y su apoyo a los yihadistas, sin mencionar sus propios bombardeos de Siria e Irak durante años.

    Lo mismo sucedió durante los Juegos Olímpicos en Río cuando los medios de comunicación expresaban tanto clamor contra el 'sistema estatal de dopaje' e instaban a excluir a todos los atletas rusos, aunque los escándalos más grandes relacionados con la corrupción en el mundo deportivo —como "el caso de Lance Armstrong, la empresa BALCO y los valientes ciclistas británicos, cada uno con asma", entre otros mencionados por el autor—, tuvieron lugar en el mundo deportivo occidental.

    Finalmente, el artículo denuncia las incitaciones a la nueva guerra fría, especialmente, en cuanto a las especulaciones sobre el papel de la inteligencia rusa en las elecciones presidenciales.

    "No tiene que ser estudiante de relaciones internacionales para darse cuenta de que la indignación por la injerencia de Rusia —según Occidente— en las elecciones norteamericanas, es 'un poco exagerada', teniendo en cuenta que los mismos EEUU han intervenido en los asuntos democráticos de otras naciones durante décadas", explica Black.

    El intento de pintar a Rusia como "un problema amenazador" o "una potencia militar para ser detenida" es erróneo, según el autor. Las acciones del país "pueden parecer bruscas", pero son reflexivas, es decir, "Rusia no busca expandirse activamente sino que trata de preservarse".

    El sueño del restablecimiento de un tipo de Imperio ruso no es un sueño de Putin, es el sueño de ciertos políticos occidentales que echan de menos "las 'certezas' asociadas con la época de la guerra fría", reza el artículo.

    "El problema aquí no es Rusia, sino la imagen de Rusia que está arraigándose en la mente colectiva de Occidente. Eso alimenta las tensiones ya existentes y potencialmente convierte disputas negociables en conflictos abiertos", afirma.

    "Rusia no es el némesis mortal de Occidente, pero la admisibilidad de los sentimientos antirrusos es tan notable que evoca sospechas de que se busca lograr exactamente eso", hace un balance el autor.

    Además:

    Rusia cuestiona el 'doble' discurso de Occidente sobre la lucha antiterrorista en Siria
    ¿Realidad o rusofobia? Cómo los medios occidentales desinforman a sus lectores
    Occidente busca un cabeza de turco en el problema sirio
    Los radicales sabotean la evacuación de cerca de 40 civiles de la parte este de Alepo
    Rusia niega tener con Occidente divergencias ideológicas capaces de provocar guerra fría
    Etiquetas:
    guerra, dopaje, WADA, ONU, Bashar Asad, Siria, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook