En directo
    Política
    URL corto
    0 122
    Síguenos en

    Justin Gray Liverman, de 24 años, es acusado de pertenecer a un grupo de 'hackers' que, usando técnicas de ingeniería social, accedió a las cuentas personales de correo electrónico de James Clapper, director de Inteligencia Nacional de EEUU y de John Brennan, director de la CIA. Posteriormente, la información obtenida fue publicada por Wikileaks.

    El grupo, conocido como 'Crackas With Attitude', está compuesto por cinco personas, entre ellas dos menores de edad, uno de los cuales usaba el apodo de Cracka y es, supuestamente, responsable de la mayoría de infiltraciones.

    Justin Liverman, administrador de AnonSec y conocido como @L0sExtraditable, relató en exclusiva a Sputnik detalles de la operación, asegurando sin embargo que él solo conocía a los miembros del grupo, pero nunca accedió directamente a bases de datos federales.

    En primer lugar, Liverman reveló que él y Cracka usaban el protocolo criptográfico OTR, que Edward Snowden había señalado como indescifrable por parte de la Agencia de Seguridad Nacional.

    "Pero si ellos [agentes de seguridad] asaltan tu casa y consiguen tener acceso a tu computadora pueden usar tu clave privada para descifrar el tráfico OTR encriptado que hayan logrado obtener", señaló el 'hacker', quien asegura que su computadora fue 'hackeada' dos días antes de la redada policial en la que fue capturado.

    El pirata informático reveló que cuando Cracka filtró la información sobre James Clapper al periodista de Motherboard, Franceschi-Bicchierai, pidió no ser mencionado directamente y aparecer en la información como una fuente confidencial. Esta petición fue después directamente ignorada por el periodista.

    ​Andrew Otto Boggs, otro de los implicados, fue arrestado tras ingresar a su cuenta de Twitter desde la casa de su padre.

    Julian Assange, fundador de WikiLeaks
    © AFP 2019 / Juan Mabromata
    Sin embargo, Liberman asegura que detrás del arresto de Boogs, y del suyo propio, se encuentran tácticas ilegales, similares a las que el Gobierno de EEUU podría aprobar en una altamente controvertida enmienda a la Regla 41 de las Reglas Federales de Procedimiento Penal, que daría al FBI privilegios para 'hackear' y vigilar cualquier computadora a nivel mundial sin necesidad de una orden judicial.

    "Ellos mencionaron algo acerca de que Cracka y yo estábamos usando nodos de Tor similares, por lo que es probable que ellos hubiesen utilizado nodos maliciosos de Tor para infiltrar, por medio de un ataque de intermediario (MitM), los servidores que usábamos más frecuentemente para comunicarnos", detalló Liverman.

    En octubre de 2015, Cracka aseguró que en una escala de dificultad del 1 al 10, siendo 10 el nivel más complicado, infiltrar la cuenta personal del director de la CIA, John Brennan, se llevaría un 1.

    ​Lo relevante fue que la cuenta de correo personal de Brennan había sido usada para compartir documentos 'sensibles', entre ellos números de seguridad social e información personal de una docena de altos miembros de las oficinas de inteligencia norteamericanas. Entre los archivos más sorprendentes se encontraban varios correos sobre el uso de "severas técnicas de interrogación" y tortura, en los que se alababa el uso de tales métodos y se buscaba la forma de protegerlos indirectamente dentro de la ley.

    "Si eres el director de la CIA no deberías tener una cuenta de AOL—señaló Liverman a Sputnik—. No solo no deberías tener una cuenta de AOL, sino que es ilegal usarla para propósitos gubernamentales, como hizo Hillary Clinton", afirmó.

    Liverman asegura que el supuesto grupo 'hacker' ha sacado a la luz los profundos defectos del sistema de seguridad de los EEUU, señalando que hicieron un favor al Gobierno, que después de haber sido ridiculizado empezará a mejorar su seguridad.

    "El hecho es que ellos creen que cinco personas menores de 30 años hicieron esto; ahora imagínate lo que puede hacer un país extranjero. El grupo ha expuesto cuán vulnerable es nuestro Gobierno", señaló Liverman.

    "Nuestra intención no era poner en peligro la vida de nadie, sino simplemente exponer esas fallas y las prácticas de seguridad obsoletas del Gobierno o bien su ausencia", añadió.

    Lea también: ¿Quién está detrás de los ciberataques contra EEUU?

    Andrew Otto Boggs y Justin Gray Liverman se  encuentran, por ahora, libres, pero tienen prohibido el acceso a internet hasta su próxima aparición en la corte, en noviembre del presente año. Por su parte, otros tres miembros del grupo, entre los que se encuentra el menor de edad bajo el apodo de Cracka, están siendo investigados en el Reino Unido.

    Además:

    WikiLeaks publica correos del jefe de campaña de Hillary Clinton
    WikiLeaks: la mayor amenaza para quienes más tienen que ocultar
    A 10 años de Wikileaks: "Los infortunios nos han hecho más fuertes"
    Etiquetas:
    hackers, WikiLeaks, Reino Unido, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook