19:19 GMT +313 Noviembre 2019
En directo
    Dilma Rousseff, presidenta suspendida de Brasil

    Rousseff afronta la recta final del "impeachment" con pocas garantías

    © REUTERS / Ueslei Marcelino
    Política
    URL corto
    101
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — La recta final del 'impeachment' contra la presidenta apartada Dilma Rousseff arranca este jueves en el Senado con perspectivas pesimistas para la mandataria: tanto los senadores del PT como los más próximos al Gobierno interino de Michel Temer reconocen que su destitución es prácticamente segura.

    En su último acto público, celebrado el martes, 23 de agosto, en Brasilia Rousseff aseguraba que la lucha está "lejos de acabar", aunque evitó valorar las posibilidades que tiene de recuperar la presidencia.

    En declaraciones a Sputnik Nóvosti, el senador del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) Rodrigo Ferraço aseguraba categórico: "No hay ninguna posibilidad de que se salve, ni en el propio Partido de los Trabajadores (PT) se lo creen".

    Se necesitan los votos de 54 del total de 81 senadores para decantar la balanza para uno de los dos lados, dos tercios del total de los representantes del Senado.

    ​Según los pronósticos de la prensa local, basados en las declaraciones públicas de muchos senadores 51 ya han prometido que votarán a favor del 'impeachment', por lo que solo se necesitarían los votos de algunos indecisos.

    Para Ferraço los últimos intentos de Rousseff de convencer a los senadores, como la carta en la que promete un plebiscito para convocar elecciones en caso de que supere el juicio político, no servirán de nada.

    "Eso fue un gesto tardío e inútil que solo pretende mejorar su imagen ante la historia", comentaba Ferraço, que ya trabaja con el escenario en el que el presidente interino Michel Temer asume la presidencia con todas las garantías.

    Hasta ahora el PSDB, principal rival electoral del PT, ha sido un importante apoyo para el gobierno interino de Temer y el senador asegura que seguirá siéndolo si ambos partidos coinciden en el diagnóstico sobre la crisis económica, política y social que atraviesa el país.

    En su opinión, el apoyo del PSDB a Temer es "el resultado natural de un proceso", aunque advierte que el ejercicio de poder se legitima día a día, no solo con discursos sino con gestos, en velada alusión a la falta de concreción de algunas propuestas de Temer.

    Por otro lado, los partidarios de Rousseff no se resignan:  la senadora del PT Fátima Bezerra reconoce el momento "dramático" por el que pasa la presidenta, pero avisa de que no hay que tirar la toalla porque si finalmente gobierna Temer Brasil vivirá un retroceso importante.

    "Si eso pasa el autoritarismo y el conservadurismo amenazarán a la sociedad brasileña, el golpe parlamentario traerá consigo reformas laborales, de pensiones, etc, para confiscar derechos a los trabajadores y se congelarán los recursos en el área social", pronostica en declaraciones a Sputnik Nóvosti.

    Preguntada por la actitud que tomará el PT en caso de que se consume el 'impeachment' la senadora ha rechazado la idea de "incendiar el país", como proponían hace unos meses sectores de la izquierda, principalmente de los movimientos sociales.

    "Haremos una oposición firme, porque no reconoceremos al gobierno brasileño. Tienen que quedar claro su carácter ilegítimo", ha asegurado.

    La recta final del 'impeachment' empieza el 25 de agosto, cuando los senadores escucharán a los testigos aportados tanto por la acusación (los juristas Hélio Bicudo, Miguel Reale Junior y Janaína Paschoal) como por la defensa (el abogado de Rousseff, José Eduardo Cardozo).

    Esta parte podría alargarse durante el fin de semana, aunque en principio no debería ir más allá del domingo, ya que el lunes está prevista la comparecencia de Rousseff ante los senadores.

    No está confirmado todavía si la presidente responderá a sus preguntas o se limitará a leer un texto con sus argumentos de defensa.

    A partir del martes tendrá lugar la votación definitiva: si Rousseff es apartada deberá dejar el Palacio de la Alvorada y quedará inhabilitada durante ocho años para ocupar cargos públicos, mientras que Temer asumirá inmediatamente el mando del país.

    Si por el contrario los senadores consideran que Rousseff es inocente volvería a ocupar la presidencia de forma inmediata, formando un nuevo Gobierno en el que, a pesar de todo, Temer sería vicepresidente, tal como lo fue antes del inicio del proceso de juicio político.

    Además:

    El Senado de Brasil inicia la última fase del juicio contra Rousseff
    Rousseff acudirá personalmente al Senado para defenderse en el juicio político
    "El golpe contra Dilma viola los derechos humanos"
    Etiquetas:
    impeachment, PSDB, Partido de los Trabajadores, Michel Temer, Dilma Rousseff, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik