En directo
    Hinkley Point (Archivo)

    China protesta por la demora del Gobierno británico a un pactado proyecto nuclear

    © AP Photo
    Política
    URL corto
    0 32510

    LONDRES (Sputnik) — Londres se arriesga a deteriorar sus relaciones políticas y comerciales con Pekín a consecuencia del freno impuesto por la nueva primera ministra, Theresa May, a un proyecto de energía nuclear parcialmente financiado por China.

    El embajador en Londres, Liu Xiaoming, ha protestado con directa sutileza ante la decisión de la jefa del Gobierno surgido del voto Brexit de revisar el plan para construir la central nuclear Hinkley Point en el sur de Inglaterra.

    "Ahora mismo la relación China-Reino Unido está en una crucial encrucijada histórica. La confianza mutua debe atesorarse aun más", escribió el diplomático en el diario Financial Times, añadiendo: "Espero que Reino Unido mantenga su puerta abierta a China".

    Hinkley Point es un proyecto del consorcio francés EDF (con participación mayoritaria del Estado) y el grupo estatal chino Guangdong Nuclear Power, que avaló el presidente Xi Jinping en su visita oficial a Reino Unido de 2015.

    Parte con un presupuesto de 18.000 millones de libras (unos 21.000 millones de euros), del que China aporta un tercio de la inversión.

    En su escrito, el embajador urge a May a tomar una decisión "lo antes posible de forma que el proyecto pueda desarrollarse sin contratiempos".

    Pero también advierte de las consecuencias de una renuncia a la entrada de China en el primer proyecto de energía nuclear en Europa occidental.

    Liu recuerda que Londres y el resto del país son "destinos principales" de empresas exportadores chinas, que "en los últimos cinco años han invertido más en Reino Unido que en Alemania, Francia e Italia juntos".

    En la visita presidencial se firmaron contratos comerciales y de inversión por valor en torno a los 40.000 millones de libras (cerca de 50.000 millones de euros).

    La revisión del proyecto Hinkley Point sugiere un parón en la estrategia de promoción de lazos con China del anterior Ejecutivo conservador de David Cameron y su número dos George Osborne.

    May parece dispuesta a distanciarse de los ya dimitidos colegas de gabinete so pena de enfriar la proclamada "era dorada" en las relaciones entre ambos países.

    De acuerdo con el rotativo, el entorno de la primera ministra recela del riesgo de sabotaje del sistema informático de la central británica por parte de socios industriales controlados por Estados extranjeros.

    El proyecto avanza salpicado de polémicas, tanto en Reino unido como en Francia, relacionadas con su alto coste de construcción, las subvenciones de tarifas garantizas por Londres o los residuos nucleares.

    Etiquetas:
    planta nuclear, Hinkley Point, Reino Unido, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik