En directo
    Kremlin de Moscú

    "Occidente demoniza a Rusia porque no la entiende"

    © Sputnik/ Alexei Filippov
    Política
    URL corto
    52716231

    En Europa y en Occidente en general los medios y políticos tienden a mostrar a Rusia como un país revanchista y expansionista, que oscila entre el progreso en términos democráticos y el autoritarismo del pasado. Incluso, —en el peor de los casos—, acusan al país de tratar de "restaurar la Unión Soviética".

    Esta forma de actuar, dice el autor del artículo publicado en la revista Le Taurillon, es totalmente absurda. Son patrones de pensamiento heredados de los tiempos de la Guerra Fría y el problema proviene de la completa y total incomprensión de la Rusia moderna por parte de Occidente, de cuáles son sus intereses e inquietudes.

    El fin de la Guerra Fría fue celebrado por Occidente como una victoria, e incluso como "el fin de la historia", ya que se consideró que desde aquel momento no se producirían más conflictos y se establecería un nuevo orden único y global.

    El hecho se concebía como consecuencia del desgaste del sistema soviético, que ya no había podido seguir resistiendo. Tanto la OTAN como la Unión Europea, por su parte, continuaron expandiéndose y llegaron hasta las fronteras de la Rusia actual. Incluso Moscú, en un principio, "adoptó lo mejor de los valores occidentales" y llegó a formar parte del Consejo de Europa, dice el autor.

    Desde el punto de vista ruso actual, las cosas se ven bastante diferentes. La Guerra Fría, por ejemplo, no terminó en un conflicto termonuclear gracias a las iniciativas de Mijaíl Gorbachov y de la misma URSS.

    Bajo la palabra de los entonces líderes occidentales, el expresidente soviético dio la orden unilateral de retirar las fuerzas soviéticas de Europa del Este y promovió, a pesar de la oposición de Francia e Inglaterra, la reunificación de Alemania.

    Occidente, por su parte, se comprometió a no ocupar los espacios liberados y a establecer una zona de seguridad conjunta y equitativa a lo largo del continente. Además, el futuro de las relaciones estaría basado en el respeto mutuo y el derecho internacional. Pero la iniciativa de Moscú de formar un espacio de colaboración conjunta, "desde Lisboa hasta Vladivostok", fue rápidamente olvidada.

    Lea más: Las pruebas de que la OTAN dio garantías de no extenderse a Europa del Este

    El entusiasmo ruso se apagó cuando las fuerzas de la OTAN se vieron involucradas en los conflictos de Irak y Yugoslavia, a pesar de no contar con el mandato del Consejo de Seguridad de la ONU. Mientras más se expandía hacia el este la OTAN, —organización históricamente antirrusa—, más contundentes se hacían también las declaraciones de los políticos.

    La salida unilateral de EEUU del Tratado sobre misiles antibalísticos y la puesta en marcha del programa de escudos antimisiles cerca de las fronteras rusas son gestos que hoy día siguen inquietando a las autoridades del país eslavo. A esto se le suman toda una serie de denominadas 'revoluciones de colores' en los países vecinos que, según Moscú, no son más que golpes provocados por abruptas intervenciones de Occidente que tienen como meta llevar al poder de esos países a fuerzas antirrusas.

    Esto explica la insatisfacción de Moscú, escribe el periódico. Pero sus recientes reacciones, lejos de ser explicadas por este contexto histórico, han provocado toda una campaña de demonización de Rusia, tanto por parte de los líderes occidentales, como por los medios de comunicación, que advierten de su gradual aislamiento.

    Si bien Rusia se ha visto obligada a "llegar demasiado lejos y cambiar las fronteras", también hay que tener en cuenta que los países occidentales no están absueltos del mismo mal, algo que quedó demostrado en Yugoslavia y Serbia, así como en el caso de Kosovo, recuerda el autor.

    La actual escalada verbal y las sanciones mutuas no llevarán a ninguna parte.

    "Criticando a Moscú y negándole su lugar, Occidente le niega también su identidad propia", dice el autor.

    Rusia, a pesar de ser única, sigue siendo parte de Europa, y aunque sus valores son diferentes, no necesariamente son peores que los europeos, señala la nota.

    En el texto también se insta a las autoridades a sentarse a la mesa y llegar a "un nuevo acuerdo de Yalta entre Europa y Rusia", haciendo referencia al histórico acuerdo de la ciudad de Yalta, en Crimea, que permitió a los países europeos convivir en un periodo de relativa tranquilidad tras las devastadoras guerras que azotaron Europa durante la primera mitad del siglo XX.

    Según el autor del artículo, Bruselas no podrá resolver los problemas reales a los que se enfrenta en la actualidad, —el terrorismo, los problemas medioambientales, los conflictos en Oriente Próximo y el tráfico de drogas— sin la participación de Moscú.

    Banderas de Rusia y la unión Europea
    © Sputnik/ Vladimir Sergeev
    El artículo culmina con su propia visión positiva del futuro europeo, en la que Rusia será un socio de pleno derecho de las estructuras paneuropeas y se integrará a los órganos de toma de decisiones como el Consejo Europeo.

    Para ello, dice, "es necesario dejar de cerrarse y demonizar al país y dar pasos de acercamiento y mutuo entendimiento".

    Para romper el abismo de malos entendidos en el futuro, se debería elevar el nivel de intercambios entre las sociedades civiles y acabar con la costumbre de pintar como el 'malo de la película' a cualquier líder del país.

    Solo entonces, Rusia podrá recuperar la confianza en Europa y sus valores.

    Además:

    Obama deja la Casa Blanca con más guerras que antes
    Putin no deja que Obama asfixie a Venezuela
    Experto propone a la OTAN cinco pasos para 'contener' a Rusia
    Revelan por qué el excomandante de la OTAN mintió sobre la mano de Rusia en el conflicto ucraniano
    Parlamentarios franceses visitan Crimea
    Etiquetas:
    guerra fría, sanciones, OTAN, Mijaíl Gorbachov, Vladímir Putin, Europa, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik