En directo
    Política
    URL corto
    0 501
    Síguenos en

    Mientras los prudentes políticos alemanes se encuentran cuestionando las acciones 'belicistas' de la OTAN, un nuevo enfoque parece ser imprescindible, opina Mary Dejevsky, columnista de The Guardian.

    En una entrevista con Bild am Sonntag, Frank-Walter Steinmeier, ministro de Asuntos Exteriores alemán, acusó a la OTAN de "blandir las armas" e "incitar la guerra". La Alianza —de la cual Alemania es uno de los miembros más activos— lleva a cabo en estos momentos grandes ejercicios militares cerca de la frontera con Rusia.

    Según Dejevsky, Steinmeier es un político prudente, por lo que no podía haber hecho una declaración semejante sin el apoyo —aunque sea tácito— de Angela Merkel. Esto significa que entre los miembros europeos de la Alianza surgen divergencias sobre la manera de tratar con Rusia: si recurrir al aislamiento como medida de castigo o bien aceptar la cooperación.

    Lea también: La UE no podrá prolongar sanciones debido a la falta de consenso

    Con esa declaración, Steinmeier "violó el sistema" y "reveló una verdad embarazosa" a menos de 3 semanas antes de la cumbre de la OTAN en Varsovia, señala la autora.

    La periodista del medio británico asegura que nada va a afectar a Rusia tanto como la prohibición a sus atletas de participar en los JJOO en Río: ni las sanciones de la UE y EEUU, ni la derrota en Eurovisión, ni tampoco la suspensión de Rusia del G8, actual G7.

    "Muchos dirán que hace falta prohibirles a los rusos la participación en los Juegos Olímpicos para que se den cuenta de que su país no corresponde a los estándares internacionales y que debe aprender a portarse bien", destaca la autora. Sin embargo, Dejevsky indica que "el problema es que Rusia ve este problema de otra manera".

    Lea también: "Rusia enseña buenos modales a EEUU y la OTAN"

    Desde el punto de vista de la periodista, "al igual que otros países, Rusia está obsesionada por el deporte". Por lo tanto, "la prohibición a los deportistas rusos a ir a Río se considerará como un vestigio del pasado", en referencia al boicot por parte de Occidente a los Juegos Olímpicos de 1980 en Moscú.

    La autora ve como una ironía el hecho de que fuese lord Sebastian Coe quien aprobase la prohibición de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) a los atletas rusos de participar en los JJOO en Río, siendo Coe el ganador del oro en los Juegos Olímpicos de Moscú, ignorando el boicot de los juegos por parte del Reino Unido. En 1980, Coe afirmó que no se debía mezclar el deporte con la política.

    Sin embargo, actualmente "los rusos podrían preguntar por qué otros países con unos resultados bastante sospechosos de las pruebas de dopaje curiosamente no han sido apartados de los Juegos Olímpicos, y por qué el castigo se aplica precisamente en la disciplina deportiva —atletismo— donde los atletas rusos de verdad son muy fuertes", señala Dejevsky.

    Tema: Escándalo de dopaje en Rusia

    "Los rusos opinan que todo eso es parte del alejamiento de Occidente, que incluye no solo las sanciones, sino la expansión de la OTAN y el rechazo de colaborar con Rusia en igualdad", prosigue.

    En este contexto, la autora sugiere que es hora de renunciar a la política de aislamiento de Rusia e "intentar cambiar el enfoque".

    Además:

    "Fracasa la política de aislamiento de Rusia declarada por Obama"
    Juncker llama a restablecer el nivel de confianza entre Rusia y la UE
    Aislamiento de Rusia: el gran fracaso de EEUU
    Lavrov: Rusia no se siente aislada de los países de Occidente
    Etiquetas:
    aislamiento, política, relaciones, sanciones, UE, OTAN, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook