En directo
    Política
    URL corto
    0 645
    Síguenos en

    EEUU prepara la salida del impulsivo presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, señala Mike Whitney, periodista estadounidense, añadiendo que “una revolución de color” en Turquía puede hacerse realidad.

    Washington rechazó, el 19 de febrero, el proyecto de resolución preparado por Rusia para el Consejo de Seguridad de la ONU con el fin de evitar una invasión turca en territorio sirio. Esta acción del Gobierno de Obama da en efecto, luz verde a Ankara a iniciar una operación terrestre en Siria.

    "Se indica que la administración de Obama piensa que las tropas terrestres turcas pueden jugar un papel importante en el resultado del conflicto que los EEUU aún están decididos a ganar. Recuerde que si la resolución hubiera sido aprobada, la amenaza de la incursión turca habría desaparecido de inmediato", escribe Whitney en su análisis para CounterPunch.org, subrayando que la anulación de la resolución señala con toda claridad que Washington no busca la paz en Siria.

    Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía
    © AFP 2020 / Sebastian Castañeda
    Pese a que existe la creencia de que Recep Tayyip Erdogan tiene "fuerzas dictatoriales" y de que puede dar inicio a una operación terrestre tan debatida en el norte de Siria cuando lo desee, es imposible: los generales turcos no quieren asumir la responsabilidad por la invasión de un estado soberano. Por lo tanto, Ankara está buscando la aprobación por parte de EEUU y la ONU, explica el periodista.

    Mientras tanto, Ankara sigue haciendo una guerra encubierta contra los kurdos sirios al bombardear las partes norteñas de Siria y al dar carta blanca a pasar la frontera turco-siria a los yihadistas sunitas, quienes luchan contra las Unidades kurdas de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo) y el Ejército Árabe Sirio.

    Whitney hace hincapié en que Obama es plenamente consciente de la situación actual. A pesar de los reproches a Turquía por los bombardeos en el norte de Siria, Washington ha reconocido "el derecho a defenderse" de Turquía.

    Lea más: Erdogan proclama el derecho a atacar a Daesh y kurdos fuera de Turquía

    "Esta cosa ya dice mucho sobre la duplicidad de los intentos de Washington", admite Whitney.

    Soldado turco en la frontera de Turquía con Siria
    © AFP 2020 / Aris Messinis
    Soldado turco en la frontera de Turquía con Siria

    Según el periodista, hay algo muy sospechoso en el fomento por parte de Washington al belicismo de Ankara.

    Por un lado, Washington está presionando de modo indirecto al impulsivo presidente Erdogan hacia un conflicto militar con Moscú y Damasco, molestando la exitosa operación ruso-siria. Por otro lado, la invasión podría empeorar las tensiones dentro de la misma Turquía.

    "La invasión turca agravaría la división del país otomano, erosionando el control del poder por parte del presidente y al mismo tiempo creando vulnerabilidades que los EEUU podrían usar a través de sus agentes en el aparato militar turco o en la Organización de la Información Nacional (MIT)", añade Whitney.

    "El último objetivo sería la organización de disturbios para estimular la revolución de colores que derrocaría al conflictivo Erdogan y daría paso a un golpe dirigido por Washington, situación parecida a la que la CIA ejecutó en Kiev", insiste el analista.

    El investigador estadounidense, historiador y especialista en riesgo estratégico, William Engdahl, coincide con esta postura. El experto ha advertido muchas veces que los astutos geoestrategas de Washington ya han preparado trampas tanto para Erdogan como para el rey Salmán de Arabia Saudí en Irak y Siria.

    "Aunque los inteligentes rey Salmán y Erdogan estén seguros, que bajo el consentimiento de John Kerry, Joe Biden y todos en Washington, tienen luz verde para invadir Irak y Siria y ocupar sus muy ricos yacimientos de gas y petróleo, de hecho están al borde de caer en la trampa", opina Engdahl en su artículo para New Eastern Outlook.

    Como resultado, "la trampa conducirá por primera vez, desde el secreto acuerdo Sykes-Picot, a un cambio fundamental en el mapa de Oriente Próximo", subraya el historiador.

    Hay una razón para no confundir esta trampa con "una teoría de conspiración" más.

    Whitney traza paralelos históricos entre el presente conflicto en Siria y la Guerra del Golfo de los años 1990-1991.

    Aunque parezca increíble, fue la embajadora estadounidense para Irak, April Glaspie, quién autorizó a Huseín invadir Kuwait en 1990.

    No obstante, "el Ejército iraquí no logró su objetivo antes del comienzo de la extensa campaña militar estadounidense —Operación Tormenta del Desierto- que hizo a Huseín retirar rápidamente a sus tropas por la Autopista de la muerte", cuenta el periodista, añadiendo que eso fue la primera fase en el plan de Washington para derribar al régimen de Huseín y reemplazarle con un títere prooccidental.
    Parece que Erdogan tendrá el mismo destino.

    Además:

    Moscú condena los discursos ambiguos de EEUU sobre un plan B en Siria
    Obama llama a Turquía a parar los bombardeos de las posiciones kurdas en Siria
    "Turquía avanza hacia una confrontación directa con Siria y Rusia"
    Turquía no se atreverá desplegar un gran contingente de tropas en Siria
    Erdogan intenta justificar posible intervención en Siria, dice senador ruso
    Etiquetas:
    kurdos, Unidades de Protección Popular (YPG), ONU, Mike Whitney, F. William Engdahl, Recep Tayyip Erdogan, Salmán bin Abdulaziz Al Saúd, Sadam Husein, Joe Biden, John Kerry, Barack Obama, Turquía, Siria, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook